lunes 08 de julio de 2019 - 5:10 PM

Las respuestas del Dane tras críticas a las cifras del censo

Después de varios meses de esperas y tropiezos, el Dane dijo finalmente la cifra oficial de habitantes en Colombia al revelar los resultados completos del Censo Nacional de Población y Vivienda. Sin embargo, pocos días después de mostrar las cifras completas al país, voces que criticaban el resultado final se empezaron a escuchar con mucha fuerza.

Una de las que lanzó duras declaraciones sobre el tema fue la gobernadora del Valle del Cauca, Dillian Francisca Toro, quien dijo que que no acepta los resultados del censo en el Valle del Cauca porque para 2005 el censo poblacional en ese departamento fue de 4.052.535, mientras que este año se registró por el Dane un número de 3.789.874 habitantes.

“Tenemos cuatro millones 300 mil personas de régimen subsidiado y contributivo, además tenemos el 10 por ciento de personas pobres no aseguradas. Además, contamos con 47 mil personas de estrato tres que no están ni en el subsidiado ni en el contributivo. ¿Entonces estas personas que son de carne y hueso dónde están?”, dijo la Mandataria regional tras conocer los resultados del censo.

Otro que se quejó de esta misma situación fue el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, quien mostró su molestia con el Dane porque la población en Cartagena no alcanzó la cifra que se tenía pensada para el 2018, que era de más de un millón de habitantes, sino que hay cerca de 900 mil habitantes.

Lea también: Dane revela que en Santander somos más de 2 millones de habitantes

La preocupación de los gobernantes es que un menor número de habitantes en sus regiones puede impactar directamente el desarrollo de políticas públicas e incluso podría llevar a que se disminuyan recursos en salud, en acueducto y alcantarillado que transfiere la nación por el Sistema General de Participaciones.

“El resultado en sus errores nos va a generar muchas complicaciones y dificultades. Esos datos errados afectan los indicadores y afectan asignaciones presupuestales para impulsar procesos y proyectos de beneficio para la ciudadanía”, aseguró el Gobernador de Bolívar.

El Dane, a través de su director, Juan Daniel Oviedo, explicó que esas reducciones tienen que ver con la cifra de omisión, la cual se ubicó en 8,5% para el censo del 2018.

“Esas discrepancias corresponden a una variable que tienen todos los censos en el mundo: la omisión censal, la cual calcula el efecto de los rechazos, las dificultades de cobertura y otras condiciones naturales como la cantidad de personas ausentes”, explicó el director del Dane.

Lea también: En Colombia hay más mujeres que hombres

En América Latina el promedio de omisión censal es de 6%, es decir un 2,5% menos que el 8,5% del Censo 2018.

“El hecho de que hayamos estado por encima de la media latinoamericana es el reconocimiento de que hubo unas dificultades operativas, presupuestarias, que limitan la capacidad de respuesta y reacción del Dane frente a hechos contingentes y que, por consiguiente, se omitiera en algunos procesos operativos algunas áreas del país que sí pudimos estimar con precisión gracias a una encuesta poscensal que hicimos en el marco de la Encuesta de Calidad de Vida que se realizó entre noviembre y diciembre del año pasado”, añadió Oviedo frente a la polémica.

Ante esto, el Comité de Expertos del Censo Nacional de Población y Vivienda 2018 dijo que no se actualizó la cartografía para la operación sino que se utilizó la hecha para 2015, impactando en la cobertura del personal de DANE.

El Comité puntualizó un listado de deficiencias de la operación entre las que están las limitaciones presu-puestales, lo que ocasionó que no se realizará un precenso y adicional que no se usaron datos en los Dispositivos Móviles de Captura (DMC) para salvaguardar la información.

Otras deficiencias, según el Comité, fue la falta de capacitación a los censistas y supervisores, así como el hecho de que el periodo de recolección de datos sea largo (10 meses) ya que complejiza la definición del momento censal y afecta variables básicas de proyecciones de población generando problemas de comparación de cifras.

De esta manera las recomendaciones del mismo Comité son que el DANE tenga un plan de actualización tecnológica permanente, que este no sea el escenario para plantear nuevas metodologías o sistemas de recolección, de igual manera, por recomendación de las Naciones Unidas, el censo no debe demorarse en su actualización más de 10 años, así como todo el proceso debe durar máximo 3 meses.

Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad