martes 07 de mayo de 2019 - 12:00 AM

El ataque a líderes sociales no se detiene

El Gobierno está trabajando en la reestructuración de la Unidad Nacional de Protección (UNP) para que pueda ser más efectiva en la protección a líderes sociales.
Escuchar este artículo

El pasado 23 de abril la ONG Programa Somos Defensores señaló que 2018 fue uno de los años más sangrientos para los defensores de derechos humanos en Colombia por el asesinato de 155 de ellos, lo que supone un 46,2 % más que los 106 homicidios de 2017.

En 2019 el panorama no ha sido diferente: en los primeros 15 días de enero se registró el asesinato de siete líderes sociales y en marzo eran ya 29.

Sin embargo, la situación no para, pues el pasado fin de semana (aunque no hubo víctimas mortales) se registró el atentado contra varios líderes que adelantaban una reunión en la finca La Trinidad de la Vereda Lomitas, en Santander de Quilichao, donde se encontraba Francia Márquez, reconocida líder y ganadora del The Goldman Environmental Prize 2018.

Lea también: Líderes atacados en el Cauca siguen recibiendo amenazas

En diálogo con medios radiales Márquez manifestó “me acabo de enterar de que le llegó una amenaza a otro compañero, al norte del Cauca, en donde le dicen que nos libramos de esta de alguna manera, pero que la próxima no nos vamos a librar”, al referirse al atentado del pasado sábado.

Ante este panorama, la pregunta es ¿existe sistematicidad en el asesinato de líderes y defensores de derechos humanos en el país?

Gerardo Martínez, abogado y analista político, señala que pese a que cada semana se registra el asesinato de defensores de derechos humanos y que estos hechos tienen una causa común como es la eliminación de las personas que se dedican a actividades parecidas, el gobierno insiste en negar la situación.

Insiste Martínez en que “por estrategia, para evitar las consecuencias que esto tiene, el Gobierno sigue diciendo que los asesinatos no son sistemáticos, pero con el tiempo lo van a tener que reconocer, tal y como pasó cuando se vivió la desaparición de líderes políticos de la Unión Patriótica”.

En este mismo sentido, Carlos Mario Ramírez Rave, Director del Programa de Trabajo Social de la Universidad de La Salle, considera que “en Colombia se está repitiendo la historia de manera crítica, cuando hace 20 años se vivió el proceso de aniquilación de la Unión Patriótica”

De igual manera, reconoce que en el momento histórico que se vivía y la hegemonía de los partidos políticos que estaban a cargo, tampoco reconocieron la situación que se estaba presentando y se tuvo que tener un proceso posterior de investigaciones y demandas que el Estado ha perdido en distintos estamentos internacionales, en donde se ha demostrado que fue un asunto sistemático, tal y como está ocurriendo con los líderes sociales.

De acuerdo con Ramírez Rave, “estamos viendo un Gobierno que está viviendo una misma situación y muchos de los actores políticos que estuvieron en esa época hoy en día están repitiendo gobierno y lamentablemente están generando una condición similar...”.

No son hechos aislados

El gobierno no ha reconocido que se trata de hechos sistemáticos, pero el presidente Iván Duque señaló que detrás de este tipo de crímenes están los grupos disidentes de la extinta guerrilla de las Farc, el Ejército de Liberación Nacional, Eln, el Clan del Golfo, los Pelusos, entre otros.

Ante esta situación, José Gregorio Hernández, exmagistrado de la Corte Constitucional manifiesta que la cantidad de líderes asesinados y la frecuencia con que se han producido los atentados muestra a la clara que no se trata de situaciones aisladas sino de un plan macabro para perseguirlos, amenazarlos y asesinarlos.

Recuerda el exmagistrado que “este carácter sistemático ya lo habíamos padecido hace años e infortunadamente se está repitiendo y el Estado tiene que reconocerlo; no puede continuar en esa actitud de querer encontrarle una explicación específica a cada uno de los crímenes, sino que debe tomar nota de que estamos ante un concepto sistemático que no se sabe de dónde provenga, pero quiere acabar con los líderes sociales y derechos humanos de este país”.

Finalmente, Ramírez Rave, agrega que “lo que hay que hacer es garantizar que no es un asunto de líderes sino de ciudadanía y colectivos y que el tema y la acción que se está planteando, a pesar de sembrar terror, es que no va a callar las reivindicaciones, eso es lo que tienen que entender los violentos, eso es lo que están logrando los líderes sociales, es decir, está quedando más en evidencia que a pesar de la sistematicidad de la situación violenta no se está logrando acallar el pensamiento”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad