lunes 21 de agosto de 2023 - 11:35 AM

¿Qué pasará con Santos?: Las siete pistas de líos en financiación de campaña presidencial

Las campañas presidenciales de Juan Manuel Santos, la de 2010 y la de 2014, están salpicadas no solo por el entramado de Odebrecht –Fiscalía dice que recibió $3.540 millones– si no por otros indicios.
Compartir

Hace diez días, desde cuando se conoció la existencia de un acuerdo entre el Grupo Aval y las autoridades de Estados Unidos, se produjo un temblor en el país político que aún hoy no ha dejado de tener réplicas.

Ese acuerdo, con el departamento de Justicia de Estados Unidos y con la Comisión de Valores de ese país (SEC) volvió a destapar la caja de Pandora de la financiación irregular de campañas presidenciales por parte de la constructora Odebrecht. El presidente Gustavo Petro no ha dejado un solo día de atizar el fuego, en parte porque le gusta denunciar a los corruptos, en parte porque el ruido le sirve para desviar la atención de sus propios escándalos.

Todo ha servido para que se reabra uno de los capítulos de investigación más intrigantes de la historia del país (el de la supuesta financiación ilegal de la campaña a la reelección de Juan Manuel Santos), que por ahora no se ha terminado de escribir. Lo importante de lo ocurrido en los últimos días no es tanto las nuevas revelaciones sino que se vuelven a dar las condiciones para darle impulso a la investigación.

Hace dos años, el 4 de agosto de 2021, la Comisión de Acusaciones había cerrado su investigación contra Juan Manuel Santos, por falta de pruebas, y lo propio había hecho el Consejo Nacional Electoral. Curiosamente, el mismo día las dos. Solo quedaba abierta la de la Fiscalía, pero dormía el sueño de los justos. Porque muchas de las pruebas las tiene a la mano la Fiscalía desde diciembre de 2016, cuando Estados Unidos develó el entramado de Odebrecht, sino que, como lo recuerda El Espectador, “en 2019 el fiscal ad hoc que designó la Corte Suprema dejó lista la imputación que hasta ahora anunció Francisco Barbosa”.

La Fiscalía confirmó el jueves pasado que está probado que Odebrecht aportó 3.540 millones de pesos para elegir a Santos. La revista Semana publicó detalles de la investigación que la Fiscalía de Colombia está adelantando y lo más revelador de lo que se ha conocido es que la que se refieren en el acuerdo como “colombian officcer 3” (funcionario colombiano 3) sería Juan Manuel Santos.

1. ¿Santos es el “Funcionario colombiano 3”?

Aunque el gerente de la campaña de Juan Manuel Santos, Roberto Prieto, hizo hasta lo imposible por sacar en limpio al hoy expresidente cuando se destapó el escándalo de los dineros sucios en campaña por parte de Odebrecht, lo cierto es que cada vez parecieran existir más evidencias que vincularían directamente al exmandatario con el caso.

La revista Semana asegura que en el acuerdo entre las autoridades de Estados Unidos y el Grupo Aval hay una persona que identifican como “funcionario colombiano 3” y que, según la revista, sería Santos. En el documento, de acuerdo con la misma publicación, se dice que: “Aproximadamente en mayo de 2014, el ejecutivo de Corficolombiana (José Elías Melo) solicitó que el ejecutivo de Odebrecht 2 (Eleuberto Martorelli) asistiera a reunión con el funcionario colombiano 3 (...)”. Que en la reunión, “Martorelli acordó con el “funcionario colombiano 3″ el pago de sobornos para su beneficio”. Y que, dice la revista, según el acuerdo, “entre 2014 y 2015 Odebrecht realizó un pago de 3,4 millones de dólares al ‘funcionario colombiano 3’”.

Sin embargo, Juan Manuel Santos dijo a través de su cuenta de X que se encargará “de demostrar que es una calumnia temeraria, infame y contraevidente”. Y José Elías Melo, el expresidente de Corficolombiana, en entrevista con Cambio, negó rotundamente cualquier vínculo con Martorelli o con el misterioso colombian official 3. Lo curioso es que Melo señala a Santos entre las posibles identidades que estarían detrás de ese personaje.

Atando cabos, a la campaña de reelección del expresidente Juan Manuel Santos, para el periodo 2014-2018, sería a la que más plata le inyectaron: no solo Odebrecht, por varias vías, si no otras empresas también.

2. Un millón de dólares vía Bula

En el caso de Odebrecht, por un lado, la Fiscalía reveló que desde una cuenta en Brasil se le hizo un giro de 1 millón de dólares al ex senador Otto Bula, quien habría servido como una especie de intermediario en la victoriosa campaña para reelegir a Santos. En sus declaraciones, Bula aceptó que ese dinero se lo mandó directamente a Prieto para que lo inyectara a la campaña. Aunque Prieto quiso negarlo todo, la Fiscalía consiguió suficientes testimonios para ratificarlo.

3. Otro millón de dólares vía Paddington

Eleuberto Martorelli, quien fue presidente de Odebrecht en Colombia cuando el escándalo explotó, aseguró ante Fiscalía y ante Procuraduría que un millón de dólares entró a la campaña de Santos bajo el concepto de lo que se conoció como la encuesta de Paddington, que pretendía medir a las ciudades en cuanto a percepción política.

4. $3.850 millones vía Esteban Moreno

$!¿Qué pasará con Santos?: Las siete pistas de líos en financiación de campaña presidencial

Un tercer capítulo de entrega de dineros para la reelección se habría dado a través de Esteban Moreno Pérez, un hombre cercano al ex senador liberal Simón Gaviria, y Andrés Sanmiguel, dueño de la empresa Gistic. Ambos resultaron enredados en un giro de $3.850 millones aportados por Odebrecht al cual ellos le habrían puesto la fachada de un contrato. Esa plata también habría llegado a la reelección de Santos. Luego de que el expresidente Álvaro Uribe y Andrés Pastrana denunciaran ese entramado en 2017, la Fiscalía le empezó a seguir la pista a esas dos fichas y logró revelar conversaciones en las que Moreno y Sanmiguel hablaban de la plata para la reelección de Santos y el riesgo de que se destapara la olla porque “marica, le digo una cosa: tumba al presidente, tumba al fiscal, se cae la candidatura de Vargas, el establecimiento del país... si con tanta plata se violaron los topes, declaran nula la elección de presidente”, se escucha a Moreno en conversación con el dueño de Gistic.

Desde octubre de 2021 les imputaron delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de activos y en este momento están preparando el juicio en libertad. Un socio de ellos, David Portilla, obtuvo un principio de oportunidad de la Fiscalía, y admitió que ese dinero era de un contrato ficticio, lo cual validaría la tesis de que fue plata de Odebrecht para la campaña, sin embargo a última hora se dañó el acuerdo con la Fiscalía.

5. No fue solo Odebrecht: fueron más empresas

Cuando Armando Benedetti fue senador, en 2017, prendió el ventilador y se despachó en medios de comunicación contra la campaña de Santos e hizo énfasis en la de 2014, cuando tenían la urgencia de captar recursos para la reelección, pues la primera vuelta la habían perdido con Óscar Iván Zuluaga. Benedetti señaló en su momento que en el apartamento de Santos, habían desfilado empresarios durante tres días y se habría recolectado una millonada (¿milmillonada?) entre varias firmas. Según el entonces senador, la suma total del aporte de cada empresa fue de 4.000 millones de pesos.

$!¿Qué pasará con Santos?: Las siete pistas de líos en financiación de campaña presidencial

6. Otra puso $650 millones

El desespero para conseguir plata para la campaña a la reelección fue revelado por un juez que señaló a Prieto de pedirle ayuda al contratista Eduardo Zambrano para “tapar huecos financieros” en la campaña de reelección. Por eso, acudieron a otras multinacionales como la concesionaria Yuma en sociedad con la empresa Impregilo, que entregó 650 millones de pesos a través de Megaland SAS, una empresa bajo representación legal del primo hermano del mejor amigo de Prieto, Andrés Giraldo. Por otro lado, la Fiscalía también pudo destapar que para el primer periodo del expresidente Santos habrían entrado 250 millones de pesos por parte de Interbolsa.

7. En la de 2010, Prieto se inmoló

Como si de un acto de heroísmo se tratara, Roberto Prieto, exgerente de campaña de Santos, casi que se inmoló cuando el escándalo de Odebrecht estalló y prometía poner a todos los salpicados bajo el reflector. Por eso, en cuanto a la supuesta financiación a la campaña de 2010, Prieto confesó que había recibido un pago de 450.000 dólares por parte de la multinacional brasileña para afiches. Y para llegar a ese hilo de movimientos financieros, la Fiscalía reveló unas interceptaciones entre Prieto, el empresario Eduardo Zambrano, también enredado con Odebrecht, en las que quedaba claro que el mismo Prieto buscó ayuda de la multinacional para esos afiches.

Le puede interesar: Álvaro Uribe habló lo que sabe de Odebrecht y de Juan Manuel Santos, ¿qué dijo?

Además, los directivos de la empresa que también quedaron untados por el escándalo de corrupción, posteriormente confirmaron esa información. Posteriormente, Zambrano reveló que el primer encuentro entre la campaña Santos y Odebrecht fue en febrero de 2010 e incluso aseguró que Santos estuvo en esa importante reunión junto a Luiz Bueno, uno de los directivos de la multinacional. Pero Prieto fue el que cerró el trato con monto de dinero incluido. Prieto terminó condenado pero con la ilusión de “salvar al Presidente” como se le escuchó en otras interceptaciones.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad