jueves 18 de agosto de 2022 - 8:27 AM

Salidas en falso de Petro revelan desorden en Palacio

El presidente Petro plantó a militares sin excusa clara y se equivocó en nombramientos. También aseguró que tenía una dolencia estomacal.

El décimo día del gobierno de Gustavo Petro quedó marcado por una evidente contradicción. Como excusa por haber dejado plantadas a las Fuerzas Militares el pasado martes, su equipo aseguró que el mandatario tuvo que atender compromisos urgentes en la Casa de Nariño. Sin embargo, el mandatario dio una versión distinta tan solo 24 horas después al asegurar que tenía un lío digestivo que lo sacó de la actividad pública.

Petro tuvo que hacer esta contradictoria aclaración por las críticas que le costó haber dejado plantados a último minuto a 500 invitados que lo esperaban en las gradas de la Escuela Militar de Cadetes, en Bogotá, para la ceremonia de Presentación y Reconocimiento de Tropas y de la nueva cúpula militar. El mandatario dejó con los crespos hechos a los altos mandos del Ejército, la Policía, la Armada, la Fuerza Aérea y a la propia vicepresidenta, Francia Márquez, quien también llegó a la fallida cita.

A ese gesto de desplante del Presidente hacia las Fuerzas Militares se le sumó la falta de transparencia sobre los motivos de su ausencia. La Casa de Nariño informó que el Jefe de Estado atendía “reuniones urgentes privadas de Gobierno”; pero este miércoles se cruzaron las versiones cuando Petro –desde el Meta– dijo dos veces que faltó porque tenía “un profundo dolor de estómago”.

Esta falta de transparencia en lo que hace el mandatario ya desató críticas. El mayor general (r) Édgar Ceballos, presidente del cuerpo de generales y almirantes en retiro, aseguró que hay desconocimiento de los protocolos militares y señaló que, por esa razón, se necesita que Petro le genere confianza a las Fuerzas Militares. “Eso se logra con hechos. No veo justificación para su ausencia”, dijo.

Pero los desplantes de Petro no son nuevos; incluso, su círculo íntimo dice que suelen ser comunes en él. No obstante, la diferencia es que ahora no es un senador de oposición que dice velar por lo intereses de un sector de la sociedad, sino un mandatario que lleva las riendas de la Nación y que tiene la obligación de rendirles cuentas a los 11,2 millones de ciudadanos que lo eligieron y a los más de 10,5 millones que no respaldaron su propuesta en las urnas.

Incluso, antes de asumir el poder, Petro protagonizó una seguidilla de inasistencias a eventos sin dar una explicación clara (ver Línea de tiempo). La primera fue el pasado 12 de julio en Plaza Mayor, en Medellín, donde lo esperaban los integrantes de la bancada legislativa del Pacto Histórico. Después de esperarlo toda la jornada para una videollamada, este nunca apareció. Las dos versiones que se manejaron fueron problemas de conexión y una rabieta.

El siguiente desplante como presidente electo se lo hizo el 2 de agosto a 917 alcaldes que lo estaban esperando en el Hotel Tequendama, en Bogotá. Allí también hubo versiones poco claras, pues se dijo que hubo un cruce en su agenda y luego se aseguró que estaba con una comisión de expertos que analizaba el empalme de seguridad nacional.

El otro incumplimiento también se registró el pasado martes. Primero se anunció desde Palacio su presencia a las 8:30 de la mañana en la posesión de sus ministros Néstor Osuna (Justicia) y Luis Luna (Ciencia); después, ordenó que se moviera el evento para las 3:00 de la tarde. Y luego desde Palacio anunciaron que se movería para el miércoles a las 8:00 de la mañana, pero se realizó con 50 minutos de retraso porque Petro llegó tarde.

Los nombramientos fallidos

El Presidente también ha tenido salidas en falso con sus nombramientos. El primero y más controversial fue el de Mery Gutiérrez, cuya designación como ministra TIC sigue en vilo por un conflicto de interés relacionado con una demanda suya contra el Estado, por $45.000 millones. ‘La U’ ya mandó una nueva terna para que Petro descarte a Gutiérrez y elija otra hoja de vida.

Ahora bien, no fue el único caso. También pasó con el designado director de Planeación Nacional, César Ferrari, cuyo nombramiento se cayó debido a que tiene nacionalidad colombiana por adopción, lo que le impide desempeñarse en este tipo de cargos públicos. En la noche de este miércoles se supo que su reemplazo sería Jorge Iván González.

También puede leer: Presidente Petro dijo que no asistió al reconocimiento de militares por un “dolor de estómago”

Otro nombramiento que tambalea es el del brigadier general Jairo Fuentes como segundo comandante del Ejército, tras la barrida de 52 generales que hizo Petro en la Fuerza Pública. Fuentes está en duda porque tiene señalamientos en la Jurisdicción Especial para la Paz relacionados con casos de presuntos falsos positivos.

Estas salidas en falso podrían entenderse por la compleja tarea que implica completar el robusto aparato burocrático de la Presidencia, al que Petro le quitaría al menos 130 cargos (ver Para saber más), pero genera inquietud que sean tantos errores e incumplimientos en tan solo 10 de haber asumido funciones.

También genera dudas la falta de transparencia sobre el paradero del mandatario. Una voz de protesta al respecto la elevó el abogado Ramiro Bejarano, director del Departamento de Derecho Procesal del Externado, quien aseguró que el ausentismo de Petro solo pudo ocurrir por enfermedad. “Si el Presidente está enfermo, de lo que sea, el país tiene derecho a saberlo y él la obligación de informarlo”, planteó el jurista.

Petro reapareció en el Meta

Después de 24 horas de ausencia, este miércoles el presidente reapareció en Twitter y cumplió agenda en el Meta, donde incluso le pidió a los grupos ilegales cesar las hostilidades para atender la ola invernal que se avecina. En la red social publicó en la mañana un mensaje por la muerte de Rafael Vergara, exdirigente de la extinta guerrilla del M-19. Luego, en la tarde, compartió una foto almorzando con 200 soldados de la Cuarta División del Ejército Nacional.

Con ese gesto, Petro trató de mostrar de nuevo su cercanía con las bases de las Fuerzas Militares, pero la prueba mayor la tendrá el próximo sábado a las 3 p.m., en la reprogramada ceremonia de reconocimiento de tropas. ¿Volverá a dejar la silla vacía?

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad