jueves 07 de noviembre de 2019 - 8:55 AM

¿Qué significaría para Colombia cambiar el orden de los apellidos?

Hasta 2022 tiene plazo el Congreso para adaptar las leyes colombianas a la decisión que tomó el lunes la Corte Constitucional, de permitir que los padres elijan el orden de los apellidos de sus hijos al nacer.
Escuchar este artículo

Solo hasta ese momento tendrá efecto la resolución del tribunal y los progenitores, al hacer el trámite de registro civil de su bebé, podrán determinar de común acuerdo o en su defecto por sorteo que realice la autoridad competente, si el apellido de la madre va primero.

Así lo explicó la magistrada Gloria Stella Ortiz, presidenta de la Corte, quien añadió que los magistrados “encontraron que la imposición del apellido del padre en primer lugar, respecto del apellido de la madre en segundo lugar, por la única razón de ser el hombre, constituye un acto de discriminación contra las mujeres”.

En consideración del trabajador social, historiador y experto en estudios de género de la Universidad de Antioquia, Guillermo Correa, la decisión de la Corte tiene un valor simbólico importante porque “parte de las asimetrías en relación al género, lo que históricamente ha sido la relación del patriarcado con las mujeres y toda esta subordinación, ha estado también soportada en toda una lógica simbólica, en unas formas de rituales, de nominación, de aparición o de ausencia. Por eso, aunque en principio parezca una sentencia menor, la de la Corte es una alteración del orden y restituye esa asimetría histórica”.

Lea también: Minjusticia presenta medidas para mejorar la situación carcelaria.

Para el experto, el fallo también adquiere valor por la reivindicación que permite a las madres cabeza de hogar y sus hijos, pues “hasta hace muy pocos años el apellido materno era una señal de desprestigio y de deshonra, es decir, cuando la persona tenía solamente el apellido materno, inmediatamente era un hijo ilegítimo, bastardo, o entraba en esas ciudadanías sospechosas. Pero hacerlo hoy dentro de la discusión de género implica equilibrar simbólicamente esas asimetrías”.

Pero además, asegura Correa, la Corte también está trastocando el concepto de estatus que culturalmente se ha relacionado con los apellidos. “Nosotros todavía somos una sociedad muy clasista, aunque aprendimos a disimular muy bien los prejuicios de clase social. Por lo menos en Medellín los apellidos parecen no importar en determinado nivel social, pero las élites en el país siguen moviéndose por linajes y familias”.

En caso de que a junio de 2022 el Congreso no legisle sobre el tema, la decisión de la Corte será suficiente para soportar la decisión que tomen los padres.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad