viernes 22 de marzo de 2019 - 12:00 AM

¿Qué queda del país indígena?

Desde hace 13 días las comunidades indígenas del país están en el ‘ojo del huracán’, producto la minga que se registra en Cauca. Sin embargo, las condiciones de vulnerabilidad y falta de garantías del Estado las tienen en peligro de extinción.

Desnutrición, desplazamiento forzado, asesinato de líderes, falta de acceso a la educación y la salud, muerte de niños, violación de sus derechos y falta de garantías de protección, son solo algunas de las condiciones que tienen a los pueblos indígenas del país en riesgo de desaparecer.

Si bien la situación de todas las comunidades no es la misma, la mayoría de ellas reclama mayor acompañamiento por parte del Estado, pues cada vez son más las que se ven obligadas a dejar de lado sus culturas para sobrevivir en medio de las grandes ciudades o morir de hambre en sus territorios.

Y es que a pesar de que su existencia en Colombia data de miles de años, el país, según explican los expertos, se ha hecho el de la ‘vista gorda’ frente a sus necesidades, mientras que con el paso de los años los despoja de lo poco que tienen.

Siendo así, manifestaciones como las que se registran en Cauca serían el reflejo de la grave crisis que enfrentan los 102 pueblos indígenas que ocupan el territorio nacional. Y mientras la situación empeora, poco a poco se diluyen los rastros de esa Colombia indígena llena de historia.

Lea también: Objeción a las objeciones

Guardianes de la humanidad

El conocimiento ancestral es tal vez una de las mayores riquezas que poseen los indígenas del país, por lo que su desaparición representaría la pérdida de la evolución de cientos de culturas.

“Las comunidades indígenas tienen una trascendencia muy importante en el mundo, porque son grupos de personas que tienen una forma de vida ancestral mucho más antigua que nuestra cultura. Tienen un conocimiento mucho más amplio de lo que ha pasado en miles de años. Lo que sucede es que todo ese conocimiento no está escrito y por eso no es valorado como se debe, es algo que vemos en las farmacéuticas que van hasta sus territorios a aprender de sus medicinas. Les roban sus ideas, su conocimiento y no de les dan el crédito”, explicó la antropóloga Mónica Giedelmann.

Además, según la experta, las comunidades indígenas son los principales guardianes de los ecosistemas, hecho que ahora les representa un punto de peligro, pues sus territorios, ricos en recursos, son punto de disputa de grupos armados, multinacionales y el mismo Estado.

“Ellos saben lo que es vivir de forma sustentable con el entorno, son los guardianes de los ecosistemas, del agua, de los recursos. Pero como ahora a nosotros se nos están acabando los nuestros, los obligan a abandonar esos territorios. Saben que esas comunidades habitan en sitios ambientalmente muy ricos”, agregó Giedelmann.

Para la antropóloga, los pueblos indígenas de Colombia viven en un momento histórico álgido, por lo que protegerlos debería ser una de las prioridades, no solo del Gobierno Nacional, sino de todos los ciudadanos.

“Esto es un genocidio porque se está acabando con un grupo cuya identidad está muy arraigada, hay comunidades que han pasado de miles a cientos. Cuando desaparezca el último indígena, se va a perder la posibilidad de ver la vida de una manera diferente. Será una pérdida para la humanidad entera”.

Un pueblo que muere

El pueblo wayú es uno de los que más sufre por la falta de acompañamiento del Estado y la indiferencia de muchos sectores del país, según lo denuncian.

“Hay situaciones de indígenas que comen una sola vez al día, no tienen alimento, agua, medicamentos o cómo vivir. Las condiciones son de pobreza extrema, tienen que recurrir a la mendicidad, los niños se mueren de hambre y a muchos los engañan para sacarlos de sus tierras”, contó Sadán Castañeda, abogado de la comunidad wayú y miembro de la Fundación Ancla de Esperanza de la Guajira.

Por ello, el hombre le hizo un llamado al Gobierno.

Le puede interesar: ¿Problemas de memoria?

“No avanzamos porque no nos dan las garantías para acceder a educación o respetar nuestra integridad cultural. Nos obligan a salir a las ciudades donde no hay oportunidad para nosotros. Nuestro llamado al Gobierno es para que nos garantice una atención integral, nos tienen abandonados”.

¡La lucha de los indígenas!

La Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, única entidad que reúne a todos los pueblos ancestrales del país, retrata la cruda realidad que afrontan estas comunidades y la lucha que llevan para no ser eliminados de la historia.

“De las cosas que más preocupan en este momento son los asesinatos y amenazas de los líderes, reclutamiento de menores, desplazamiento, enfrentamientos entre grupos armados que dejan a las comunidades en el medio. Hay muy poca ayuda desde el Gobierno, muchas veces hablan de acuerdos que hicieron pero que se quedan solo en el papel y no se cumplen”, explicó Dayana Domicó, coordinadora Nacional de jóvenes indígenas de la ONIC.

Según Domicó, debido a los incumplimientos por parte del Estado, es que los indígenas salen a las vías nacionales a manifestar.

Sus derechos

Para la antropóloga Miryam Jiménez, de la Universidad Nacional, el problema no es por la falta de leyes que protejan a las comunidades indígenas, sino la manera en la que se aplican en el país.

Le puede interesar: Delegación del Gobierno ya dialoga con los indígenas del Cauca

“Los indígenas son sujetos especiales de protección y con la Constitución de 1991 consiguieron ciertos derechos a la tierra, educación, participación política y uso de sus lenguas, pero su implementación se hace de manera muy lenta y diferencial”, dijo.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad