miércoles 13 de octubre de 2021 - 3:00 PM

Hidroituango: filtración de auditoría forense abre otro debate

Esta mañana ha causado revuelo la presentación del informe de auditoría forense que EPM había contratado para conocer las causas de la contingencia de Hidroituango y que, según la concejal María Paulina Aguinaga, había sido engavetado por el entonces gerente Álvaro Guillermo Rendón.
Escuchar este artículo

En diálogo con EL COLOMBIANO, Rendón aseguró que dicha información fue radicada en la empresa el 31 de diciembre de 2020 y catorce días después el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, le pidió la renuncia en un puja que duró quince días, por lo que dicho informe no fue analizado a profundidad. Aunque Aguinaga aseguró que Rendón conoció el informe desde el 18 de diciembre, cuatro días antes de firmar la prórroga con los contratistas, prórroga necesaria para evitar la parálisis de las obras, pues no existía un plan B.

De acuerdo con Rendón, la firma JAHV McGregor S.A.S., que elaboró el informe de auditoría forense, había trabajado durante un año, muchos de estos elementos fueron tenidos en cuenta en las demandas que se hicieron en contra del Consorcio CCC, diseñadores y aseguradoras.

En una rueda de prensa convocada en el Concejo de Medellín, la concejala Aguinaga, integrante de la bancada del Centro Democrático, acusó al exgerente de Empresas Públicas de Medellín, Rendón de mantener en la oscuridad el informe de más de 800 páginas.

De acuerdo con la versión de la corporada, cuatro meses después de criticar en medios de comunicación el ocultamiento de un informe similar elaborado por las reaseguradoras del proyecto (filtrado a la opinión pública en agosto del año pasado), Rendón habría incurrido en la misma práctica, recibiendo el nuevo documento y manteniéndolo oculto.

“El doctor Álvaro Guillermo, no sé con qué intención, hizo lo mismo que tanto criticó. Además, llama la atención que después de haber pagado un informe con recursos públicos, este haya sido engavetado”, cuestionó, asegurando que, de acuerdo con los registros incluidos en ese mismo documento, Rendón exigió recibirlo “personalmente y en medio físico”, impidiendo que fuera radicado en la empresa.

Aguinaga agregó que el documento principalmente arroja información sobre la responsabilidad de las administraciones municipales y gerencias anteriores a 2020 y resaltó el hecho de que Rendón habría recibido el documento el 18 de diciembre de 2020, unos cuantos días antes de que se firmara la prórroga con los contratistas.

Cabe recordar que aquella prórroga fue uno de los ingredientes involucrados en la ruidosa salida de Rendón, quien fue declarado insubsistente por el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, y acusado públicamente de tener un conflicto de intereses.

El exgerente Rendón explicó que la decisión de contratar esa nueva investigación se tomó con el objetivo de hacer un corte de cuentas y tener un diagnóstico claro de lo ocurrido con el proyecto hasta el 31 de diciembre de 2019.

Según sostuvo, en agosto de 2020 la Junta Directiva dio el visto bueno a esa indagación y en septiembre se firmó el contrato con la firma JAHV McGregor S.A.S.

Entre septiembre y diciembre, agregó, esa firma habría hecho tres entregas parciales y luego una entrega final. “Esta última entrega se dio justo el 31 de diciembre de 2020”, aseguró Rendón.

Dada la naturaleza de la información, Rendón agregó que el documento se mantuvo bajo reserva, pero fue utilizado por la alta gerencia y el equipo legal de EPM como insumo para documentar el proceso de estudio y formulación de la demanda contra los contratistas.

Los hallazgos del estudio

La auditoría de JAHV McGregor S.A.S. abordó más de diez años de decisiones administrativas, empezando desde la firma del contrato BOOMT entre EPM y la Sociedad Hidroituango en 2009, hasta decisiones tomadas en el ocaso del gobierno del exalcalde Federico Gutiérrez.

Dentro de los hallazgos destacados aparece la presunta responsabilidad del primer contratista encargado de los túneles de desviación, que desde 2012 habría tenido llamados de atención por parte de la interventoría por inactividad en la zona de obra, falta de equipos, daño en la maquinaria y retrasos graves en la programación.

Cabe recordar que a causa de estos problemas, el consorcio CCC Ituango (integrado por Camargo Correa, Conconcreto y Coninsa Ramón H) terminaron asumiendo los trabajos de los túneles.

El documento también arroja luces sobre el detrás de escena del plan de aceleración, con el que se decidió construir la Galería Auxiliar de Desviación (GAD), que terminó colapsando el 28 de abril de 2018.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad