miércoles 26 de septiembre de 2018 - 8:57 PM

Duque alineó relaciones con EE.UU. y fue contundente con Venezuela: Analistas

El presidente de la República, Iván Duque Márquez, tuvo su primer discurso ante la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que se extendió por cerca de 18 minutos, en donde trató diversos temas como la seguridad, el narcotráfico, la paz, y la crisis por la que atraviesa Venezuela, que ha causado una migración en la región.

Durante su primera intervención como mandatario colombiano, Duque marcó una distancia con lo que venía siendo las posturas de Colombia ante esta organización, que en los últimos años estuvo enfocada principalmente en el tema de la paz, asegurando que este proceso quedó frágil en varios frentes y que está desfinanciado para cumplir varios compromisos.

Lea además: “No voy a entrar en disputas personales con el presidente de Venezuela”: Duque

Otro de los temas a los que se refirió el mandatario fue el compromiso del país en la lucha contra el narcotráfico, asegurando que recibió un país con unas cifras de cultivos sin precedentes que se han convertido “en el combustible y el aliciente para que surjan peligrosos grupos armados organizados”.

Sin embargo, un tema en el que se esperaba que tuviera un fuerte rechazo era el de la situación de Venezuela, asegurando que este es un reto global y que requiere un rechazo contundente de la comunidad internacional, que permita retornar la democracia en ese país. Además, resaltó que “estamos viviendo la crisis migratoria y humanitaria más indignante de la historia reciente de la región, por cuenta de una dictadura que aniquiló las libertades”

El docente e internacionalista de la Universidad del Rosario, Mauricio Jaramillo, consideró que con el primer discurso de Duque ante la ONU se registró una ruptura de lo que venía siendo la política internacional del país, realizando un alineamiento más profundo con los Estados Unidos, principalmente con el tema de las drogas.

“Creo que hay una ruptura respecto de la línea de política exterior que había trazado el Gobierno de Santos, en donde el gran tema que se trataba en el ambiente multilateral era la paz y lo que ahora vemos con Duque, es que este aspecto no necesariamente va a tener esa visibilidad. Además, tenemos una política de alineamiento con los Estados Unidos, la denuncia sobre la situación de Venezuela y un retorno al discurso drástico frente a la lucha contra la droga”, explicó Jaramillo.

Por su parte, el analista e internacionalista Juan Carlos Ruiz, aseguró que se esperaba que el presidente pronunciara este tipo de discursos ante la ONU, teniendo en cuenta las posturas que ha venido teniendo, no solo en la campaña presidencial sino en las pocas semanas que lleva de mandato.

“Se esperaba que el presidente tratara estos temas como la desfinanciación del proceso de paz, la necesidad de tener recursos internacionales para continuar con la implementación, el problema de las drogas y la necesidad de combatir este delito en el mundo. Así como la situación de Venezuela, en donde resaltó la necesidad de hacer un frente común con esa dictadura. Estos temas los ha venido tratando y por eso no tenemos ninguna novedad”, explicó Ruiz.

Sin embargo, el analista consideró que con su discurso lo que sí puede haber es una incidencia en la Unión Europea con el tema de la financiación para la implementación del proceso de paz. “Esto quizás puede sorprender un poco a los europeos, pero en el caso de los Estados Unidos hay un compromiso frente a la erradicación de los cultivos y disminuir el tráfico de droga”.

Una postura diferente tiene David Andrés Murillo, docente de la Universidad Libre, quien señaló que durante el discurso del primer mandatario sí se nota un cambio, porque “el presidente está dejando una esfera preocupante en materia de seguridad, sobre todo por el alineamiento y acercamiento que está teniendo con los Estados Unidos, pero también con el manejo diplomático que está teniendo con las últimas manifestaciones por parte de Venezuela. Esto a mi juicio es un tema que debería inquietarnos”.

Frente al tema de Venezuela, Jaramillo aseguró que se notó una postura más contundente por parte del mandatario frente a la situación social, política y económica que vive ese país, la cual ha desencadenado una crisis humanitaria y migratoria de millones de venezolanos.

“Lo que uno ve es una Colombia que asumió una postura mucho más contundente y agresiva, si se quiere, respecto al régimen de Maduro. El Gobierno de Santos había intentando mediar hasta el 2015 y 2016 y luego decidió calificarlo como dictadura, pero con Duque lo que vemos es que estamos en una etapa más dinámica y que incluye tratar de que la Corte Penal Internacional juzgue a Maduro. Por eso creo que Colombia va a ser líder en la presión internacional sobre Venezuela”, explicó Jaramillo.

Con esta postura coincidió Ruiz, quien aseguró que se nota una estrategia mucho más consensuada por varios países para cerrar cada vez más el circulo frente a la dictadura de Maduro, además que la diplomacia de Venezuela fue durante muchos años muy fuerte y que se ha visto debilitada por las acciones que se han venido tomando para condenar la crisis humanitaria que vive ese país.

“Lo más interesante del discurso del presidente Duque fue haber dicho que la crisis migratoria con Venezuela es importante y puede ser comparable con la del conflicto Sirio que ha golpeado directamente a Europa. El haber realizado esta relación puede ser exitoso, porque dejó en el centro de debate un tema muy importante y dimensionando de la crisis humanitaria que viven los venezolanos y quienes vienen siendo acogidos por varios países, especialmente Colombia”, indicó Ruiz. 

Con el tema del narcotráfico, los analistas consideraron que Duque planteó la importancia del reforzar el prohibicionismo, pero no dejó en claro que este tema tiene una corresponsabilidad de varios países.

“Duque no está dejando una postura clara de la corresponsabilidad que tenemos en este asunto, es decir, Colombia como productor y los Estados Unidos como consumidor, y solamente estamos haciendo énfasis en la producción, lo que conlleva a que tengamos que llevar toda la carga de este tema y, sobre todo, con las intenciones y propuestas de volver al glifosato”, señaló Murillo.

Por su parte, Jaramillo señaló que en este tema hay una clara alineación con los Estados Unidos y la necesidad de enfrentar el incremento de los cultivos ilícitos de forma contundente y que permite concluir que el país norteamericano va ser un actor prioritario en materia de política exterior.

“El presidente Duque ha sido muy coherente con lo que planteó en su campaña en donde era evidente que iba a ver un alineamiento clarísimo con los Estados Unidos y lo que podemos ver en sus intervenciones, por ejemplo, que la policía va a decomisar y confiscar la dosis mínima, lo que nos demuestra es ese alineamiento y que ese país será uno de los actores prioritarios en nuestra política exterior en los próximos cuatro años”, explicó Jaramillo.

 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad