lunes 24 de enero de 2022 - 12:30 PM

Las lecciones que deja el ‘boom mediático’ del caso Mauricio Leal

La noticia que ha ocupado decenas y decenas de titulares en la prensa y que ha sido tendencia en las redes sociales, es el escabroso caso de Mauricio Leal y su madre, Marleny Hernández, asesinados por Jhonier Leal, quien aceptó los cargos imputados por la Fiscalía.

Sobre el tema ha llamado la atención el impacto que tuvieron las audiencias alrededor del caso, que empezaron en diligencias privadas para legalizar los allanamientos realizados por la Fiscalía en los bienes de Mauricio Leal, pero que desde la etapa de imputación fue pública por todas las plataformas virtuales.

Se estima que la audiencia, en la que el fiscal Mario Andrés Burgos fue exponiendo el paso a paso del doble homicidio de Jhonier contra su hermano y su mamá tuvo al menos 200.000 personas conectadas en diferentes plataformas.

Lea también: Fiscalía reveló cómo habrían sido asesinados Mauricio Leal y su mamá

La magnitud de los hechos, la forma en la que la Fiscalía fue poco a poco describiendo el modo en que ocurrieron los crímenes, sumado a que la víctima era un reconocido estilista al que acudían diferentes estrellas del mundo del espectáculo, fueron los ingredientes para que este caso fuera uno de los más seguidos en la historia judicial del país.

¿Por qué llaman tanto la atención estos casos?

El abogado y psicólogo Diego Plazas asegura que el caso de Mauricio Leal tuvo todas las características que producen la atención entre los ciudadanos: “Se genera una empatía emocional, porque la estructura del caso se basa en dos esferas muy importantes: familia y éxito, lo que conlleva a evidenciar la proyección de disfuncionalidad familiar que se encuentra en todas las estructuras jerárquicas sociales”.

Explica que los seres humanos somos una especie relacionada con su entorno en donde se rigen jerarquías, “esto significa que le atribuimos un status inferior o superior a quienes nos rodean, lo cual determinará si pasamos tiempo con ellos, socializamos, copiamos su forma de vestir, o simplemente los excluimos”.

Lo anterior, según Plazas, implica que los ciudadanos le dan relevancia superior a la reputación, “esto significa que nos sentimos atraídos hacia quien es más exitoso”, y agrega que teniendo en cuenta esto “imitamos lo que podemos porque nuestro cerebro está configurado para asociar el prestigio con comportamiento adaptativo”.

Le puede interesar: El chat que habría escrito Mauricio Leal y que empleada pone en duda

Por otro lado, para muchos ha causado molestia que un caso como estos se vuelva tan relevante, y que hechos como las masacres y la matanza de decenas de líderes sociales en el país no cause el mismo impacto y no se les atribuya la misma importancia.

Al respecto, el psicólogo clínico Ricardo Ortiz asegura que el contexto de la noticia es determinante para que se le preste tanta atención. “Si tenemos en cuenta que los colombianos nos desenvolvemos en contexto de violencia, los ataques contra los derechos humanos, aunque no debería ser así, se convierten en hechos cotidianos que generan habituación entre los ciudadanos. Sin embargo, en este caso, la noticia tiene componentes de disfunción familiar, dinero, éxito y farándula, lo que hace que se vuelva un hecho poco común para los espectadores”.

Ortiz agrega que, en psicología, existe el “morbid curiosity”, lo cual se define como el deseo de experimentar de forma vicaria los acontecimientos trágicos: “Algunos estudios manifiestan que la importancia de interpretar las escenas violentas y la capacidad de empatizar con las consecuencias de las noticias negativas visionadas, pueden generar mayor interés en la noticia”.

Así mismo, el psicólogo asegura que los medios de comunicación se vuelven determinantes para que se genere un interés público entre los ciudadanos, y “en este caso influye en la conducta de las personas, que se trata de celebridades”.

¿El futuro de la justicia son las audiencias virtuales?

Con todo lo anterior, también se abrió el debate sobre si las audiencias virtuales son el rumbo que debe tomar la justicia en Colombia para que los ciudadanos y los funcionarios se sigan acercando cada vez más a las decisiones judiciales.

También puede leer: Él es Carlos Andrés García, el otro hermano de Mauricio Leal

Desde el Colegio de Abogados Penalistas resaltan que cuando se implementó el Decreto 806 de 2020, que dio luz verde para avanzar en la realización de audiencias virtuales por la crisis sanitaria de la pandemia, se pasó de celebrar 25 mil audiencias presenciales al año, a celebrar 200 mil audiencias en diferentes juzgados y tribunales.

También se señaló que gracias a la celebración de audiencias virtuales por el solo pago de los servicios públicos en los Juzgados de Paloquemao la administración se ha ahorrado un monto cercano a los 500 millones de pesos mensuales. Por ejemplo, en el año 2020 los costos por consumo de servicios públicos en Paloquemao fueron de $517.880.527, mientras que en 2021 se redujo esta cifra a $259.612.727.

Diego Plazas asegura que “para nosotros los abogados, es una oportunidad increíble para ejercer en cualquier lugar del país sin necesidad de estar presente físicamente en dicha ciudad (...) pero si trasladamos esta oportunidad a los clientes o usuarios, vamos a evidenciar una mayor incidencia de participación en audiencias, disminución de gastos económicos en traslados a juzgados, tiempo de desplazamiento, inclusive disminución de ansiedad al enfrentar escenarios nuevos, como confrontar a un agresor”.

Además, asegura el experto, que no solamente se influye en el ahorro de recursos monetarios, al eliminar viajes innecesarios de partes e intervinientes, se disminuye en viáticos, tiquetes, hospedajes y demás, sino que significa un mejor uso del tiempo útil en cada audiencia o diligencia realizada.

Entre tanto, el abogado Fabio Humar asegura que si se mantiene la virtualidad se disminuyen los costos de la administración de justicia, se genera un mayor acceso a la misma por parte de los ciudadanos y se termina democratizando la labor de los jueces.

Humar advierte que en la única etapa procesal en la que es importante que se realice la diligencia de forma presencial, es el juicio oral, para blindar la práctica de las pruebas y de los interrogatorios de los testigos, que son determinantes a la hora de que los jueces emitan un fallo de sentencia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad