martes 27 de julio de 2021 - 10:00 AM

Pasaporte sanitario: ¿requisito o desigualdad?

Se empieza a hablar de pasaporte sanitario para la Covid, en un país de 50 millones de habitantes, pero hasta el momento van 29′352.932 inmunizantes contra el coronavirus, según el más reciente informe del Ministerio de Salud.
Escuchar este artículo

El pasado 17 de febrero se inició la vacunación en Colombia, y casi seis meses después comienza a hablarse de un solicitar un pasaporte sanitario tal como lo ha anunciado Isarael y Francia como una estrategia para que aquellos que no se han vacunado lo hagan.

Uno de los primeros en hablar del tema fue recientemente el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, al anunciar en sus redes sociales que permitirá el ingreso de aficionados a los escenarios deportivos en su ciudad. Sin embargo, buscará incentivar la vacunación contra la Covid-19 y por eso será un requisito para poder asistir al estadio.

También lo ha hecho el propio ministro de Salud, Fernando Ruiz, “necesariamente será en agosto porque hemos venido abriendo por quinquenios, acabamos abrir el de 30 a 34 años y nos quedan prácticamente dos para la población adulta, cada semana estamos abriendo un grupo y en ese sentido en el próximo mes vamos a tener a la población de 18 años y más”.

Al tiempo que dijo el ministro Ruiz que se están monitoreando las decisiones que se están adoptando en otros países, como Israel o Francia que para el ingreso a establecimientos, como restaurantes, bares o espectáculos públicos masivos, se debe contar con el pasaporte biológico.

Ante este panorama y cuando muchos ciudadanos se quejan por la falta de segundas dosis, especialmente con la vacuna de Pfizer, expertos consultados por Vanguardia hablan si se trata de una estrategia para incentivar la vacunación y además llegar a la tan anhelada inmunidad de rebaño o si por el contrario se podría considerar como una violación de derechos.

Ante la posibilidad de exigir el pasaporte sanitario o carné de vacunación, Carlos Trillos, Epidemiólogo y docente de la Universidad del Rosario considera que “la mejor estrategia para que los programas preventivos sean exitosos y tengan impacto es concientizar a la población de la importancia de estos, del beneficio que tienen. Es una tarea de constancia y paciencia”.

Agrega que los pasaportes de vacunación pueden ser medidas útiles, complementarias, que ayudan a reducir riesgo en sitos de alto riesgo de contagios o de propagación de virus, para proteger a los más vulnerables.

Además recuerda que las medidas de restricción de ingreso, con autorización de acceso solo a vacunados o quienes demuestren no estar infectados, se ha implementado para controlar acceso y circulación viral en regiones, países y algunos lugares públicos considerados de superpropagación, y en instituciones, como universidades, como se implementó recientemente en una universidad de los Estados Unidos.

En este mismo sentido, Gustavo Morales, presidente de Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral, Acemi, asegura que desde antes que se iniciara la vacunación en el país, se le propuso al presidente de Colombia que la vacunación fuera de carácter obligatoria, teniendo en cuenta que la Constitución lo permite expresamente cuando dice que los colombianos tenemos el deber, no solo el derecho, de cuidar nuestra salud y la de nuestra comunidad y creemos que en una pandemia, la vacunación puede ser obligatoria como lo es para que los niños entren al colegio, o viajar a ciertos sitios en el caso de otras vacunas.

Considera que cuando hay gente que todavía tiene reticencias para vacunarse y que las vacunas salvan vidas se pueden buscar mecanismos como los que están promoviendo otros países en el sentido que no se sancionan pero probablemente no podrás acceder a ciertos sitios o montarse en un avión, etc.

Se lograría la inmunidad de rebaño

De acuerdo con el docente de la Universidad del Rosario, la inmunidad colectiva o de rebaño, se logra con la vacunación y la infección natural, esta última de gran riesgo, dadas las complicaciones y mortalidad por la Covid-19.

Sin embargo, los pasaportes sanitarios son medidas complementarias. Lo que hacen es reducir contactos de riesgo, evitar que el virus circule y por consiguiente se desacelere la transmisión viral. Por esta razón, hacen parte de las medidas de Salud Pública que buscan controlar la pandemia lo más pronto posible. Al reducir contactos de riesgo, se impacta en la reducción de casos, complicaciones, fallecimientos y la generación de nuevas variantes de preocupación (VOC). Por lo tanto, si contribuye, indirectamente.

Agrega Trillos que esta medida, en lugares con afluencia de público como teatros, restaurantes y otros sitios de reunión social, debe ser complementada con todas las medidas de bioseguridad, incluidos el distanciamiento físico, la ventilación -idealmente natural-, el uso de mascarilla y el lavado de manos. El exceso de confianza generado por tener la vacuna y el control de ingreso a personas mediante pasaportes puede hacer que las personas se relajen, con riesgo de nuevos contagios. No debe ser una medida aislada.

Lo mejor es vacunarse convencidos, como un deber social, con los seres queridos, amigos y la comunidad.

$!Pasaporte sanitario: ¿requisito o desigualdad?
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Nelly Vecino Pico

Periodista de Vanguardia desde el 2001. Egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Miembro del equipo de la página Nacional. Nominada al premio Luis Enrique Figueroa.

@nellyvecino

nvecino@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad