miércoles 12 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

Grandes retos de la nueva cúpula militar

“Todos formados en el trabajo diario de la protección de los colombianos, con gran experiencia en el terreno y con gran experiencia operacional”, describió el presidente Duque a la nueva cúpula.

Navarro, Martínez, Ramírez, Rueda y Atehortúa. Estos son los apellidos que los colombianos escucharán en los próximos años, ya que corresponden a los generales sobre los cuales estará la seguridad nacional. En su orden, el comandante de las Fuerzas Militares, del Ejército, de la Armada, de la Fuerza Aérea y la Policía. Una cúpula, de acuerdo con expertos, netamente tropera, término usado para referirse a los militares que han estado más en terreno que en oficinas.

El nombramiento estaba demorado, dicen fuentes militares, pues se esperaba, incluso, para antes de que Iván Duque cumpliera sus primeros 100 días de mandato. Pero hubo sorpresas, porque en los pasillos del Ministerio de Defensa daban por hecho que el general Juan Pablo Amaya, de gran aceptación entre oficiales y suboficiales, quedara al mando de todas las Fuerzas.

La segunda sorpresa, que los expertos califican del gran ‘palo’ en la decisión, fue el general Óscar Atehortúa en la Dirección General de la Policía. Para este cargo sonaban los generales William René Salamanca, de la Dirección de Tránsito, y Jorge Luis Vargas, quien está al mando de la Dijín.

Sin embargo, para el exdirector de la Policía, general (r) Luis Ernesto Gilibert Vargas, el presidente Duque “respetó la escala de mando”, por lo que calificó el relevo como una sucesión normal dentro de la institución.

Con respecto a los retos, Gilibert Vargas asegura que entre los primordiales está la lucha contra la corrupción, incluso en sus propias filas, ahora bajo la comandancia del general Óscar Aterhortúa. “La Policía no está exenta de que se presenten estos problemas. Seguramente, va a desarrollar unas estrategias como se hizo en otros tiempos, donde se tomaron medidas correctivas muy drásticas para limpiar la institución”, señaló.

También enfatizó que una de las labores de los policías está en apoyar el posconflicto y buscar el objetivo de la consolidación de la paz. Sobre la lucha contra los narcos, sostiene que la Policía no debe bajar la guardia en esta lucha frontal.

Los cultivos ilícitos, las rutas de narcotráfico y toda la cadena criminal alrededor de la producción de narcóticos no solo es un reto para la Policía, sino del gobierno Duque. Así lo explica el director ejecutivo del Centro de Estudios en Seguridad y Paz, Néstor Rosanía, quien asegura que un perfil como el del general Nicasio de Jesús Martínez, nuevo comandante del Ejército, es idóneo y se ajusta para combatir estos grupos.

“Conoce, al igual que el resto de la cúpula, las dinámicas de las regiones. Han manejado operaciones contra las disidencias, entonces se puede tener un aumento en términos operativos contra el narcotráfico”, dice Rosanía.

Regiones como Catatumbo, la costa pacífica nariñense y caucana, el Urabá y el Meta y Guaviare son las que, a consideración de Rosanía, deben tener especial atención por parte de los nuevos mandos militares y de Policía.

En idéntico sentido el también analista John Marulanda asegura que a la par con el narcotráfico se debe tener especial atención con los grupos armados organizados que hacen presencia en diferentes departamentos. Particularmente, menciona a las disidencias de las Farc que se rearman en el sur del país “bajo la dirección de Gentil Duarte”.

“Han venido creando una especie de Bloque sur que viene desde la frontera con Venezuela por Vaupés, Guainía, Guaviare, parte del Amazonas, pasando por Caquetá, Putumayo y llegando hasta el Cauca a la frontera con Ecuador”, describe y agrega que la manera de financiarse, dice Marulanda, es mediante el narcotráfico y la minería ilegal.

La otra franja por la que está saliendo gran parte de la producción de cocaína se extiende por la zona norte y tiene su punto de origen en el Catatumbo y atraviesa Norte de Santander, Bolívar, Antioquia y Chocó, sin desconocer que sus tentáculos se extienden a Sucre, Córdoba y Magdalena.

“Esta es la otra amenaza interna que tiene el país – advierte Marulanda –. Es necesario ajustar las estrategias a las nuevas exigencias de seguridad nacional y revisar doctrinas, pero no se puede seguir como veníamos antes porque los resultados están a la vista”.

¿QUIÉNES INTEGRAN LA NUEVA CÚPULA MILITAR?

General Luis Fernando Navarro: Comandante de las Fuerzas Militares, reemplaza al general Alberto José Mejía, estaba como segundo comandante del Ejército desde noviembre del año pasado. Navarro nació en Chía, Cundinamarca el 4 de noviembre de 1960, ingresó a la Escuela Militar en 1980 y dos años más tarde obtuvo el rango de subteniente bajo el arma de Infantería. Entre los cargos que ha desempeñado durante su carrera militar se encuentran: Comandante de Batallón de Infantería N° 28.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad