jueves 27 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

Informe sobre prohibición de porte de armas en Colombia: A discreción

El presidente Iván Duque, mediante el Decreto 2362, extiende por un año más, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019, la prohibición del porte de armas en Colombia.
Escuchar este artículo

La prohibición del porte de armas en Colombia que rige a partir del primero de enero y hasta el 31 de diciembre de 2019, fue fijado mediante Decreto por el presidente Iván Duque.

Esta es una medida que se viene tomando desde 2015 y que busca garantizarle al Estado el monopolio de las armas.

La novedad en esta medida es que “habrá permiso especial para ciudadanos que así lo requieran y cumplan requisitos”.

De acuerdo con expertos consultados por Vanguardia Liberal, hay aspectos estructurales que no son tenidos en cuenta por el Gobierno Nacional y, además, de nuevo podría estar hablándose de clasificar a la sociedad civil.

A través de medios nacionales, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, explicó esta semana que el principal cambio que introduce el decreto que autoriza la expedición de permisos especiales para portar armas, por razones de urgencia o seguridad, es que se disminuye la discrecionalidad con la que cuentan los funcionarios para la expedición de los mencionados permisos.

Problemas estructurales

Rosembert Ariza, experto en conflicto de la Universidad Nacional, manifestó al respecto que, “es cierto que hay una tendencia a la baja de los homicidios y lesiones personales producidas por armas de fuego, (como lo dice el Decreto) pero eso no significa que no haya unos problemas estructurales graves y unos problemas sistemáticos de homicidios como el caso de líderes sociales y defensores de derechos humanos, donde los comportamientos de homicidio han crecido y no está asociado al control de las armas o al uso oficial de las armas o al monopolio que tiene el Estado de las armas de fuego… a los líderes que están asesinando en este país alguien los está matando y son actores ilegales que no están cumpliendo ese Decreto”.

De acuerdo con el experto en conflicto, “en las zonas más alejadas del país, como en el sur, El Catatumbo, en El Chocó, en el Guainía, es decir, en zonas donde falta Estado, el control de las armas está al garete y es completamente ilegal”.

Por su parte, Carlos Alfonso Velásquez, profesor de la Sabana y Coronel retirado del Ejército, expresó que “la medida de la prohibición de armas contribuye a garantizar el monopolio de las armas porque en un momento determinado una persona que es delincuente en potencia, y no estando en flagrancia en algún delito, un policía puede detenerlo por el porte de armas y eso evitaría que delinquiera más adelante”.

Recordó Velásquez que “el mercado negro de armas siempre existirá, pero en Colombia, mal que bien, con el desarme de las Farc y otros procesos que están caminando, esos mercados negros tienen menos demanda y existiendo la prohibición legal, existe más posibilidad de las autoridades para actuar legalmente y retener personas que estén en ese plan”.

La discrecionalidad

“Habrá reglas de juego claras y no quedará a la discrecionalidad de los funcionarios”, eso afirmó el Ministro de Defensa.

Sin embargo, Carlos Andrés Pérez, Docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de La Salle, dice que esa es una “situación que preocupa y es saber cuál va a ser esa discrecionalidad que va a tener el Ministerio de Defensa para otorgar el porte de armas, y preocupa porque vamos a entrar en un juego en donde vamos a clasificar a la sociedad entre la gente de bien que sí puede portar armas o la gente que no la puede tener y lo que se va a lograr es que el mercado negro se pueda fortalecer y a su vez pueda haber más armas en las calles… es como dar el visto bueno a los ciudadanos para que tomen la justicia por su propia cuenta”.

En este mismo sentido, Ariza considera que “el Ministro de Defensa debe en los próximos días establecer una reglamentación y es a quiénes se va a privilegiar, es decir, quiénes son esos ciudadanos de bien que están amenazados y sí pueden portar armas y quiénes no”.

Mercado negro

Para el experto en conflicto de la Universidad Nacional, “en el tema de armas el Estado sigue siendo muy flexible, en el sentido de que nadie puede tener armas salvo las excepciones, pero en la vida real es una costumbre en muchas zonas de Colombia en donde las personas portan armas de fuego de distinto tipo y muchas son conseguidas en el mercado negro o a través del comercio ilegal que entra por las fronteras o por las misas rutas del narcotráfico”.

De igual manera, el docente de la Universidad de La Salle piensa que “de cara al tema de las armas para hacer control a bandas criminales, lo que puede terminar sucediendo es que las personas tomen esas armas, y no van a dudar en hacerlo, teniendo en cuenta que la respuesta del Estado es lenta”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad