viernes 10 de enero de 2020 - 12:00 AM

¿Qué falla en la educación colombiana?

La responsabilidad en la calidad de la educación en Colombia, es algo que compete tanto al gobierno nacional, como a la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación, a los mismos padres y a toda la sociedad.
Escuchar este artículo

La responsabilidad en la calidad de la educación en Colombia, es algo que compete tanto al gobierno nacional, como a la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación, a los mismos padres y a toda la sociedad. Es un hecho que todas las partes tienen su cometido para avanzar hacia una mejora en la educación y por lo tanto un trabajo que realizar para avanzar a un futuro mejor en términos de educación.

Lo primero que debemos hacer para comenzar a hablar de mejorar la educación, es reconocer abiertamente que actualmente en Colombia tenemos un sistema educativo de baja calidad. Las pruebas PISA o SABER, apuntan que los mejores estudiantes colombianos no llegan al nivel de los peores estudiantes de otros países, por lo tanto, si nuestra elite estudiantil tiene un nivel tan bajo es motivo suficiente para reconocer nuestra pésima calidad educativa.

Las pruebas PISA, SABER y otras pruebas de esta índole, solo miden cierta parte de la calidad de nuestro sistema educativo. Estas pruebas no miden otros factores que pueden afectar a la calidad, siendo su primer objetivo comparar los logros y competencias de los estudiantes de diferentes instituciones y regiones. Y que las políticas educativas se concentren en estas pruebas no significa que la calidad de la educación mejore y avance.

Año tras año se dice que nuestros estudiantes mejoran en las pruebas SABER. El gobierno cada tres años nos cuenta que nuestros estudiantes son los que más avanzan en las pruebas PISA. Nos concentramos en este resultado final, pero además de conseguir una malos resultandos en estas pruebas pese a la mejora, no disminuimos la tasa de criminalidad del país; el conflicto político se basa en odio y mentira; hay escasa sanción ante la corrupción; la injusticia social es un problema cada vez más grabe y con una solución que pare que no llega nunca y la economía se fundamente en mano de obra barata con poca cualificación, dando a entender que el conocimiento no es relevante.

Durante las últimas décadas se ha determinado que la calidad de la educación tiene que ver directamente a los resultados de las pruebas SABER, y el objetivo de los planes de desarrollo nacional y territorial se han centrado en mejorar estos resultados. Estas pruebas tienen un valor social, por eso las instituciones y docentes se esmeran en mejorarlas olvidándose de otros factores. Para los centros educativos, los resultados de estas pruebas son directamente proporcionales a la calidad de la educación que ofrecen y por lo tanto refuerzan o perjudica su imagen ante la sociedad.

Posiblemente y sin que esa fuera su intención, las pruebas del tipo SABER y PISA, han acabado por ser un foco de presión para todo el sistema educativo, desde los colegios a los docentes de los centros. Y centrándonos en los resultados de estas pruebas, se han dado de lado otros factures del proceso educativo que se tenían que haber tenido más en cuenta para conseguir un sistema de calidad.

Es evidente que la calidad de la educación y los planes de desarrollo nacional y territorial se han basado en priorizar los resultados de este tipo pruebas, pero es necesario algo más que eso para completar una educación de nivel en el país.

¿Qué podemos hacer para mejorar en la calidad de la educación?

Para empezar no solo tenemos que basarnos en las pruebas SABER, PISA u otras de esta misma categoría. Además, es necesario que se discuta y acuerde entre los diferentes responsables, las posibles estrategias que necesitamos para llegar a fortalecer los procesos pedagógicos y los procesos de gestión educativa. También es necesario debatir sobre las metas que se deberían llegar a conseguir y el sistema necesario para evaluar todos los resultados.

También sería necesario establecer un número de profesores de las distintas facultades de educación que serán financiados para que realicen estudios en países extranjeros que tengan un sistema educativo de alto nivel. Consiguiendo formar a nuestros equipos docentes para que ellos mismos puedan formar a sus estudiantes y conseguir un nivel educativo superior que mejore poco a poco. Sin olvidar la mejora de las infraestructuras de la educación, consiguiendo dotar a las diferentes instituciones de lo necesario para formar a los estudiantes sin trabas y con toda la calidad de una buena educación. Además se puede contar con la asistencia de la educación por parte de particulares a través de plataformas como Superprof.

Pero todo esto no servirá de nada, si el gobierno no acepta su responsabilidad y empieza a entender que para alcanzar una educación de calidad es necesario dotarla de recursos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad