sábado 23 de febrero de 2019 - 12:00 AM

¿Guerra llama guerra?

Desde que inició el gobierno del presidente Iván Duque, el Eln ha incrementado sus ataques a la población y a la infraestructura petrolera.

Se cumplió un mes del ataque que el Ejército de Liberación Nacional, Eln, realizó a la Escuela General Santander en Bogotá y que dejó a 22 cadetes muertos y cientos de damnificados por la onda explosiva.

Con este hecho se dio por terminada una mesa de negociación que nunca empezó con el Gobierno del presidente Iván Duque, porque el Eln no dio muestras de querer la paz, sino que, por el contrario, arreciaron los hechos violentos con el fin de desestabilizar al país, como reacción a la parálisis del diálogo.

Esta guerrilla, que lleva más de cuatro décadas haciendo presencia en el país, hoy sigue ejecutando atentados en contra del Estado, mientras sus líderes siguen unos refugiados en Cuba, otros, aparentemente en Venezuela y sus militante rasos en las diferentes regiones de Colombia, donde reaparecen para perpetrar actos terroristas.

Además, debido al actual panorama que se presenta en el país, el conflicto que se vive en Venezuela y la posible intervención militar de los Estados Unidos en donde Colombia está de por medio, Vanguardia Liberal consultó con expertos sobre la posibilidad de que el Eln aproveche esta coyuntura de confrontación armada general para fortalecerse tanto territorial como militarmente, mediante alianzas con fuerzas extranjeras.

Escenario favorable

Camilo González Posso, Presidente del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, considera que el panorama que actualmente vive el país “es el escenario más favorable para que Estados Unidos fortalezca al Eln, porque le daría una bandera patriótica nacionalista contra la intervención y de esa manera ganaría un espacio entre los jóvenes y un discurso; sobre esto hay un sentimiento muy grande en el país en contra de tropas extranjeras y de que Colombia se involucre como plataforma en cualquier guerra y menos contra Venezuela. Yo creo que se generaría un ambiente muy grave y que le harían un favor tremendo al Eln y sus planes también de guerra”.

Le puede interesar: Un derrame de petróleo de 125 kilómetros afectó la quebrada La Llana y el río Catatumbo

De igual manera, González Posso indica que “independientemente de la posición del actual Gobierno, porque las negociaciones están bloqueadas por problemas de parte y parte, no solamente el Gobierno sino también el Eln tiene unos criterios, unos tiempos y unas decisiones que hacen muy difícil esa negociación, y aunque estuvieran sentados a la mesa sin haber pactado un cese bilateral del fuego, una situación de ocupación militar en Colombia autorizada para hacer la guerra en Venezuela, va a despertar mucho sentimiento nacionalista, anti imperialista y de oposición a la guerra y en todo esos casos el Eln sacaría partido”.

Afectar al Eln

Catherine Pereira, Decana de la Escuela Internacional de Ciencias Económicas de la Universidad de la Sabana, considera que “el escenario de una guerra es algo completamente hipotético y no creo que ese sea el interés de ninguno de los Estados. Obviamente lo que ha pasado en los últimos días de las manifestaciones que pacíficamente se han hecho y que son masivas, puede tener un efecto y también depende del rol del ejército colombiano en la zona de frontera si, por ejemplo, aumentan los efectivos en esa zona. Obviamente depende de la actitud del Eln (que está una parte refugiada en Venezuela) qué lado tome, porque si asume que el desorden es una oportunidad para crear más caos para el ejército colombiano, porque alguna intervención de EE.UU. en Venezuela puede representar también una oportunidad para que el Estado afecte al Eln a través del Ejército gringo”.

Sin ventaja

Jerónimo Ríos Sierra, Doctor en Ciencias Políticas, considera que “una eventual guerra con Venezuela no le daría una ventaja de oportunidad al Eln porque es una guerrilla muy particular, con un pie de fuerza de cerca de 5 mil combatientes, focalizada en algunas zonas de Colombia en donde la insurgencia se nutre de la minería ilegal, la producción cocalera y donde el enemigo final es el Estado, pero las lógicas de acción e interacción son mucho más locales, lo que aleja al Eln de la posibilidad de buscar cualquier tipo de intensificación en su lucha contra su enemigo, sino más bien trataría de consolidar escenarios locales”.

Dinámicas de las guerras
Jerónimo Ríos Sierra, Doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid.
“Las dinámicas de guerras entre Estados en el continente en el siglo XX lo que nos muestra es que América Latina es una región en donde hay altos niveles de violencia social fruto de la desigualdad, pero que a nivel interestatal es bastante reducida, de hecho, en los últimos 150 años las grandes guerras han sido la del Pacífico en 1839; el conflicto armado entre Colombia y Perú, ocurrida entre 1932 y 1933 en la cuenca del río Putumayo y Leticia y, después, entre Colombia y Ecuador, pero son muy insignificantes (en términos de niveles beligerantes) y la de las Malvinas 1983. La guerra entre Estados no es una práctica recurrente dentro de la misma lógica en el continente latinoamericano y nos permite entender que quizá una eventual guerra entre Colombia y Venezuela sería una cuestión poco previsible en el marco de las relaciones interestatales en A.L.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad