miércoles 01 de abril de 2020 - 6:00 PM

El desespero de Cúcuta: el olor a humo inunda la ciudad

Expertos afirman que la causa son incendios en Colombia y en Venezuela; y el aumento en la estabilidad atmosférica.
Escuchar este artículo

Una densa capa de humo en la atmósfera tiene desesperados a los cucuteños y a los habitantes del área metropolitana. El acostumbrado azul del cielo desapareció y el ambiente frívolo genera alerta en la ciudadanía, por tanto cada día se respira con más dificultad.

La quema indiscriminada de basuras en el relleno sanitario de Ureña (Estado Táchira-Venezuela), no es la única causa y de acuerdo con Néstor Yesid Rojas, profesor de ingeniería química y ambiental de la Universidad Nacional,en el mapa de fuegos que genera el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera, que hace parte del programa Copernicus de la Comisión Europea, se aprecian quemas forestales tanto en el país vecino como en varias regiones colombianas.

A la tesis del académico se suma la de Juan Carlos Rojas, doctor en ciencias del ambiente de la Universidad de Granada (España) y director del programa de ingeniería ambiental de la Universidad de Pamplona.

Él, señala que el aislamiento obligatorio que mantiene a todos los colombianos en sus casas debería haberse traducido en la disminución de los niveles de contaminación, producto de la quietud en actividades humanas y la no circulación de automotores.

Sin embargo eso no ha ocurrido en ciudades como Cúcuta por dos razones. De un lado “los vientos alisios en esta época del año arrastran contaminantes del sur del continente y en 2020, el impacto de la sequía ha generado incendios”.

La otra causa de acuerdo con el experto de la Universidad de Pamplona es que “hay un aumento en la estabilidad atmosférica en las ciudades que evita que todos los contaminantes en vez de dispersarse en un área más grande, se queden suspendidos en la atmósfera más cercana a la ciudad”.

Por estabilidad el académico hace referencia a la disminución de actividades humanas en las ciudades y a menor aporte de calor, lo que disminuye el movimiento del aire verticalmente y por tanto aumenta la estabilidad en la atmósfera.

La unión de las dos causas, pero particularmente el impacto de los incendios en gran parte del planeta, incluidos los registrados en la frontera, no solo el de Ureña, se unen para formar “un coctel perfecto que aumenta las concentraciones de contaminantes que se hacen visibles y por ello se aprecia una capa de bruma blanca sobre la ciudad y el área metropolitana”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad