sábado 14 de diciembre de 2013 - 2:57 PM

Matan mujer en Bogotá por ser testigo de un crimen

Ella fue ficha clave para esclarecer la muerte del agente del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), Alberto Escobar Pinzón, asesinado hace más de un año en el barrio Mirador de la Estancia, Ciudad Bolívar, al sur de Bogotá.

Según fuentes judiciales consultadas por este diario, ella vio, conoció y habló, con lo que ayudó a esclarecer la muerte de Pinzón y otros hechos con los que estaba colaborando desde tiempo atrás. Por su cooperación estuvo incluida en el programa de Protección a Testigos de la Fiscalía.

¿Qué le pasó?

La noche del jueves un joven que, según las autoridades, se infiltró en su familia y que al parecer hace parte de la misma banda que mató al agente Pinzón en mayo de 2012, la asesinó en su propia vivienda con dos certeros disparos. Tenía 38 años. Se llamaba Dora Helena Gutiérrez.

Siempre daban con ella

Dora, junto a sus tres hijos y su esposo, después del crimen del agente Pinzón, ocurrido en el barrio donde ella vivía (El Mirador de la Estancia), tomó sus cosas y, huyéndole a las balas de los delincuentes que ella estaba ayudando a desvertebrar junto con el agente Pinzón, se marchó de allí.

Desde comienzos de este año Dora dejó de ser parte del Programa de Protección a Testigos. Una fuente judicial le indicó a este diario que la protegida, conociendo las consecuencias, llevó a cabo movimientos que desconocían las instrucciones del programa, por lo que fue retirada en el mes de enero.

Enemigo en casa

Dora siguió su vida. Se fue a vivir con su familia a un barrio del Sector de Sierra Morena, Ciudad Bolívar. Pero había algo que ella no sospechaba. Tenía un infiltrado en su familia. El enemigo estuvo siempre respirándole en la nuca.

La familia de ella la conformaban dos hijas adolescentes, de 17 y 16 años; un menor de edad, de 7, y su esposo. Una de las hijas de Dora, la mayor, desde años atrás mantuvo una relación sentimental con un joven que se acercó tanto a la familia que fue considerado uno más del clan. Este muchacho, 19 años, de acuerdo con fuentes judiciales, hace parte de la temida bandola delincuencial que está directamente relacionada con el crimen del agente Pinzón y con los hechos que se estaban denunciando por la época de su homicidio.

El crimen. Al parecer el novio de la jovencita hija de Dora estaba infiltrado en su familia, solamente para conocer de cerca sus movimientos y qué tanto pudo colaborar ella con la justicia. El pasado jueves, al parecer, los jefes de la organización delincuencial le dieron la orden al yerno infiltrado en la familia de matar a su suegra, y en horas de la noche del mismo día, este joven cumplió la orden.

Mientras todos en la casa estaban en ciclovía nocturna, él, junto a la cama donde ella dormía, le pegó dos tiros a Dora Helena Gutiérrez. Aunque fue sacada de la casa aún con vida y trasladada al hospital Meissen, falleció en el camino.

Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad