viernes 08 de abril de 2022 - 8:00 AM

Continúa búsqueda de joven desaparecida en la represa de Guatapé

No cesan las labores de búsqueda del cuerpo de Saray Narváez, de 23 años, quien desapareció en la represa de Guatapé - El Peñol, en la vereda Palestina, mientras se transportaba en una moto acuática por el embalse en compañía de dos mujeres más.

El accidente, que tuvo lugar el miércoles 6 de abril a la 1:00 de la tarde, dejó otra mujer fallecida, identificada como Estefany Garzón Bernal, cuyo cuerpo fue recuperado una vez se volteó el aparato acuático, según los reportes preliminares de las autoridades. La tercera mujer, que sería la única que sabía nadar, resultó ilesa.

En el momento, las labores de búsqueda se concentran en dar con el cuerpo de Saray. De hecho, algunos de sus familiares compartieron durante la jornada de este jueves una imagen, pidiendo apoyo por parte de buzos profesionales.

Albeiro Quintero Ríos, integrante del Cuerpo de Bomberos Guatapé, detalló que la búsqueda se adelanta mediante relevos acuáticos. Los buzos salen, descansan, y vuelven a ingresar al agua para evitar que el aire comprimido les haga daño.

Sobre el cese en el contacto de más expertos en buceo, el bombero Quintero aclaró que contar con más personas no es conveniente. Las coordenadas del accidente dan cuenta de una zona de agua de hasta 35 metros de profundidad, además de ser una de las más amplias del embalse, que solo podrían ser explorada por buzos que conozcan dichas aguas.

“¿Usted qué se gana con traer 100 buzos, cuando no se tiene experiencia en el área? Este embalse no tiene corriente. El cuerpo debe estar donde se hundió. La cosa es que a partir de los diez metros de profundidad es como una pieza oscura, no se ve nada. Todo tiene que ser tocado, palpando. Encontrarla es cuestión de suerte”, sostuvo el bombero.

Los detalles de lo ocurrido todavía son materia de investigación. Las primeras versiones indican que las tres jóvenes eran de Medellín y estaban vacacionando en la represa. Al parecer, no usaron chalecos salvavidas, pese a que no sabían nadar.

También se indaga por si la moto acuática del accidente es propiedad de un particular o si fue rentada mediante alguna de las empresas que prestan este servicio en la represa. La muerte de una de las mujeres, sin embargo, es la primera que se registra este año en el lugar, según Sergio Carmona, inspector fluvial de zonas de embalses.

La recomendación final del bombero Quintero es que cuando se usen planchones u otras máquinas que sirvan para deportes acuáticos, debe usarse siempre el chaleco salvavidas. “La gente se confía porque sabe nadar, pero no: ese embalse tiene cambios de temperatura, fría y caliente, y eso puede ser perjudicial”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad