sábado 10 de abril de 2021 - 10:39 AM

“Responderé en público de manera seria y respetuosa": Sergio Fajardo

El pasado 31 de marzo la Fiscalía General de la Nación emitió un comunicado indicando que imputaría cargos al exgobernador de Antioquia y actual candidato presidencial Sergio Fajardo “por presuntas irregularidades en la celebración de un contrato de sustitución de deuda”. (Lea: Fiscalía imputará cargos a Sergio Fajardo, exgobernador de Antioquia)
Escuchar este artículo

Según el ente de control, Fajardo suscribió un contrato de empréstito que implicó el desembolso de 77 millones de dólares, pero alertó que en ese entonces no se habría realizado un estudio sobre la necesidad de celebrar un contrato en moneda extranjera. “Tampoco existió una proyección que advirtiera sobre la volatilidad del dólar ni se blindó la contratación con un seguro de riesgo cambiario”, dijo la Fiscalía, que anotó que al momento del desembolso, el dólar costaba $1.926, pero que en 2015 su valor superaba los $3.140, provocando un presunto detrimento fiscal.

“Esta situación se vio reflejada en el aumento de la deuda general del departamento de Antioquia que, en su momento pasó de $600 mil millones a cerca de $1.2 billones”, puntualizó la Fiscalía.

Por este motivo, a Fajardo se le imputarían los delitos de peculado por apropiación en favor de terceros agravado y de contrato sin cumplimiento de requisitos legales.

Sin embargo en diálogo con El Universal, el candidato presidencial se defendió de las acusaciones y afirmó sentirse tranquilo por su actuar en la Gobernación de Antioquia. También habló sobre la investigación que adelanta la Contraloría sobre presuntos errores de planeación y ejecución en el proyecto de Hidroituango y cómo prepara su campaña a la presidencia.

¿Qué piensa de la investigación de la Fiscalía en su contra?

SJ: Cuando llegué a la Gobernación de Antioquia en enero de 2012 el departamento tenía una deuda interna en pesos y dos en dólares por un par de créditos: una con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para infraestructura y otra con el Banco Mundial para un proyecto educativo. De esos dos préstamos, ninguno tenía cobertura respecto a la variación eventual del dólar. Cuando llegamos hicimos lo que correspondía, que era revisar la deuda y buscar un mecanismo para mejorar sus condiciones y tener recursos que nos permitieran avanzar en nuestro Plan de Desarrollo.

En ese proceso, trabajando con Findeter, entidad del estado colombiano que tiene entre sus funciones apoyar a los municipios y departamentos para que tengan mejores condiciones financieras y recursos para invertir, llegamos a que nos iban a dar un crédito que cambiaba una deuda en pesos a dólares. Para hacer eso, las personas de Findeter y del Ministerio de Hacienda tienen que hacer todos los estudios y riesgos para conceder el crédito.

Nuestro equipo de la Gobernación con el comité de financiamiento de la Secretaría de Hacienda siguiendo los parámetros del Ministerio, el marco financiero de mediano plazo, las proyecciones de planeación nacional y las proyecciones del sector financiero también llegó a la conclusión de que este era un buen préstamo para el departamento y una gran ayuda.

El crédito que teníamos antes tenía una tasa de interés del 6,6% y estaba a un plazo de cinco años, cuando renegociamos, el crédito pasó a tener una tasa de interés del 5,3% a diez años con tres años de gracia.

Si hubiéramos tomado una cobertura cambiaria la tasa de interés hubiese sido del 10,56%. Hicimos todos los estudios y tomamos el crédito con Findeter con todo lo que teníamos a la mano como información para tomar esa decisión. Eso fue lo que hicimos y sobre eso está la discusión que está planteando la Fiscalía. Yo voy a responder con toda claridad y tranquilidad para explicar nuestra actuación en el marco de lo que nos correspondía.

¿Cómo enfrenta la investigación de la Contraloría sobre el proyecto de Hidroituango?

SJ: En lo de Hidroituango desde diciembre del 2020 estamos esperando para presentar descargos, tengo toda la información preparada, la forma como actuamos, cómo trabajamos y responderemos a todo.

La responsabilidad que tengo con la sociedad colombiana es la de ser respetuoso y transparente. He tenido muchas investigaciones porque esa es la forma de sacarlo a uno del país, pero sigo esperando la oportunidad para responder, con la tranquilidad de haber actuado correctamente y de que he trabajado bien.

Todo esto me ratifica la necesidad de trabajar en la transformación de Colombia. Tenemos que dirigir el país de una manera diferente y recuperar la confianza en las instituciones, especialmente en las de la justicia, que unas pocas personas les han hecho un daño muy grande.

¿Cómo cree que le afecta esto su candidatura a la presidencia?

SJ: Creo que esto le da más fuerza a mi candidatura en el sentido de que toda esta situación me obliga como persona pública a responder y a dar ejemplo, cuando digo esto lo digo porque nosotros estamos avanzando en la construcción de una propuesta política en la coalición que hemos denominado “de la esperanza”, por fuera del miedo y la rabia, y nuestra aspiración es liderar el cambio en nuestro país.

En este país hay un malestar muy profundo con la desigualdad, que tiene unas raíces muy grandes que se han mostrado aun más con la pandemia. Y lo otro es el malestar de la ciudadanía con respecto a la corrupción asociada a la pérdida de confianza en las instituciones.

Yo tengo que demostrar que siendo funcionario respondo con seriedad y tengo que mostrar respeto a las instituciones. Lo único que pido es transparencia, que me den las garantías para tener un proceso justo en un tiempo razonable.

Responderé en público de manera seria y respetuosa, con la convicción de que actué bien, ese es mi trabajo y un aporte para Colombia.

¿Cómo se siente en esta campaña a la presidencia?

SJ: Vamos avanzando en la construcción de la coalición, el 22 de abril vamos a tener una primera presentación, le hemos dedicado mucho esfuerzo. Somos personas de diferentes corrientes y en momentos hemos sido contradictores en el mundo de la política, pero siento que vamos a representar un cambio en nuestro país por fuera de la rabia y del miedo, por eso tenemos este nombre tan bonito que es la Coalición de la Esperanza.

Yo me siento bien, estamos trabajando y organizándonos cada día con más ganas, reafirmando el valor de nuestros principios e ideales, de la dignidad y de la seriedad.

Es lo que tenemos que hacer en la sociedad colombiana, estoy contento y vamos bien, aún falta mucho tiempo para las elecciones y este es el camino.

¿Por qué sumarse a la Coalición de la Esperanza?

SJ: Eso lo vamos a responder formalmente el 22 de abril cuando mostremos los principios que tenemos y las bases programáticas que compartimos, pero la Coalición de la Esperanza significa cambio, Colombia debe cambiar muchas cosas: las desigualdades, las injusticias, la pobreza, y nosotros desde el Estado debemos responder a eso, contamos con experiencia y conocimiento para mostrar cómo se va a dar esa transformación.

Hay que cambiar la forma en la que se conduce el Estado, luchar contra la corrupción y recuperar la confianza en las instituciones y eso requiere una política distinta y personas diferentes. Una sociedad que no confía en quien conduce el Estado es una sociedad en malas condiciones y Colombia está en una mala condición en ese sentido, pero vamos a cambiar y a llevarla por un rumbo diferente.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad