domingo 05 de julio de 2020 - 12:00 AM

¿Qué hay detrás de los asesinatos de excombatientes de las Farc?

Entre muchas frases irónicas que se escuchan a diario, hay una que toca drásticamente a los excombatientes de las Farc: ‘no murieron en la guerra, pero sí lo hicieron en la paz’.
Escuchar este artículo

Esta frase, además, lleva consigo una realidad ineludible: desde noviembre de 2016, cuando el presidente de Colombia de ese entonces, Juan Manuel Santos, firmó el acuerdo de paz con Timochenko, máximo líder de esa guerrilla, hasta hoy, en Norte de Santander han asesinado a 20 excombatientes.

“Ellos dejaron sus armas confiando en que todo sería mejor, pero no fue así”, aseguró un exmiembro de ese extinto grupo armado ilegal que hoy se encuentra en Cúcuta tratando de sobrellevar su vida a pesar de los inconvenientes que se le han presentado.

Esta racha de homicidios contra exintegrantes de las Farc arrancó el 3 de febrero de 2017, apenas tres meses después de la tan anhelada firma del acuerdo.

Lea también: Datos históricos del paramilitarismo

La primera víctima fue Wreiner Andrés Bayona Blanco, quien fue asesinado en la vereda Bertrania de Tibú. Las autoridades creen que el Epl, hoy conocido como Los Pelusos, estuvo detrás del crimen.

Emiro del Carmen Ropero Suárez, más conocido como Rubén Zamora, uno de los máximos líderes del extinto frente 33 de las Farc, afirmó que esa racha de asesinatos obedece a una política de criminalización de varios actores armados que hay en el departamento, especialmente en el Catatumbo.

“En todos los casos hay responsabilidad del Estado, bien sea por acción u omisión, pues no se han implementado las medidas de seguridad de las que se hablaron en el acuerdo. Ese grupo élite del que se dijo que iba a perseguir a la criminalidad, no se estructuró”, señaló.

Los homicidios de los excombatientes se han registrado en Tibú, Cúcuta, El Tarra, Convención, Sardinata, Ocaña y Teorama, municipios donde las Farc tuvieron un gran poder, pero que después de la dejación de armas fueron ocupados por el Eln y Los Pelusos.

La víctima más reciente fue Mario Téllez Restrepo, asesinado el pasado 14 de junio en la vía que de Campo Giles conduce al corregimiento Campo Dos, en Tibú.

Del hecho se conoció que el exguerrillero iba con un amigo en la camioneta, cuando cinco hombres que se movilizaban en motos los interceptaron y les dispararon. Telléz murió al instante, mientras que su acompañante resultó herido. Las autoridades no han podido obtener una hipótesis clara sobre este crimen.

¿Quién está matando a los exguerrilleros?

Para capturar a los responsables de estos asesinatos la Policía y la Fiscalía crearon un grupo élite que se encarga de estas investigaciones, además de las indagaciones por tentativas de homicidio y amenazas.

Aunque este equipo judicial ya ha dado algunos resultados, los excombatientes no están satisfechos con lo que han hecho, pues según varios de ellos, siguen estando en la mira de los grupos armados.

En el búnker de la Fiscalía, en Cúcuta, queda la oficina de una unidad especial que cuenta con un fiscal, enviado directamente desde Bogotá, un asistente y un investigador del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), y se encarga de analizar las pistas que van obteniendo seis policías adscritos a la Dijín.

“Este grupo solo se encarga de las investigaciones de asesinatos, tentativas de homicidio y amenazas de las que son víctimas los exintegrantes de las Farc. Cada vez que ocurre algo, todos se tienen que trasladar hasta el sitio donde haya ocurrido el hecho, para encargarse de todo. Ellos cuentan con apoyo aéreo y acompañamiento militar, sin ninguna restricción”, explicó una fuente judicial que por seguridad no revela su identidad.

Los ataques a familiares de los excombatientes también son asumidos por esta unidad especial de la Fiscalía.

Por eso, aunque Rubén Zamora indicó que se podría hablar de crímenes sistemáticos, las autoridades aseguraron que no es así, “pues no todos los casos se han dado en las mismas condiciones y el modo en que han ocurrido no son iguales; además, las investigaciones nos señalan que los autores hacen parte de diferentes organizaciones criminales, algunas de ellas con problemas entre sí”, sostuvo una fuente policial.

En esas pesquisas que vienen adelantando los investigadores, han encontrado que el Eln, Epl y la disidencia del frente 33 de las Farc serían los responsables de casi todos los homicidios.

“En las investigaciones se ha podido establecer que algunos excombatientes han sido asesinados por viejas deudas que tenían cuando estaban en la guerrilla o porque se rehúsan a unirse a algún grupo armado ilegal; también, porque los señalan de informantes o porque han seguido delinquiendo. También hay unos casos en los que verdaderamente las víctimas estaban juiciosas y por un simple rumor que alguien les sacó, las mataron”, contó una fuente judicial.

Sobre algunos de estos casos las autoridades han logrado establecer quiénes son los responsables y han obtenido las órdenes de captura en su contra; sin embargo, y lastimosamente, esos asesinos hoy se esconden en las montañas del Catatumbo o en territorio venezolano, lo que dificulta sus capturas.

Este panorama ha llevado a que la Comisión de la Verdad redacte un informe en el que se muestra esa evolución de la violencia contra los exintegrantes de las Farc, y que hoy ya se ha cobrado la vida de 215 personas en toda Colombia. Lo recopilado ayudaría a crear medidas diferenciadas que contengan el desangre.

Lea también: Un muerto y tres heridos resultaron tras protesta cocalera en el Putumayo

El informe señala, además, que en el Cauca, Nariño, Antioquia, Caquetá, Norte de Santander y Putumayo, es donde se concentra el 74% de los homicidios de todos los excombatientes.

Inconvenientes en las pesquisas

Las autoridades también han argumentado que para adelantar las investigaciones han tenido algunos inconvenientes que poco a poco esperan ir superando. “Uno de los principales problemas para las indagaciones, es que la gran mayoría de los asesinatos han sido cometidos en zona rural de los municipios del Catatumbo, lo que dificulta la llegada de las unidades, aunque esto no quiere decir que no se haga el trabajo bien”, manifestó el general Ramiro Castrillón Lara, comandante de la Región 5 de la Policía.

Quizás por esto es que la mayoría de los cuerpos de los excombatientes han sido recogidos por personal de funerarias y llevados a los cascos urbanos donde los peritos forenses hacen la inspección técnica a los cadáveres.

Sin embargo, “una vez le avisan al grupo de la Fiscalía sobre algún homicidio de un excombatiente, todas las unidades se reúnen y tratan de llegar en el menor tiempo posible, sin importar que ya no esté el cuerpo. La idea es hacer entrevistas, recolectar pruebas y demás diligencias; se busca tener todas las fichas posibles para establecer qué sucedió y quién cometió el hecho”, explicó la fuente judicial.

Agregó: “el cuerpo élite tiene a su disposición transporte y apoyo, por eso ellos junto con el fiscal llegan a los sitios donde se han registrado los asesinatos y hacen una reconstrucción, lo que ha ayudado mucho a las investigaciones. Aunque tenemos casos donde no se ha podido ir por problemas de orden público”.

Las autoridades también han encontrado un tropiezo cuando intentan obtener información por parte de compañeros o familiares de las víctimas. “Cuando se hacen las entrevistas, siempre dicen que llevan años de no ver a los excombatientes o que no sabían qué estaban haciendo; siempre sacan excusas para no hablar y así también es muy difícil investigar”, indicó la fuente judicial.

Pese a todo lo que dijeron las autoridades, Rubén Zamora consideró que los crímenes de sus excompañeros de las Farc se han dado porque durante 53 años esta guerrilla combatió al Estado y ahora que firmaron un acuerdo de paz, hay muchas personas que no les perdonan lo que hicieron y por eso nos los quieren ver haciendo política.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad