jueves 30 de marzo de 2017 - 12:19 PM

Óscar Naranjo tomó posesión como vicepresidente de Colombia

Con un discurso enfocado a la consolidación de paz, el nuevo vicepresidente de la República, general en retiro de la Policía Óscar Naranjo, tomó posesión de su cargo en medio de los aplausos y los halagos del presidente Juan Manuel Santos, quien enumeró y explicó una a una las tareas que tendrá que sacar adelante.

“¡No son tareas sencillas, General! Pero sabemos que contamos con la persona correcta, en el momento correcto, para la misión correcta”, dijo el mandatario.

Y es verdad, no son tareas sencillas, pues Naranjo tendrá sobre sus hombros el peso de la responsabilidad que implica cumplir lo prometido por el presidente Santos en los 17 meses que restan de su Gobierno y cuando su popularidad no es la mejor.

La primera, es la tarea de la implementación de la paz –que hasta el momento ha tenido bastantes dificultades-. Esta, explicó el jefe de Estado, tiene dos enfoques: una física, para llevar a cabo lo prometido y en la que él entrará a coordinar, y otra espiritual, que busca la reconciliación en medio de un ambiente polarizado.

La segunda es coordinar el trabajo para garantizar la protección de los exguerrilleros, los defensores de derechos humanos y de los líderes sociales en un momento en que van en aumento las cifras de líderes asesinados y donde se ha negado que los hechos están relacionados con el fenómeno del paramilitarismo.

Lea también: Óscar Naranjo ya es el nuevo vicepresidente de Colombia

Sobre este aspecto, dijo Santos, hay que cumplir y no defraudar la confianza de los guerrilleros que están dejando las armas, y que no se va a permitir que se repita lo que sucedió con la Unión Patriótica.

Su tercera tarea es coordinar la seguridad, evitando primero que bandas criminales ocupen los lugares en donde se encontraba las Farc y sobre lo cual ya se han prendido las alarmas; y segundo, dar tranquilidad a la ciudadanía que vive con temor por hurtos, extorsiones y microtráfico.

“Ese es un desafío, General, que no da espera, y para el cual usted tiene todas las credenciales”, agregó el Presidente.

Y, finalmente, la cuarta tarea, pero no menos importante, es impulsar la aplicación de una política antinarcóticos más eficiente para atacar los eslabones de la cadena del narcotráfico, en un momento en que los cultivos aumentaron a 188 mil hectáreas, según  reportes de Estados Unidos.

Lo bueno, según el mandatario, es que con la llegada de Naranjo a la coordinación de este tema, se logra brindar un poco de tranquilidad al país.

“Y debo decir que el Secretario de Estado Adjunto para Narcóticos y Seguridad de los Estados Unidos, William Brownfield, al enterarse de que el general Naranjo, estaría coordinando estas acciones, me dijo que no concebía a nadie mejor, a nadie más idóneo para esta tarea”, afirmó.

Un vicepresidente sin origen político

En su primer discurso como Vicepresidente, el general, destacó las buenas gestiones de los Gobiernos anteriores –incluida la seguridad democrática del expresidente Álavaro Uribe-, y así mismo la gestión que ha hecho el Gobierno Santos, que para él, muchos ciudadanos no reconocen.

Pero también, dedicó un gran espacio a hablar de democracia: “Fortalecerla es asumir que se impulsan procesos de inclusión y tolerancia, hoy condición imperativa para lograr la reconciliación entre todos los colombianos. Superar la polarización, es el camino para abrir espacios a la participación ciudadana y evitar que el radicalismo rabioso erosione la institucionalidad”.

Naranjo no tiene un origen político pero sí se ha sabido ganar el aprecio de muchos sectores, por eso, aunque en su elección el Centro Democrático no lo apoyó, el expresidente Uribe se tomó el tiempo para decir que no lo aceptaba por el Gobierno Santos, pero que a él le tiene un gran aprecio y gratitud. Lo que se convierte en otra ventaja para el Presidente.

Sin embargo, para Naranjo, el objetivo de defender esta Administración es claro y se notó al decir: “No podemos seguir permitiendo que la verdad aparezca arrinconada por la mentira en el debate público, la verdad debe brillar”.

De esta manera, empezó la gestión del nuevo Vicepresidente, -segundo General en ocupar este cargo después del general Francisco de Paula Santander-, y definitivamente la pieza que podría ayudar al presidente Santos en sus últimos meses de gestión.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad