viernes 01 de octubre de 2021 - 9:53 AM

Sacerdote ebrio estuvo involucrado en aparatoso accidente

La rutina de una familia que se gana el sustento diario vendiendo frutas en el mercado del sector Kennedy, de la ciudadela Juan Atalaya de Cúcuta, estuvo a punto de ser marcada por una tragedia, por cuenta de un accidente. El hecho se registró a las 5:15 de la mañana del miércoles.

Los vecinos y testigos del hecho, califican como un milagro, que Socorro Báez, de 55 años, solo haya tenido una fractura en su brazo izquierdo y algunas lesiones, tras ser atropellada por una camioneta blanca, conducida por el sacerdote Jesús Osma Aldana, párroco de la iglesia San Pío X, de esta localidad.

Lea también: Investigan si hay colombianos entre las víctimas del motín en Ecuador

En algunos videos quedó grabado el momento en el que la camioneta se acercó de manera repentina y golpeó fuertemente la camioneta de propiedad del esposo de la mujer, que estaba estacionada en el lugar y posteriormente la arrolló a ella, expulsándola algunos metros, mientras el vehículo blanco, de alta gama, se volcó.

“Nosotros acabábamos de llegar de la Central de Abastos, como todos los días y ya íbamos a abrir la venta de frutas. Mi señora se bajó del carro y estaba sacando algunas bolsas cuando esa camioneta se le vino de frente”, recordó Hernando Ortega, la pareja de la víctima.

Vea también: Inicia busqueda de desaparecido en cementerio de Curumaní, Cesar

Báez se sentó rápidamente en la carretera con evidentes gestos de dolor, mientras su esposo y demás vecinos del lugar llegaron a auxiliarla, tras oír el estruendo del choque y de inmediato llamaron una ambulancia para que la trasladara a una clínica, donde hasta el cierre de esta edición se recuperaba de las lesiones.

El sacerdote

Poco a poco, los vecinos y curiosos que llegaron al lugar del accidente, se percataron de que el conductor de la camioneta que provocó el hecho, fue el sacerdote Jesús Osma Aldana.

Al lugar también llegaron los uniformados de la Seccional de Tránsito y Transporte de la Policía Metropolitana de Cúcuta, para encargarse de la inspección y las pesquisas del hecho.

La Opinión
La Opinión

Según se conoció, los uniformados le practicaron la prueba de alcoholemia al religioso, que arrojó grado 2 de alcohol.

El cura fue sancionado con un comparendo, le suspendieron la licencia de conducción y además, le inmovilizaron el vehículo de servicio particular.

Puede ver: Hoy empieza aplicación de tercera dosis a mayores de 70 años

José Libardo Garcés, administrador apostólico de la Diócesis de Cúcuta, lamentó y rechazó el hecho, y señaló que el accidente está rodeado de “situaciones que no son regulares”.

Asimismo, expresó su solidaridad y disculpas con la familia víctima del accidente y la mujer que se recupera de las heridas en una clínica, así como con los fieles católicos que se sientan afectados por esta situación.

El religioso dijo que se evaluará la actuación del sacerdote involucrado en el accidente, de acuerdo a lo que arrojen las investigaciones, teniendo en cuenta que la autoridad de tránsito ya impuso las sanciones de comparendo, basada en la prueba de alcoholemia.

El padre Jesús Aldana podría ser sancionado por las reglas internas de la iglesia Católica, además de las sanciones civiles.

Puede leer: Colombia busca el apoyo de la India para la producción de vacunas

Garcés dijo que desconoce qué estaba haciendo el padre Jesús Osma Aldana, quien lleva 15 años de servicio en la ciudad, antes de ocurrir el accidente. “Un sacerdote está en su parroquia disponible las 24 horas del día para atenderla. Lo que sé es que se dirigía hacia su parroquia”, dijo el administrador apostólico de la Diócesis de Cúcuta.

También insistió en que le pidió al sacerdote que active los seguros contra accidentes para que la víctima reciba buena atención médica y que esté en permanente acompañamiento a la familia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad