domingo 21 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

El Congreso sigue en deuda y el tiempo se le acaba

Como se esperaba, esta es una legislatura en donde la campaña electoral se cruzó en el trabajo del Congreso. Son varios los pendientes con los que quedará el legislativo. Fue un semestre de pocos debates y pocos proyectos claves aprobados. Estas son las reformas que alcanzarían a salir.

El pasado 20 de julio, cuando se instaló el último periodo de sesiones del actual cuatrienio del Congreso de la República, se advirtió que sería un semestre de poco actividad legislativa, en donde no se darían los grandes debates de control político, como tampoco la aprobación de un amplio grupo de leyes.

La razón de esa advertencia es que tradicionalmente en este semestre inicia la campaña de reelección de los senadores y representantes, por lo que la actividad legislativa se disminuye en ambas cámaras, además porque las grandes reformas o leyes que el gobierno de turno siempre lleva al Congreso ya las tramitó en los dos primeros años.

En ese orden de ideas, hasta el momento se puede decir que la principal ley aprobada es la de Inversión Social o reforma tributaria, la cual suplió el proyecto que había presentado el exministro Alberto Carrasquilla, que fue parte del detonante social en las calles durante abril y mayo pasado.

La Ley de Inversión Social es la que le dio continuidad a programas de asistencia que creó el Gobierno Nacional durante la pandemia, como el subsidio a la nómina y el pago de un aporte económico a los más necesitados, entre otros.

La segunda ley de mayor importancia que el Congreso le aprobó al Gobierno fue el Presupuesto General de la Nación 2022, el cual salió con mayor controversia que lo tradicional.

Más allá de que fue aforado en 350 billones de pesos, con especial énfasis en inversión social, la polémica se centró en que el presidente Iván Duque logró que el mismo fuera aprobado con la modificación a un artículo de la Ley de Garantías, para permitir que durante la época electoral se puedan hacer convenios interadministrativos entre el Gobierno Nacional y los gobiernos locales y regionales, con el fin de lograr que la reactivación siga su senda.

La norma fue altamente cuestionada por la oposición, que consideró que de esa forma el Gobierno Nacional estaba presionando las elecciones de Congreso y de Presidencia de 2022.

Un sorbo amargo que tuvo que pasar el gobierno Duque en el Congreso fue la moción de censura que se tramitó a la entonces ministra de las TIC Karen Abudinen, por su presunta responsabilidad en haber permitido que en el contrato de Centro Poblados se le girara al licitante más de 70 mil millones de pesos, cuando ya registraba problemas para su operación.

La aparición de más pruebas, la pérdida de respaldo a nivel nacional, entre la clase política y la inminente decisión de la Cámara de aprobar la moción, llevaron a que Abudinen renunciara a su cargo dos días antes de votación de la misma en la plenaria.

Aunque ya con ella por fuera del cargo la plenaria realizó la votación, no alcanzaron los votos para aplicarla.

Sin embargo, los grandes debates de control político no se han presentado en el Congreso, los mismos han estado más centrados en las comisiones. Uno de ellos se dio esta semana en la Comisión Segunda de la Cámara sobre el funcionamiento de los consulados en el país.

Los proyectos que siguen pendientes

Un capítulo en el que el Congreso sigue con pendientes muy notorios es con el trámite de leyes que la ha pedido la Corte Constitucional aprobar, esto luego de que sentará jurisprudencia con algunos de sus fallos.

Por ejemplo, esta semana se volvió a hundir, por tercera vez en esta legislatura, la ley que busca que en Colombia se habilite la eutanasia en los casos de extrema enfermedad. Ese proyecto no ha sido acogido en más de trece años y siempre se hunde por posturas más morales y religiosas.

Un proyecto más que tampoco pasa en el Congreso es el relacionado con el uso del cannabis medicinal en Colombia. También se hundió en su segundo debate en la plenaria de la Cámara, bajo el criterio de que al aprobar el mismo se estaría legalizando el consumo abierto de droga en el país.

Aunque depende en parte del fallo de la Corte Constitucional, una ley que está pendiente el Congreso de tramitar es la referente al aborto.

Dos leyes que fueron aprobadas en esta legislatura y que tienen un impacto social grande son la que dispone una reducción en el valor del SOAT, la cual además amplia en dos años más la obligación de cambiar la licencia de conducción.

La otra ley es la referente a la desconexión laboral, con la que los jefes no podrán ocupar a los empleados en sus tiempos libre. La norma tiene pendiente su conciliación.

En el paquete de leyes que se espera votar en estas tres semanas están la Reforma a la Policía, que va para las plenarias del Senado y la Cámara, la cual se votaría antes de finalizar noviembre. Lo mismo pasaría con las leyes que extienden la vigencia del Ministerio de Ciencia, esto porque la Corte Constitucional había tumbado su creación.

Una ley más es la acción climática, los compromisos asumidos por el gobierno para proteger el medio ambiente. También la que reforma la Ley de Seguridad Ciudadana, proyecto recién presentado por el gobierno.

El último proyecto es la reforma constitucional con la cual se modifica el periodo de vacaciones del Congreso en un mes, el cual empezará ahora el 16 de febrero y no el 16 de marzo. Al proyecto le quedan sus dos últimos debates en el Senado.

Finalmente, está el compromiso que deberá cumplir el Senado, antes de salir a vacaciones, sobre la elección del nuevo magistrado de la Corte Constitucional que reemplazará a Alberto Rojas Ríos, de la terna integrada por el magistrado del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Luis Manuel Lasso, la abogada Natalia Ángel y el analista Héctor Riveros.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad