jueves 04 de marzo de 2021 - 10:02 AM

Comunidades caucanas, en máxima alerta por la ola invernal que azota la región

Las fuertes lluvias que se registran en esta zona del país tienen en aprietos a varios municipios caucanos, a raíz de las avalanchas y derrumbes que se presentan en sus zonas rurales.
Escuchar este artículo

Ya se completan cuatro días de aguaceros en diferentes puntos del departamento, que han causado graves afectaciones en la movilidad vial y en los servicios públicos de varias localidades, luego que las crecidas súbitas de ríos y quebradas destruyeran acueductos y bocatomas.

En Miranda y Puerto Tejada el servicio de agua potable está suspendido y las autoridades trabajan a toda marcha para remediar esta problemática, luego del desbordamiento de los ríos Desbaratado y Güengüe.

“Tras la emergencia, empezamos a reparar las partes del acueducto afectadas, por eso le pedimos paciencia a la comunidad mientras se supera por completo esta situación, la cual nos plantea el reto de trabajar en el tema de un reservorio de agua para no tener que volver a vivir esta contingencia en invierno o en verano”, indicó Óscar Larrahondo, funcionario de Afrocaucana de Aguas.

Lea también: Rescatan a anciano colombiano a la deriva en el mar Caribe frente a Nicaragua

Esta misma situación la viven los pobladores de Miranda, donde la avalancha en el río Desbaratado afectó a más de 15 viviendas del área rural, mientras que muchas veredas quedaron incomunicadas por los derrumbes en las vías.

“En La Mina y Las Dantas hay alrededor de treinta derrumbes sobre las vías que los une con el caso urbano, también tenemos amplios cultivos de pan coger y plantaciones de caña inundados por completo. Con la empresa privada, que facilita la maquinaria, trabajamos en varios frentes para ayudar a la comunidad”, preciso Jeison León Minota, asesor en la gestión del riesgo de Miranda.

En el municipio vecino de Corinto también hay más de diez viviendas averiadas y localidades de la zona rural aisladas.

El mismo panorama se vive en Suárez, en la parte noroccidente del departamento, donde los ochos corregimientos que integran su área rural están incomunicados por los derrumbes en las vías secundarias.

“Las carreteras están convertidas en caminos de herradura, por tal motivo los productos de pan coger se pierden porque no pueden salir de los territorios por el mal estado de las vías, los acueductos rurales están inservibles, todo porque el cielo se abrió de par y par, es que no para de llover”, indicaron líderes sociales de este municipio.

Similar situación se vive en El Patía y en los municipios ubicados en el Macizo Colombiano, como Almaguer, donde el desbordamiento de varios ríos averió puentes, además de causar más de cien derrumbes en las vías de acceso a la zona.

“Los corregimientos de Santa Cruz, Pan de Azúcar y Las Tallas están incomunicados porque se presentaron ‘derrumbos’ en las carreteras que los une con Balboa o con El Bordo, la gente quedó atrapada y no pueden salir hacer sus diligencias”, informó Jhon Jairo Fuentes, líder comunitario de El Patía.

El panorama es el mismo en Almaguer, donde diez veredas quedaron incomunicadas porque la crecida del río Marmato destruyó parte de un puente vehicular.

La otra afectación es el puente sobre el río Gabrielas donde dejó incomunicado al resguardo de Caquiona con la cabecera municipal y son 16 veredas aisladas con el casco urbano.

“El municipio está incomunicado con San Sebastián y con La Vega por derrumbes que hay en diferentes puntos de la vía”, indicaron funcionarios de la alcaldía de Almaguer.

Mientras tanto, en Inzá, oriente del departamento, decretarán el estado de emergencia para atender las afectaciones que padecen las comunidades rurales por el desbordamiento de quebradas, como lo registrado en el sector de Yarumal donde varias viviendas, el acueducto y salón comunal resultaron averiados.

“Con el acompañamiento de todas las instituciones del municipio adelantamos un censo de las familias afectadas, así como la identificación de las veredas que están incomunicadas. Con Invías trabajamos para despejar el tramo de la Transversal del Libertador, o vía a Popayán, bloqueado por un derrumbe de grandes proporciones”, explicó la alcaldesa de Inzá, Geidy Ortega.

En la capital del Cauca

Por último, en Popayán, funcionarios de la Oficina Asesora Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres, en coordinación con otras entidades seccionales, recorrieron los sectores de La Violeta, Real Independencia, Crucero Puelenje y la vereda El Sendero, en la zona rural.

“Son sectores o localidades que se vieron afectadas por las fuertes lluvias y que ocasionaron deslizamientos en vías, viviendas y algunos cultivos del sector, además de la caída de troncos y tierra que afectan el recorrido normal del cauce que comunica estas zonas. En la visita de alertó a la comunidad, la cual debe estar pendiente y avisar a tiempo de posibles emergencias”, indicó Germán Callejas, jefe de dicha entidad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad