viernes 17 de mayo de 2019 - 12:00 AM

¿Hacia dónde camina el país?

Luego de la dimisión el miércoles del Fiscal General, la ministra de Justicia, Gloria Borrero, anunció ayer su renuncia, y en su reemplazo fue designada Margarita Cabello Blanco, expresidenta de la Corte Suprema.

Luego que la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, tomara la decisión de no extraditar al miembro de la antigua guerrilla de las Farc, ‘Jesús Santrich’, que conllevó a la renuncia del Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, se han producido diversas reacciones.

Una de las primeras fue la del Ministerio Público al anunciar que “la competencia para continuar con el estudio del caso de ‘Santrich’ le corresponde a la Corte Suprema de Justicia, dado que los hechos investigados ocurrieron con posterioridad a la firma del acuerdo de paz”.

En ese mismo sentido, Iván Duque aseguró que como presidente está listo a firmar la extradición de ‘Jesús Santrich’ y de cualquier otro sindicado por narcotráfico, en apego a la Constitución, y al mismo tiempo dijo que apoya la posición de la Procuraduría de apelar la decisión de la JEP.

Le puede interesar: Se filtra video que sería prueba en el proceso contra ‘Santrich’

Expertos consideran que la apelación del fallo de la JEP es una de las salidas jurídicas que tiene el gobierno.

En este sentido, Fabio Pulido, Director de Maestría en Derecho Constitucional de la Universidad de la Sabana, asegura que “jurídicamente el tema más sencillo que queda es que estas decisiones tienen un recurso de apelación, entonces el Tribunal Especial de Paz eventualmente puede anular esta decisión, pero haciendo un cálculo pragmático es difícil que en primera instancia la revoquen”.

De igual manera, considera que es una decisión muy extraña y lo que hace es poner todas las dudas sobre la JEP.

Por su parte, Antonio Navarro Wolff, exsenador y exconstituyente, considera que en un estado de derecho las decisiones judiciales hay que acatarlas, pero como el tema de Santrich es una decisión de primera instancia ya fue apelada por la Procuraduría y hay que esperar que surta el proceso sobre la extradición o no.

Salidas populares

Y ante la renuncia del Fiscal luego de conocerse la decisión de la JEP sobre el caso de Santrich, una de las propuestas que se han escuchado desde el uribismo para reformar la JEP y la justicia, es la realización de una nueva constituyente.

Henry Cancelado, analista político considera que es una propuesta que no es viable porque “durante la campaña se dijeron muchas cosas y entre otras que el riesgo de que subiera la izquierda era que se hiciera una constituyente y que el país no podría entrar en esa afectación institucional, ese era el discurso de Duque y el Centro Democrático y, ahora resulta que es la única salida que tiene el país para sobrevivir”.

En opinión de Cancelado, es más viable “la postura del partido Liberal al decir que en la Constitución están las herramientas”, además muchos partidos que podríamos decir de derecha no tan radical, no le van apostar a eso porque pierden espacio político frente a una izquierda que viene con todo el poder y que eventualmente no se va a exponer.

De acuerdo con Navarro Wolff, la propuestas de la constituyente no es necesaria y me parece que se puede buscar un acuerdo nacional sobre las cosas que hay que modificar a la constitución y hacerlo por vía legislativa en el Congreso, entre otras cosas porque una constituyente tiene un proceso bastante largo para realizarla y cumplir una serie de requisitos en donde se gastaría mucho tiempo.

“Me parece que la constituyente no es el camino factible y como estamos en año electoral seguramente va a servir para que este tema ayude a candidatos a posicionarse frente a sus electores”, dijo el exconstituyente.

En este mismo sentido el docente de La Sabana considera que la propuesta de la constituyente es “hablar por hablar, ahí no hay nada... se me hace contraproducente y no es el momento. Ninguna de esas salidas populistas son adecuadas, hay que tener más calma y esas medidas de participación popular son pasionales y provocan más desestabilización que estabilización que es lo que se necesita”.

Según Pulido, nuevamente el tema de la JEP va a quedar en manos del “Congreso - Corte Constitucional que logren una medida para esta crisis y ellos pueden tomar en estos momentos una salida más institucional, no las salidas aceleradas del Centro Democrático”.

Además, la JEP no se va a acabar, pero lo que sí se demuestra es que debe tener límites y no tomar decisiones por compromisos políticos, sino que hagan un trabajo serio, precisó el docente de La Sabana.

Del mismo modo, Navarro Wolff, considera que acabar con la JEP es acabar con los acuerdos de paz, porque la Justicia Transicional de Paz tiene reconocimiento internacional y es la primera vez que se está aplicando de manera seria en el mundo.

Finalmente, ante el llamado que hizo el expresidente Uribe Vélez de hacer movilizaciones ciudadanas, el exnegociador del Gobierno en el proceso de paz con las Farc, Humberto De La Calle Lombana aseguró “la postura correcta de un demócrata debería ser esperar de manera respetuosa que concluya el trámite sin ejercer presiones sobre la jurisdicción transicional. “¿Cómo se puede acudir a la supuesta defensa del Estado de Derecho y al mismo tiempo presionar a esa jurisdicción con pretendidas movilizaciones ciudadanas”?

De La Calle Lombana dijo que “A Colombia ya no le conviene volver trizas ya no solo el acuerdo, sino la justicia y la posibilidad de una paz verdadera”.

Cambio en el ministerio de justicia

La ministra de Justicia, Gloria María Borrero, renunció ayer en medio de la crisis que vive ese poder del Estado por la decisión de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de denegar la extradición a EE.UU., de ‘Jesús Santrich’, exlíder de la extinta guerrilla de las Farc.

El presidente de Colombia, Iván Duque manifestó “he dialogado con la ministra de Justicia y le he aceptado su renuncia”.

Así mismo, el mandatario anuncio que la nueva ministra de Justicia es la abogada Margarita Cabello Blanco, quien “tiene una larga trayectoria en la rama judicial y ha hecho todos los peldaños de esa carrera hasta llegar al más alto honor que ha sido el de presidente de la Corte Suprema de Justicia”.

Duque dijo que Cabello tendrá “la inmensa responsabilidad de avanzar en todas las mejoras que se requieran”, incluidas aquellas para combatir el narcotráfico.

Cabello Blanco, de 62 años e ideología conservadora, nació en Barranquilla y presidió la Corte Suprema de Justicia entre 2016 y 2017.

En dos ocasiones fue postulada sin éxito para el cargo de fiscal general, primero en el Gobierno de Álvaro Uribe y luego en el de Juan Manuel Santos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad