viernes 12 de junio de 2020 - 12:00 AM

Condenado por el cartel de la hemofilia

El entonces coordinador del PAI emitió actos administrativos falsos para justificar el desvío de los dineros.
Escuchar este artículo

El Juzgado Primero Penal del Circuito de Córdoba condenó a 120 meses de prisión a Alfredo Ignacio Ceballos Blanco, excoordinador del Programa Ampliado de Inmunizaciones, PAI, de ese departamento, luego que la Fiscalía General de la Nación lograra un preacuerdo al demostrar su responsabilidad en la apropiación de más de 1.500 millones de pesos destinados al suministro de medicamentos a pacientes con hemofilia.

Lea también: Revelan 14 nuevos casos de periodistas víctimas de ‘perfilamiento’

En el proceso, Ceballos Blanco fue acusado de los delitos de falsedad ideológica en documento público y peculado por apropiación en favor de terceros, los cuales admitió haber cometido en el marco del denominado ‘cartel de la hemofilia’ en Córdoba.

Los hechos que originaron la investigación están relacionados con el pago de $1.525 millones que realizó la Gobernación de Córdoba en mayo de 2016 a la Institución Prestadora de Salud, IPS, San José de la Sabana, por el supuesto suministro de medicamentos para el tratamiento de enfermos con hemofilia y/o enfermedad de Von Willebrand.

Los supuestos favorecidos con los suministros serían 14 pacientes falsos, a quienes hicieron pasar como pertenecientes a población pobre no cubierta con subsidios, sin que existieran los documentos que justificaran los pagos efectuados.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad