lunes 25 de mayo de 2020 - 12:00 AM

“Da mucho temor estar en esa lista”: Óscar Parra, director de Rutas del Conflicto

Desde diversos sectores se conocieron voces de rechazo a raíz de los “perfilamientos” realizados por el Ejército. Hasta el momento, el Gobierno Nacional ha retirado al menos 12 militares y la justicia también empezó las investigaciones.
Escuchar este artículo

La investigación “Las Carpetas Secretas” fue publicada por la Revista Semana en la edición del 3 al 10 de mayo y muestra el seguimiento informático del Ejército a 130 periodistas nacionales e internacionales, líderes sociales y figuras políticas.

Por medio de herramientas informáticas, realizaron búsquedas y recolectaron toda la información posible de sus objetivos para elaborar informes de inteligencia militar. Teléfonos, direcciones de residencia y trabajo, correos electrónicos, amigos, familiares, hijos, contactos, infracciones de tráfico y hasta lugares de votación forman parte de estos perfiles.

Lea también: Anuncian investigaciones por “chuzadas”

Muchos nombres se dieron a conocer de periodistas y medios de comunicación que estaban en la mira del Ejército, entre ellos el del portal digital Rutas del Conflicto, que cubre temas relacionados con el conflicto armado y está bajo la dirección de Óscar Javier Parra Castellanos, quien además es ingeniero de Sistemas de la Universidad Nacional.

En diálogo con Vanguardia el director Parra Castellanos cuenta cómo ha sido el trabajo que realiza desde su portal digital de noticias, los temas a los que se ha dedicado con el apoyo de la Universidad del Rosario y cómo se siente ahora que hace parte de esta lista de esta institución armada del Estado.

Además, manifiesta que cree que hay claros indicios que muestran que estos ‘perfilamientos’ digitales ocurrieron a partir de una investigación que ese desarrolló en el primer semestre de 2019 junto a la Liga Contra el Silencio, una iniciativa creada por la Fundación para la Libertad de Prensa, Flip, para enfrentar la censura, y que fue publicada bajo el título “Petroleras y mineras financian a la fuerza pública y a la Fiscalía”, el 24 de julio de 2019.

Preguntas y respuestas

Vanguardia: ¿Qué es Rutas del Conflicto?

Óscar Javier Parra Castellanos: “Rutas del Conflicto es un proyecto que nació hace ya siete años (entonces trabajaba con Verdad Abierta) y de tanto escuchar las audiencias de Justicia y Paz de los paramilitares, y de hacer periodismo convencional, que era básicamente hacer notas sobre las confesiones, se me ocurrió una idea. Ya en otros proyectos había utilizado bases de datos (soy ingeniero de sistemas), entonces se me ocurrió hacer un prototipo para tratar de meter en una sola base de datos información de muchos hechos similares, en este caso masacres, que era lo que más se escuchaba. Con plata de mi bolsillo armé un software con información de cien masacres. Esa información está en Verdad Abierta y en otros portales de Internet. Conté con el apoyo de la directora en su momento de Verdad Abierta, se buscó financiación y el proyecto salió al público en marzo de 2014. Se publicaron 750 registros de masacres con herramientas para ubicarlas. Luego el proyecto se volvió independiente, me asocié con varios estudiantes y se volvió un experimento de narrativas en la web.

V.: ¿Los sorprendió el informe de la Revista Semana o ya tenían sospechas de que estaban siendo chuzados?

O.J.P.C.: “A raíz de la publicación que se hizo con la Liga contra el Silencio, donde mostrábamos cómo las empresas mineras y petroleras le daban dinero al Ejército a la Fiscalía y la Policía (eso la ley lo permite) nos parecía importante hacer público los convenios y en que se gastaba la plata. Nosotros le preguntamos a la fuerza publica por esos convenios y ahí empezamos a tener varios problemas porque ellos decían que era reservada. Entonces, haciendo uso de nuestros derechos como ciudadanos y periodistas pasamos la tutela y ellos pasaron una información parcial. El resto dijeron que era reservada. Sin embargo, en una ocasión fueron unos militares a la oficina a entregar respuestas y fue algo que nos pareció raro porque siempre habían respondido por correo electrónico o certificado. Llegaron dos militares y luego duraron frente al edificio un largo rato. Todo esto nos ponía a reflexionar y cuando salió el primer informe de Semana, ahí empecé a tener sospechas, yo consulté y me dijeron que aparecía, pero no tenemos claro qué es lo que había”.

V.: Han observado situaciones extrañas en el último año, que pudieran indicar que estaban siendo espiados?

O.J.P.C.: “Después de la primera publicación de Semana comenzamos a atar cabos de varias cosas y nos empezamos a llenar de dudas de varias situaciones, de cosas que no sabemos si tienen que ver o no. Una de ellas es de una compañera, de un carro parqueado frente a su casa uno o dos días. También problemas con los celulares y un montón de cosas que no sabemos si era paranoia o qué. Por eso nos parece importante que se haga pública la información para saber hasta dónde llegaron y saber si las cosas son verdaderas”.

V.: ¿Los han censurado o presionado por otros trabajos que han publicado?

O.J.P.C.: “Cada vez que trabajamos en un tema como de la fuerza publica o empresas, y su rol es dentro del conflicto armado, es donde tenemos problemas. Hace tres años publicamos un texto contando el lío financiero de Pacific Rubiales y su relación de algunas tierras que piden varias víctimas del conflicto, y recibimos llamadas de exdirectivos de la empresa presionándonos por la información y se siente como intimidación judicial. También pasó lo mismo con otra investigación que hicimos con una empresa palmera y hubo una presión fuerte del empresario. Entonces cada vez que investigamos un tema que tenga que ver con una empresa y ahora con lo del Ejército en realidad lo pone a uno un poco nervioso”.

V.: ¿Se siente seguro, confía en el Estado?

O.J.P.C.: “El año pasado iniciamos un protocolo de protección para periodistas y lo que hemos hecho es tratar de seguirlo, pero es difícil porque nos ha tocado quitar un montón de cosas de redes sociales y proteger información de los correos. Lo que no sabemos es hasta donde llegaron los seguimientos en otras vías y pues eso genera muchísimo miedo, especialmente en las familias. Hay mucho periodista joven y eso me ha generado problemas familiares duros. Y no les niego, digamos a la hora de escribir y lo que está pasando dentro de la fuerza pública, genera temor hablarlo porque no sabe hasta dónde llegaron. La verdad sí da temor, se supone que el gobierno ha dicho que hará investigaciones y separó algunos militares y se han tomado acciones, pero el hecho es que no sabemos lo que hay en esas carpetas, en donde inclusive tenían teléfonos y direcciones y donde supuestamente nos relacionaban con líderes de izquierda.

Hay temor porque no sabemos porque hacen esas relaciones y pues no sé si les quede en la cabeza a algunos de los oficiales dentro del Ejército que estaban haciendo inteligencia y crean que en realidad uno sí es un enemigo para el Estado y eso genera mucho miedo, más con los antecedentes que ha tenido el país de violación de derechos humanos por parte de agentes del Estado.

V.: ¿Qué otras investigaciones han publicado sobre el conflicto armado y que señalan directamente a miembros del Ejército?

O.J.P.C.: “Hicimos un ejercicio con líderes en El Catatumbo en el que ellos exponían los peligros en lo que se ven enfrentados y hay varios hechos en loS que se relacionan miembros de la fuerza pública. Y pues obviamente en el ejercicio de rigor que siempre hacemos les consultamos y vamos publicando las respuestas. Y hay varias investigaciones en donde la fuerza pública no es directamente la protagonista, pero hay información relacionada sobre, por ejemplo, participación de actores del Estado sobre responsabilidad en masacres y desapariciones forzadas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad