lunes 30 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Ejército responde sobre desaparición del padre de Quintero

Zapateiro recibirá el bastón de mando hoy, en ceremonia de reconocimiento de tropas que se realizará en la escuela José María Córdova en la capital del país.
Escuchar este artículo

El comando del Ejército emitió un comunicado respondiendo al caso de la desaparición del padre del volante colombiano Juan Fernando Quintero ocurrida en marzo de 1995 y por cuyo episodio estuvo involucrado el hoy general Eduardo Zapateiro, designado para manejar las riendas del Ejército en reemplazo de Nicacio Martínez.

Lea también: General Zapateiro ya enfrenta escándalo

Zapateiro fue absuelto del caso tras providencia del Tribunal Administrativo de Antioquia en marzo de 2001, decisión que fue recordada en el comunicado en el que se lee que “las conclusiones de la procuraduría delegada para la defensa de los derechos humanos, las cuales comparte la sala en su totalidad, permiten afirmar que no existe prueba alguna de la responsabilidad de los servidores públicos ni por acción ni por omisión por la presunta desaparición del señor Jaime Enrique Quintero Cano”.

Tras conocerse el anuncio del presidente Iván Duque del relevo en la comandancia del Ejército, la familia de Quintero Cano insiste en “saber qué pasó con nuestro hermano, él (general Zapateiro) que fue la persona implicada que nos diga a nosotros qué pasó, de frente, que no la diga por favor”.

Los testimonios

Silvia Quintero, quien es una reconocida líder que apoya a familias de víctimas de desaparición, recopiló testimonios que daban cuenta que entre su hermano y el oficial hubo un altercado que fue interpretado como una insubordinación y de allí la instrucción militar del traslado.

Algunos testimonios consignados a lo largo del proceso que se surtió ante el estrado daban cuenta de que la última vez que se supo del padre de Quinterito fue el 4 de marzo cuando fue despachado a Medellín en un bus de la empresa Sotraurabá.

Para el Ejército, sin embargo, el caso del padre de la estrella de River Plate y de la Selección Colombia “deja en evidencia el actuar de grupos ilegales en esa zona, y que condujo a la desaparición del señor Quintero”.

La historia
Se trata de la historia de una madre y ocho hijos, dentro de ellos el futbolista Juan Fernando Quintero, que buscan a su esposo y padre, Jaime Enrique Quintero Cano, desde 1995.
Jaime Enrique se desempeñaba como futbolista, jugó en el Atlético Nacional y Deportivo Itagüí, sus compañeros lo recuerdan como una persona respetuosa de los reglamentos, disciplinado y buen amigo. El primero de marzo de 1995, el futbolista se acercó a la IV Brigada en Medellín para definir su situación militar.
Quintero Cano pasó los exámenes, de inmediato fue integrado a las Fuerzas Militares, específicamente en el segundo Contingente de 1995, perteneciente al Batallón de Infantería número 31, llamado “Voltígeros”, en Urabá.
Un día después, el futbolista se comunicó con su familia para darles la noticia de que, de inmediato, sería trasladado vía aérea al batallón en Urabá. Esta fue la última vez que el padre de ocho hijos habló con su familia.
La angustia comenzó cuando, luego de ese día, los familiares de Quintero Cano intentaron comunicarse, sin éxito, con él. Luego de varios intentos infructuosos, la familia se enteró de que Jaime Enrique sería devuelto a Medellín por un altercado que tuvo con el entonces capitán, Eduardo Zapateiro Altamiranda, hoy nuevo comandante asignado del Ejército Nacional.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad