domingo 24 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Cuando vivamos en paz

Más allá de la utopía de alcanzar la paz en Colombia, son muchos los beneficios que traería para el país, especialmente en temas de igualdad social y progreso.

La firma del acuerdo de paz entre el Gobierno y la antigua guerrilla de las Farc, el 26 de septiembre de 2016, y el inicio de los diálogos con el Eln, el 7 de febrero de 2017, dieron luces para que millones de colombianos soñaran con la posibilidad de vivir en una Colombia en paz.

Sin embargo, dos años después de los acuerdos y de las ‘trabas’ que rodean su implementación, y tras el levantamiento de la mesa negociadora de La Habana, Cuba, el sueño se desvanece un poco.

No obstante, aún hay miles de colombianos que le apuestan a un futuro libre de guerras, conflicto armado, desigualdad y pobreza, con el fin de dejar atrás décadas de dolor y sufrimiento.

Y es que más allá de la utopía, la paz pondría a Colombia como referente mundial en múltiples escenarios, según lo explican los analistas.

Lea también: ¿Qué queda del país indígena?

Política

Para el doctor en Derecho y Ciencias Sociales, Gerardo Martínez, la política sería uno de los campos más favorecidos, ya que abriría la posibilidad de una participación más equitativa y libre de miedos o discriminaciones.

“Con una Colombia en paz cumpliríamos el sueño de que haya una participación consciente, en donde las personas que llegan a las altas jerarquías trabajarían por alcanzar un interés común que nos beneficie a todos y no solo a unos pocos. Habría mayor compromiso y se acabaría la desigualdad porque primaría la repartición justa de los recursos”, explicó Martínez.

Además, el analista aseguró que dicho escenario no permitiría que los grupos étnicos, raciales o indígenas se queden por fuera, a la vez que evitaría futuras guerras.

“Estaríamos acabando con las razones que se aducen a la guerra. Nunca más habría un conflicto en el país porque todos tendrían voz, todos irían a las urnas conscientes y sin miedo. Habría armonía y se acabaría esa necesidad de enfrentarnos unos contra otros”, agregó el analista político, quien también resaltó la importancia de perdonar y dejar atrás los hechos violentos con el fin de vivir en hermandad.

Relaciones exteriores

La paz, luego de más de cinco décadas de guerra, con certeza convertiría al país en un referente mundial, según el experto en conflicto y docente de la Universidad Nacional, Rosembert Ariza.

“Colombia se convertiría en un embajador de la paz. Después de pasar por una guerra civil tan larga, sería un ejemplo para otros países y les ayudaría a conseguir la paz en sus territorios. Además, jugaría un papel muy importante mostrándole al mundo la responsabilidad del manejo de los recursos naturales, porque habría un uso equitativo y responsable de los suelos. Sería el país latino que ayudaría en la conservación de la cuenca amazónica frente al tema del calentamiento global”, dijo el profesor Ariza.

Así mismo, el docente señaló que Colombia sería clave para la unificación de los países latinos en un grupo autónomo e independiente que tome decisiones importantes frente a diversos temas mundiales. A la vez, recalcó la importancia que tendrían la diversidad cultural del territorio nacional.

“En ese sentido, Colombia podría proponer una unidad latinoamericana, pero no auspiciada por Estados Unidos, sino autónoma e independiente y la cual lideraría. También jugaría un papel fundamental en materia de interculturalidad, porque se promulgaría el respeto por los indígenas, las comunidades negras y todas las étnias”, señaló el experto.

Educación

La educación siempre ha sido uno de los pilares más importantes para el desarrollo de un país y Colombia no es la excepción, especialmente cuando el acceso a ella no es equitativo.

Es por eso que para Carlos Fernando Agudelo Gómez, director de AuroraTech, la paz cambiaría de manera significativa al sector educativo.

“Si logramos la paz, podremos soñar con conquistar la educación para todos los jóvenes, el desarrollo económico y social, y acabaríamos con las desigualdades, porque la educación lo comprende todo. Podremos encontrar un modelo académico que nos permita enseñarle a las nuevas generaciones que primero está el ‘ser’, luego el ‘hacer’ y finalmente el ‘tener’, porque con estas bases, aprenderían a amar su territorio y contribuirían al progreso”, manifestó.

Del mismo modo, Agudelo Gómez enfatizó en el hecho de que la educación pública superior estaría al alcance de todos, ya que no existiría la diferencia social.

“Sería un círculo de beneficios, porque las juventudes tendrían acceso a la educación pública, que es un derecho de todos, y con ello se fomentarían nuevos conocimientos. La educación, desde cualquier punto de vista, es positiva porque ayuda a diversificar la economía y a desarrollar nuevas ideas de negocio propio en donde unos ayudan a satisfacer las necesidades del otro. Generaría conocimientos que le permitirían crecer a todos por igual”, concluyó el experto.

Le puede interesar: Objeción a las objeciones

Convivencia

Valores como la tolerancia, el respeto, la empatía y la solidaridad, en un país en paz, contribuirían a una mejor convivencia entre todos.

“Sería una sociedad mucho más solidaria, con justicia social e igualdad, una sociedad en la que todos tengan oportunidades de progreso, con sentido de pertenencia, con posibilidad de compartir la riqueza del país, de compartir el ejercicio del poder. Sería una Colombia ideal porque sería para todos, fomentaríamos los discursos de tolerancia y empatía. Sería una utopía social en la que el hombre aspira una justicia social y sin necesidad de envidiar lo que tiene el otro”, señaló Antonio Acevedo Linares, magister en Filosofía Latinoamericana de la Universidad Santo Tomás.

Economía

Vivir en paz, en el ámbito económico, según relata Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, requiere de dos aspectos: la prosperidad y la equidad.

“El conflicto armado tuvo sus raíces en la profunda desigualdad en el campo y cualquier solución de fondo debe abordar este problema. La clave es cómo hacer para ser equitativos y prósperos, porque hay países equitativos pero muy pobres como Cuba; y países prósperos pero muy desiguales como Estados Unidos. En ese sentido debemos seguir modelos económicos como los de Suecia o Noruega y para ello necesitamos políticas nuevas que fortalezcan una economía de mercado y que proteja a las familias más vulnerables”.

Colombia para todos

Cuando vivamos en paz habrá un país mejor en todos los escenarios, según dicen los expertos. Igualdad de condiciones, oportunidades para todos, progreso, armonía y un mayor sentido de pertenencia, son solo algunas de esas ideas utópicas que vale la pena pensar.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad