lunes 13 de abril de 2020 - 11:40 AM

El nadador y la abuela que se lanzaron al rescate de familias afectadas por la crisis del COVID-19

Este campeón sudamericano y su abuela se convirtieron en un ‘respiro’ para familias ‘ahogadas’ en medio de la pandemia.
Escuchar este artículo

Jorge Iván Agudelo Vargas a sus 28 años es campeón sudamericano en pruebas Máster de Natación en carreras y aguas abiertas. Le ha aportado a Colombia cuatro medallas de oro, tres de plata y una de bronce.

Ante la situación que se registra en todo el mundo por la pandemia de COVID-19 las competencias de natación han sido canceladas. Y aunque por esta razón el vallecaucano no esté brillando en las aguas, se ha convertido en una luz de esperanza para los más vulnerables de Tuluá, su ciudad natal. Todo gracias al espíritu de solidaridad que le inculcó Rosita, su abuela.

La semilla de solidaridad

Hace dos años este diseñador gráfico clasificó al Campeonato Panamericano Máster de Natación 2018 celebrado en Orlando, Estados Unidos. Emocionado, empezó a buscar recursos para representar al país, pero pese a que acudió a entidades como el Instituto Municipal para la Recreación y el Deporte de Tuluá, no recibió apoyo. “Me dijeron que no había presupuesto para esa competencia. Quedé muy desilusionado porque me salía muy costoso el viaje, tenía que pagar hospedaje, alimentación...”.

Al contar en casa la mala noticia, Rosita no dudó en hacer algo por su nieto. A ella se le ocurrió poner a disposición los cojines y tapetes que con sus propias manos y una máquina elabora.

Lea también: Alcalde de Bucaramanga debe explicar cómo se entregó el PAE.

Jorge Iván contó en redes sociales la idea de su abuela. La publicación se hizo viral, se vendieron cojines en diferentes regiones del país e incluso en España y Estados Unidos. De esta forma recaudó los fondos suficientes para su participación en Orlando.

Más allá de un viaje, surgió la idea de crear una fundación útil para las promesas del deporte colombiano. Se trata de ‘El taller de Rosita’ con el que se busca beneficiar a jóvenes y niños deportistas de bajos recursos.

66 familias beneficiadas

El coronavirus ha infectado a casi dos millones de personas en el mundo y obligó a cancelar grandes eventos como conciertos, ferias y competencias deportivas. Jorge Iván tuvo que suspender sus entrenamientos. Si no existiese esta pandemia, de seguro estaría colgándose más medallas en la competencia que tenía programada para esta semana en Cuba y se estaría preparando para el Panamericano Máster que se iba a celebrar en junio en Medellín.

Mientras tanto, como en el resto del país, en Tuluá muchas familias sufren la crisis económica que generó el COVID-19. Y una vez más la generosidad de Rosita y Jorge no les permite quedarse de brazos cruzados. “Queremos que se contagien las formas de ayudar a los demás. En esta crisis hay muchas familias que la están pasando muy mal”, comentó el joven..

Los cojines que tenían hechos fueron donados para apoyar a los vendedores informales del municipio. La idea era vender 25 unidades a $100 mil cada uno, para recaudar un total de $2 millones 500 mil. Muchas personas que no tenían cómo aportar esta suma han realizado donaciones de menor cuantía.

Lea también: Paneleros de Santander piden que les compren sus productos en época de COVID-19.

Por fortuna, las ganas de ayudar a los demás se han ido multiplicando. A la fecha se han recibido $4 millones 682 mil.

En una primera jornada se favorecieron 13 comerciantes informales, cada uno recibió $100 mil. Seguidamente se compraron 23 mercados de $69 mil cada uno. Más adelanta se distribuyeron otros 30 mercados de $50 mil.

El pasado fin de semana la cuenta tenía un saldo a favor de $293 mil y se espera que la cifra siga aumentando para ayudar a más familias. “A lo largo de la semana recaudo, el fin de semana compro los productos y en los primeros días de la semana hago las entregas”, explicó Agudelo.

Al pobre le están quitando la comida de la boca

En la ciudadanía ha generado gran malestar las denuncias de corrupción en diferentes sectores del país. Por un lado, existe un manto de duda sobre la transparencia de los programas de ayudas del Estado como el Ingreso Solidario.

Por otro lado, la Procuraduría abrió formalmente investigaciones en ocho departamentos porque se habría desviado cerca de $80.000 millones en compras de mercados y ayudas para familias afectadas. Por ejemplo, “en Cesar se investigan presuntos sobrecostos de más del 50% en 29 contratos, que no están publicados en el SECOP, por más de $13.000 millones para la compra de 100 mil mercados, que comparados por un veedor ciudadano en grandes superficies habrían costado 50% menos de lo que le están cobrando a la gobernación”, argumenta la investigación.

Lea también: Abren investigación en ocho departamentos por irregularidades en contratos.

Jorge Iván lamenta estos actos de corrupción que sufre el país, especialmente, cuando se trata de comida para población pobre. “Personalmente he llamado a las cadenas de abastecimiento para cotizar los precios. Los primeros mercados que entregamos de $70 mil tenían muchos productos y al compararlos con los mercados que entregan los políticos considero que ni siquiera llegan a los $30 mil pesos. Es muy triste que le quiten al pobre la comida de la boca”.

Que se nos contagie ser solidarios

El campeón en natación considera que es momento de que como sociedad nos unamos para. “Es muy importante tejer amor entre todos nosotros, poder ayudar y podernos unir para que esta situación sea la mejor”.

“Esto que estamos viviendo es un momento oportuno para mirar a nuestro alrededor y valorar todo lo que tenemos. Esta situación saca lo mejor y lo peor de cada ser humano, por eso la invitación es a sacar todo lo bueno que tenemos para dar. Ojalá no sea tarde cuando nos demos cuenta que es lo verdaderamente importante”, recalca.

Lea también: Así es el diario vivir de dos valientes de la cuarentena en Bucaramanga.

Así avanza el Taller de Rosita

Debido a la condición actual, Rosita se encuentra protegida en una zona rural con una de sus hijas, lejos del contacto con otras personas para evitar un posible contagio por coronavirus. Después de Bogotá, Valle del Cauca es la región con más casos de COVID-19 registrados, con 489 casos registrados.

No obstante, se adelanta la documentación para formalizar la fundación con la que se pretende impulsar el talento de los jóvenes de todo el país, incluido Santander. “La idea no es quedarnos en Tuluá. Queremos apoyar a niños y jóvenes que sueñen con representar a su país a nivel internacional y que no cuenten con los recursos. Estamos avanzando en el último paso para poder trabajar legalmente en todos nuestros proyectos”.

Para mantener el funcionamiento del Taller de Rosita se seguirán produciendo los cojines para generar los recursos que brindarán a los deportistas beneficiados.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad