domingo 03 de julio de 2022 - 9:31 AM

Lo que se sabe de la supuesta muerte de Iván Márquez en Venezuela

El presidente Iván Duque aseguró que tratan de establecer si el comandante de la disidencias fue asesinado en Venezuela. El ataque habría ocurrido hace 5 días.

Fue lamentable el video de 2019 en el que excomandates de las Farc que habían firmado la paz en La Habana le declaraban de nuevo la guerra al Estado alegando falta de garantías. Todo era una excusa para continuar con el negocio del narcotráfico que les dejaba millones de dólares. Hoy los hombres más visibles de esa disidencia, la Segunda Marquetalia, están muertos, el último: Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, a quien habrían asesinado hace cinco días en Venezuela.

En ese video de hace tres años se les veía a El Paisa, Jesús Santrich, Romaña e Iván Márquez como viejos desvalidos incapaces de cargar las armas que ostentaban. Era una imagen que parecía sacada de un delirio: quienes habían firmado la paz en medio de vítores y aplausos, volvían al crimen para encontrar años después la muerte.

Lea también: Hombre fue asesinado en barrio Santa Ana de Floridablanca

Según anunció el mismo presidente Iván Duque, desde la tarde del viernes recibieron información de inteligencia que indicaba que el comandante de las disidencias de la Segunda Marquetalia había muerto por el ataque de un grupo militar no determinado, hecho que están tratando de confirmar desde entonces. Fuentes al interior de la Fuerzas Militares le indicaron a El Colombiano que el grupo con el que se movía Márquez sí fue atacado y que allí habría muerto el otrora líder de los diálogos de paz.

El ministro de Defensa, Diego Molano, le dijo a medios: “La información que tenemos es que en una presunta confrontación de las diferentes facciones de las disidencias de las Farc eso hubiera podido suceder. Sabemos que estaba en Venezuela, sabemos que a lo largo de estos últimos meses estaba buscando salir de Venezuela”.

Sobre la muerte de Iván Márquez, las autoridades tienen dos hipótesis. La primera es que fue asesinado por las disidencias lideradas por alias Iván Mordisco, quien quiere el dominio total de la frontera entre Colombia y Venezuela y los réditos que dejan los negocios del narcotráfico con los mexicanos, a quienes les despacha cocaína.

Le puede interesar: Cabal y Farah ya están en cuartos de final de Wimbledon

Desde hacía varios meses Iván Mordisco le había declarado la guerra a Márquez, y en medio de ella fue que murió alias Gentil Duarte, otro cabecilla criminal que buscaba expandir la mafia. Mordisco es descrito como un hombre beligerante, impredecible y capaz de duras acciones violentas, por lo que no se descarta que sea el autor de los hechos.

La otra teoría —dada a conocer por una fuente en las Fuerzas Militares— es que un grupo élite integrado por la Policía colombiana, un comando de inteligencia militar y agentes de agencias gringas estarían cazando a los miembros de las desaparecidas Farc que saltaron el cerco para encontrar refugio en Venezuela y seguir traqueteando. Esta es una versión que empezó a sonar cuando se conoció de la muerte de alias El Paisa y de la que las autoridades nunca han entregado una versión oficial.

Aunque al cierre de esta edición las autoridades colombianas no habían confirmado el asesinato de Márquez, revista Semana publicó que fuentes venezolanas les habían corroborado el hecho.

Este sería el final de cinco comandantes —Iván Márquez, Jesús Santrich, Romaña, Gentil Duarte y El Paisa— que fueron caras visibles en las negociaciones de La Habana y que, con argumentos espurios, terminaron otras vez en la guerra. No deja de ser coincidente que todos hayan muerto en circunstancias similares, lo que deja entrever que se trató de un plan concertado y le da fuerza a la teoría del equipo armado en colaboración con agencias de Estados Unidos.

Por otro lado, se marca el fin de una era de la guerra: comandantes como Timocheko, Pastor Alape y Carlos Antonio Lozada (entre muchos otros) siguen firmes con la paz y los procesos que tienen ante la JEP, pero quienes renunciaron a esto ahora están muertos en la ley de la guerra que escogieron.

Justo fue en mayo de 2019 cuando Márquez levantó la sospecha de una nueva iniciativa de guerra. En ella afirmó que había sido un “grave error haber entregado las armas” y llamó a “todos los colombianos a movilizarse en defensa de la paz”. Tres meses después apareció en el ya mencionado video anunciando que retomarían las armas para dar “continuación a la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado a los acuerdos de paz en La Habana”. Hoy ya todo es historia.

Historia de Iván Márquez

Luciano Marín Arango nació en 1955 en Florencia, Caquetá. A sus 22 años se vinculó a la Juventud Comunista Colombiana (JUCO), desde donde enfiló las redes de apoyo de las Farc, que en 1984 firmaron los Acuerdos de cese al Fuego, Paz y Tregua, causando un punto de giro en la vida de quien tiempo después se convertiría en Iván Márquez.

Fue en ese momento cuando Marín Arango dio su primer salto a la política con la Unión Patriótica, partido que coordinó en Caquetá. Con este movimiento fue concejal y alcanzó a convertirse en congresista en 1986, logrando un escaño en la Cámara de Representantes por su departamento. Logró desempeñar este rol durante aproximadamente dos años, pero tras los ataques que estaban viviendo los integrantes de este partido por cuenta de fuerzas paramilitares, regresó a la clandestinidad.

Al volver a las Farc, Márquez integró el Bloque Sur, el Frente 5 y el Bloque Caribe. De este último, pasó a convertirse en comandante tras la muerte en 1990 de Jacobo Arenas. Finalmente, comandó también el frente noroccidental y fue miembro del secretariado de las Farc, siendo el segundo al mando de la extinta guerrilla, después de Timochenko, quien hoy dirige el partido Comunes.

Entre 1994 y 2002, Iván Márquez habría reclutado a por lo menos 271 menores de edad –197 niños y 74 niñas cuyas edades oscilaban entre los 8 y los 17 años de edad–, según información de la Fiscalía.

Así mismo, el ente investigador ha emitido resoluciones de acusación en su contra por los delitos de reclutamiento de menores, reclutamiento ilícito, homicidio en persona protegida, desaparición forzada agravada y secuestro extorsivo agravado. Todos en el marco de su comandancia en las extintas Farc.

Antes de volver al monte como en sus días de juventud, Márquez tuvo bastantes altercados con Timochenko, pues le parecía que no tenía el temple para dirigir la política de la antigua guerrilla. Sin embargo, los miembros del secretariado siempre desconfiaron de Márquez porque nunca fue un hombre que puso el pecho en la batalla, igual que su gran amigo Jesús Santrinch.

Últimos pasos criminales

Márquez era el máximo cabecilla de la estructura disidente de las Farc conocida como Segunda Marquetalia, un grupo armado ilegal que aunque discursivamente ha buscado asemejarse a lo que fue la guerrilla firmante de paz, en las acciones se ha evidenciado su fuerte asociación con el narcotráfico, así como con la extorsión para subsistir.

Esta disidencia ha tenido fuertes choques con la del Frente 10 de las extintas Farc y se ha visto mayormente debilitada con la muerte, en mayo de 2021, de Jesús Santrich, así como con las caídas en combate de Hernán Darío Velásquez, alias El Paisa, y Henry Castellanos Garzón, alias Romaña.

Sobre Márquez, el gobierno nacional ha sostenido que estaba siendo protegido en Venezuela por el régimen de Nicolás Maduro. Así mismo, fuentes de inteligencia aseguraron que, en su desespero por salvar su vida, este desertor de la paz buscó tejer alianzas a cambio de dinero y cocaína para ser protegido.

Márquez se movía entre los estados de Apure y Táchira. En ocasiones, con el fin de negociar coca y armas, llegaba incluso hasta Barinas, Mérida y parte de Zulia, en la frontera entre Colombia y Venezuela.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad