martes 27 de septiembre de 2016 - 7:49 AM

La firma de paz con las Farc unió a Uribe y Ordóñez

A Cartagena no solo concurrieron representantes del Gobierno, las fuerzas políticas y los gobiernos amigos del proceso con las Farc; también los congresistas del Centro Democrático, delegaciones de apoyo al No de varias ciudades y el senador Álvaro Uribe.

Sobre un carro-valla apostado cerca del monumento de los Zapatos Viejos, el senador Uribe se dirigió a decenas de personas que vestían la camiseta de la selección Colombia y portaban banderas tricolor.

“A mis compatriotas que quieren el Sí les decimos solidariamente que los del No también queremos el Sí a la paz y el No a los Acuerdos, porque los Acuerdos generan reproducción a la violencia (...) Nos hablan de paz y lo que ha ocurrido en estos últimos tres años es que Colombia subió el narcotráfico de 47.000 hectáreas a 200.000”.

Uribe también criticó a los gobiernos que llegaron a la firma del Acuerdo. Dijo que los mexicanos nunca les darían impunidad a los carteles de droga y que los EE. UU. no hubieran permitido a Osama Bin Laden como presidente, ni Perú a Abimael Guzmán o Europa a miembros del Isis.

“¿Por qué aquí tenemos que permitir que los que han secuestrado a 11.700 niños y violado 6.800 mujeres puedan ser elegibles? La justicia transicional permite reducir las penas a quienes digan la verdad y reparen, pero no eliminar la pena. Las Farc, el tercer grupo terrorista más rico del mundo, no entrega su dinero”, agregó Uribe.

La llegada de Ordóñez

En medio del plantón convocado por el Centro Democrático apareció en el escenario el exprocurador general Alejandro Ordóñez. Entre arengas de personas que coreaban “Ordóñez presidente y No al plebiscito”, se ubicó al lado derecho de expresidente.

La llegada de Ordóñez opacó a figuras como el excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga y a otros senadores presentes del Centro Democrático, como Fernando Nicolás Araújo, el anfitrión.

“No al Acuerdo Santos-Timochenko porque es un Acuerdo entre dos elites: la criminal de las Farc y la oligarca y autoritaria de Juan Manuel Santos. Es un Acuerdo de impunidades. Los asesinos no pagarán un solo día de cárcel, se les está entregando el territorio a las Farc y está imponiendo la ideología de género”, expresó Ordóñez.

Acto seguido también compartieron su mensaje Zuluaga y Araújo, antes de dar paso a una marcha que pretendía llegar al Centro Histórico, pero que la Policía impidió.

La Alcaldía de Cartagena prohibió las manifestaciones políticas en las zonas cercanas al Centro de Convenciones, donde tuvo lugar la firma del Acuerdo, para evitar desórdenes. Los simpatizantes del No tampoco pudieron realizar la ‘cadena humana’ alrededor del Castillo San Felipe.

Aunque el expresidente Uribe se acercó a un escuadrón del Esmad a interceder por los manifestantes, no pudo lograr el paso. Los manifestantes se concentraron en la tarde en la Torre del Reloj, en medio de la lluvia y con carteles en mano continuaron con su manifestación ante la mirada de funcionarios del Gobierno y delegaciones internacionales que hacían su ingreso al acto protocolario de la firma del Acuerdo.

Al final de la jornada Zuluaga afirmó que la democracia colombiana, que ha costado la muerto de miles de colombianos, soldados y policías, quedó amenazada y herida con la firma del Acuerdo y las concesiones a las Farc, quienes han sido sus máximos verdugos.

“Hubo mucha restricción”

El senador Alfredo Ramos (CD), que participó en las manifestaciones, dijo que entendía que la Policía cumplía su labor, pero consideró que la Alcaldía se excedió en la restricción de las libertades. Incluso, no pudieron instalar la tarima para que Uribe pronunciara su discurso.

Según Claudia Bustamante, del movimiento ciudadano por el No, en todo momento estuvieron rodeados del Esmad, les pidieron guardar la publicidad en varias ocasiones y no les permitieron cruzar algunas vías.

“Los grupos que llegamos el domingo salimos a repartir volantes y pegar microperforados. En el ingreso a Bocagrande había personas que le quitaban la publicidad del No a los carros. En la tarde, más o menos unos 100 vehículos, iniciamos una caravana, pero solo logramos avanzar 5 kilómetros porque la Policía no nos dejó continuar”, agregó Bustamante.

Juliana Hernández, también del movimiento del No, expresó que en la tarde de ayer, en la calle de Las Carretas, en la ciudad vieja, y les cerraron la vía porque tenían camisetas del No. “Al otro lado de la calle había gente entregando publicidad del Sí”.

¿Un candidato para el CD?

Según Marco Romero, docente de la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Nacional, el encuentro Uribe-Ordóñez demuestra que ya están en campaña para las próximas elecciones, y por eso acumulan fuerzas.

“El No es la estrategia de campaña, porque acompañar el proceso no les dará réditos; pero esa posición está cada vez más aislada, porque los hechos están demostrando que la paz es una realidad. Los colombianos tienen ahora la posibilidad de dar el mandato del fin de la guerra”.

Para Olmer Muñoz, docente de Ciencia Política de la Universidad Pontificia Bolivariana, lo ocurrido ayer en Cartagena comprueba que Ordóñez empezó su campaña política para el 2018, y vinculado con el CD se convierte en una de las opciones de poder.

“El No es una opción válida, avalada por la Corte, y él va buscar réditos políticos. Aunque había dicho que aspiraría por firmas, quedó demostrado que es un conservador cercano al uribismo con su discurso de preservar la seguridad y la institucionalidad”.

 

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad