miércoles 02 de enero de 2013 - 8:07 AM

"No revivió por falta de fe": Pastor Jimmy Murillo

"Y como no creían en Él, no hizo allí muchos milagros", con esa frase de San Mateo, capítulo 13, versículo 58, el pastor Jimmy Murillo Zúñiga intenta explicar por qué un hombre en el barrio Ceballos no revivió luego de sufrir un accidente de tránsito.
Escuchar este artículo

El lamentable hecho ocurrió el pasado 6 de diciembre cuando el tendero Jairo Tetai Polanco iba feliz en su moto porque una de sus hijas, ese mismo  día en una clínica cerca del lugar del accidente, daría a luz a su nieto.

Pero Jairo no lo pudo conocer porque a la 1:39 de la tarde chocó contra otra moto y quedó tendido en la carretera, al parecer sin signos vitales.

"Está muerto", dijo el primer curioso que se acercó al cuerpo. Poco a poco fue llegando más gente, entre ellos familiares de la víctima que con llanto confirmaban su muerte. "Papi te quiero", ese grito desgarrador de una de sus hijas se vio reflejado en las caras de pesar de todos los que rodeaban el cadáver, inmóvil al lado de la moto que manejaba.

Llegó el pastor

Las autoridades se preparaban para hacer el levantamiento del cadáver pero antes, apareció vestido con saco el "hermano" Jimmy, reconocido por sus prédicas en las plazas y parques del Centro Histórico de la ciudad. Pidió un permiso para pasar la cinta que cubría la escena del accidente y se lo dieron. El sol estaba furioso y la hija del muerto desconsolada, pero a él no le importó sentarse en el pavimento y agarrarle la mano para orar. Los curiosos desde atrás de la cinta seguían lamentando, algunos empezaron a rezar cuando vieron que el pastor Jimmy unió la palma de su mano con la mano del cadáver que ya estaba arropado.

"Milagro, está vivo"

Después de las oraciones, el cuerpo de Jairo se estremeció. Un corto y raro movimiento de su pierna y un brazo provocó un grito de júbilo en los  asistentes y un asombro en el pastor. "Está vivo, esto es un milagro", se escuchó entre la multitud. Un allegado que se apresuró a tomarle el pulso  también creyó que había vida.

Varias personas rompieron la cinta de custodia e ingresaron a la escena del accidente para constatar con sus propios ojos el supuesto milagro, otros por el contrario huyeron espantados.

Los aplausos y aleluyas duraron pocos segundos, no había nada que hacer, los de la ambulancia comprobaron la muerte de Jairo Tetai, quien tenía unos 50 años.

El milagro no se dio por lo que las autoridades procedieron a realizar el levantamiento de cadáver para trasladarlo a la morgue de Medicina Legal.

"Faltó fe"

Al día siguiente, la noticia fue portada de los medios de comunicación más importantes de la ciudad. "Pastor intenta revivir a víctima de accidente de tránsito", tituló Eluniversal.com.co y que luego se convirtió en una de las 24 noticias más leídas en todo el año de la web del diario tradicional.

Q'hubo Cartagena habló con el pastor Jimmy y en principio dijo que solo ayudaba a orar a la hija de la víctima, “por su alma”, sin la intención de revivirlo, pero se contradice al afirmar que en el sitio habían muchos curiosos incrédulos que por falta de fe no ayudaron a que el muerto “resucitara”.

“Yo en ningún momento dije que iba a resucitarlo, solo iba a orar por él. Yo iba a consolarla a ella. Yo le decía al Señor que atendiera la oración de ella, cuando ella está orando el hombre se mueve, le coge la mano a ella y estira la pierna, yo casi embalé a correr. Ella dice, papi si tú me estás escuchando, dame una señal y es cuando él la aprieta, yo le pongo la mano y el semblante va cambiando, me asusto porque yo iba para donde ella, a consolarla a ella”, refiere.

Al preguntarle que si era posible que ese hombre “resucitara”, como dijeron algunos testigos que fue lo que realmente él intentó hacer, respondió:

“Ese lugar estaba muy lleno, yo creo que si estuviéramos en un lugar con menos gente y mucha más fe, ese hombre se levanta, varón”, manifiesta.

Como ejemplo de su fe puso el caso de un perro al que supuestamente ya iban a enterrar y que lo terminó lamiendo. “Fue en Zaragocilla, un perro fino se comió la última cena, estaba botando espuma y cuando ya estaban buscando la bolsa para enterrarlo, le pedí al dueño que me dejara cinco minutos a solas con el perro en el patio. Allí le dije al Señor que era la mascota de un niño, empecé a orar y con los ojos cerrados siento que algo me lame por la cara”, afirma.

“El soplo de vida”

El fotógrafo del diario judicial El Teso, Dagoberto Cabarcas, le confirmó a este medio que el pastor “hasta sopló a Jairo para que volviera a vivir”.

“Yo estaba muy cerca cubriendo la noticia y él (el pastor) pidió un permiso para pasar la cinta y se puso al lado de la hija del muerto a orar. Decía que así como Jesucristo resucitó podía pasar nuevamente, luego le abrió la boca y lo sopló, que supuestamente era un soplo de vida, la sábana que cubría al muerto se empezó a mover por la brisa, pero cuando el pastor empezó a frotarle las manos, la pierna izquierda que había quedado encogida por el accidente, se estiró. Entonces la hija empieza a gritar que revivió, la gente se desespera y parte la cinta de seguridad y hasta se suben arriba de la moto. Cuando confirman que estaba muerto, ya fue cuando el pastor empezó a orar por el alma hasta que la policía le pidió que se retirara porque iban a hacer el levantamiento”, explica el reportero gráfico.

¿Quién es Jimmy?

Jimmy Murillo Zúñiga es un cartagenero de 45 años, con 4 hijos y que en 1994 -dijo- aceptó al Señor.

Llegó hasta segundo año de bachillerato y se dedicó a lavar carros antes de empezar a predicar. “Yo le lavaba el carro a un señor que me enseñó a hablar inglés, luego como sabía ese idioma me fue a trabajar como guía al sector turístico de Bocagrande, al lado de los cocheros”.

En un sueño, según él, Dios le reveló que alguien le iba a regalar un traje con saco y corbata para que predicara. “Un señor en Bocagrande, mientras yo trabajaba, me regaló ese traje y tiempo después me puse a predicar en la Plaza de Bolívar”, recordó.

Los primeros en acercarse fueron un butifarrero y un borracho. “Les gustaba mi manera de predicar, era diferente”, explicó.

Y hasta que un día, según él por mandato de Dios, empezó a pedir ofrendas. “Mucha gente me empezó a escuchar, una pareja de Norteamérica me dio un rollo de dólares, otro me abrió una cuenta en el banco y la amplificación me la regaló la gente”.

Lunes, miércoles y viernes, de 7 a 7:30 predica en los bajos de la Registraduría, luego a medio día pasa a la Plaza de Bolívar y después de 5 de la tarde termina su prédica en la Torre del Reloj. “Yo no pedía ofrenda pero tengo 4 hijos”, finaliza.

Responde el padre Linero

Como en el lugar de los hechos varios testigos hablaron de resurrección, Q’hubo

le preguntó sobre este tema al padre Alberto José Linero Gómez.

“El tema de la resurrección es un tema complejo, yo creo que cuando tenemos ese tipo de experiencias la respuesta la tienen que dar los médicos, no nosotros los teólogos ni los sacerdotes. Nosotros creemos en la resurrección como dice el Señor, es decir, vivir en la vida de Dios. Yo creo que es mucho más que resucitación, es la exaltación a la presencia de Dios.

Procesos de resucitación pueden haber muchos, aún por cuestiones médicas o de otro tipo. Lo importante cuando alguien está convaleciente es que el médico hable, para eso nos lo dio Dios, para que tenga la palabra”, responde.

 Responde un médico

Según el doctor Álvaro Cárcamo, en casos de trauma craneoencefálico y lesión severa del cerebro en forma abrupta se produce muerte cerebral, persistiendo transitoriamente algunas funciones automáticas como las cardiorrespiratorias y algunos reflejos neuromusculares que pueden traducirse en presencia de movimientos corporales más acentuados en extremidades que generalmente precede a la muerte.

Citas bíblicas

Después que el hijo de la viuda de Sarepta murió, Elías oró a Dios, “y el alma del niño volvió a él, y revivió” (1 Reyes 17:22). Unos pocos años después, el profeta Eliseo resucitó al hijo de la sunamita (2 Reyes 4:32-35). Después de la muerte de Eliseo, un hombre muerto resucitó cuando tocó los huesos de Eliseo mientras le llevaban a sepultarle (2 Reyes 13:20-21).

Cuando Jesús estuvo en la Tierra, resucitó a la hija de Jairo (Marcos 5:21-24,35-43), como también al hijo de la viuda de Naín (Lucas 7:11-16) y a Lázaro, quien había estado sepultado por cuatro días (Juan 11:1-45).

Mateo registró que después de la muerte y resurrección de Jesús, “se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de Él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos” (27:52-53). Luego, durante los primeros años de la iglesia, Pedro resucitó a Dorcas (Hechos 9:36-43); Pablo resucitó a Eutico, quien había muerto después de caer de la ventana del tercer piso de una casa (Hechos 20:7-12).

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad