jueves 26 de noviembre de 2015 - 10:25 AM

El Gobierno busca que Cafesalud sea una entidad más fuerte para luego venderla

La historia de más de cuatro años de intervención de SaludCoop terminó ayer cuando el Ministerio de Salud y la Superintendencia de Salud anunciaron la liquidación de la entidad.

La razón principal es que no se pudo sanear financieramente la EPS y por lo tanto todos sus afiliados deberán ser trasladados a una nueva empresa. En este caso fue elegida Cafesalud, entidad que hace parte también del grupo SaludCoop, pero que cuenta con ciertos beneficios administrativos para el proceso de liquidación. 

Según el ministro Alejandro Gaviria, “la nueva Cafesalud se convertirá en la EPS más grande del país, con 6,5 millones de afiliados, de los cuales 1,4 millones son del régimen subsidiado. Estará en 1.022 municipios y tendrá 1.300 IPS habilitadas para prestar el servicio”. 

El agente liquidador designado para el caso SaludCoop es Luis Leguizamón, quien tendrá dos años para adelantar este proceso en el que se espera se tengan los mejores resultados. 

¿Qué viene ahora para SaludCoop? Iniciará la liquidación y se tratarán de pagar las acreencias que suman $3,6 billones, si se tiene en cuenta la deuda con prestadores ($1,4 billones) y la de la Contraloría ($1,7 billones) entre otras. 

Según Gaviria, “lo primero es que se levantan los embargos de muchos de los activos para que pueda empezar a movilizarlos y en un término de seis meses podrá empezar a pagar la deuda”. Cabe recordar que a Cafesalud se le inyectarán $200.000 millones del Fosyga, a través de bonos, para garantizar su operación. 

De cara al usuario no hay mayor traumatismo pues son trasladados a otra entidad del Grupo que garantiza agilidad en el manejo de los datos y además tendrán todos los recursos para atender las dudas y reclamos que presenten. El superintendente Norman Julio Muñoz habló para aclarar dudas de este proceso de liquidación. 

¿Cuáles fueron las razones para elegir a Cafesaud? 

Tienen que ver con los usuarios y es que al ser del mismo Grupo, Cafesalud puede replicar la operación con todos los afiliados. La segunda, es que tenía una situación financiera compleja, pero recuperable en el tiempo. Y la tercera, es que la entidad no tenía juicios de responsabilidad fiscal ni sanciones. 

¿El ser una sociedad anónima y no cooperativa también facilita el proceso? 

Sin duda. Cafesalud es una sociedad anónima, eso quiere decir que en el momento en que se vaya a vender se hará de una manera más transparente y puede abrir su participación accionaria más fácil. 

¿La idea es vender Cafesalud cuando esté saneada? 

Hay un plan de desempeño muy estricto tanto en lo financiero como en lo operacional. Ellos deben cumplir ese plan y habrá un nuevo presidente de Cafesalud para equilibrar la operación y atender a los usuarios, pagar el crédito al Fosyga y, al final, poder abrir una oferta para que alguien interesado la compre. 

¿El Gobierno no se quiere quedar con la EPS? 

No, para nada. Esta operación debe ser un puente para que el sector privado, solidario, o cooperativo sea el nuevo dueño de Cafesalud. 

Las deudas de los usuarios siguen vigentes 

Una de las preguntas que se hacen los usuarios o afiliados a SaludCoop es qué pasará con sus deudas. La respuesta del Minsalud y de la entidad de vigilancia es que “la deuda sigue vigente con SaludCoop y a dicha entidad deberá realizar el pago correspondiente”. Además, si actualmente tiene una tutela en curso, el proceso y la documentación es la misma, y se seguirá haciendo a través de Cafesalud EPS, que continuará garantizando los servicios ordenados mediante el fallo de tutela. En cuanto a multas que tenga con SaludCoop, el pago pendiente deberá realizarlo a esta entidad en liquidación, pues entra en los estados financieros de la compañía. 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad