jueves 07 de agosto de 2014 - 5:15 PM

Santos le apuesta a una Colombia en paz, con equidad y educada

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, al asumir este jueves por segunda vez como jefe del Estado, se comprometió a trabajar de lleno para que Colombia sea un país que alcance la paz, la equidad y educado, para ser un país próspero y líder.
Escuchar este artículo

Santos, quien se juramentó ante el presidente del Congreso de la República, José David Name, basó su discurso en lo que llamó los pilares que están en cabeza por la paz.

“Una paz total no es posible si no hay equidad. Y la única forma de lograr equidad a largo plazo es tener una población bien educada. Además, un país educado es menos propenso a la violencia”, sostuvo el mandatario.

Santos al hablar del proceso de paz con las Farc recordó cómo ha avanzado la discusión de esa agenda, de la sostuvo que “no nos hemos desviado ni un solo minuto de esa hoja de ruta”.

“Y hoy les digo: ¡Voy a emplear todas mis energías en cumplir con ese mandato de paz! Y que –como todo final– esta será la etapa más difícil y más exigente. Va a exigir sacrificios de todos nosotros. Y, sobre todo, va a exigir decisiones. Antes que nada, decisiones sobre las víctimas”, indicó.

Frente a ese tema insistió en que se tiene que contar la verdad; de esclarecer qué pasó y por qué; de participar en procesos de reparación, y de encontrar una fórmula de justicia que sea aceptable para las víctimas y para el pueblo colombiano. “Esa es la disposición que tendrán que demostrar las Farc y también el Eln, que esperamos que pronto dé el paso definitivo”, sostuvo.

Frente a la justicia transicional que se vaya a dar “no será una justicia perfecta. No. ¡Pero tendrá que ser una justicia honesta! Una justicia que asegure un máximo de satisfacción de las víctimas; que dé garantías de no repetición, y que no pierda de vista a tantos colombianos que sufrieron el conflicto armado en sus veredas, sus pueblos, y no se desplazaron”.

En claro mensaje a las guerrillas les dijo que “tendrán que comenzar –sin rodeos– su proceso de dejación de armas y reincorporación a la vida civil. Y el Gobierno tendrá que poner en marcha todos los mecanismos de acompañamiento y verificación que se acuerden, incluyendo la verificación internacional”.

Y también recordó que “serán los colombianos los que refrendarán el acuerdo final que allí se alcancen. ¡Serán ustedes, los colombianos, quienes tengan la última palabra!”.

También hizo una referencia fuerte a los ataques recientes de las guerrillas. “Y aquí quiero hacer una advertencia: los hechos de violencia de las últimas semanas son una contradicción inaceptable, y ponen en riesgo el mismo proceso. ¿Quién entiende que en La Habana estemos acordando la construcción de acueductos veredales mientras en Colombia las Farc destruyen esos mismos acueductos –como ocurrió en Granada– o afectan gravemente sus fuentes de agua –como ocurrió en el Putumayo–? Nadie. Y mucho menos se entiende que sigan causando víctimas civiles, incluyendo niños, como ocurrió en Miranda”.

Y en forma enfática sostuvo que “la paciencia de los colombianos y de la comunidad internacional, no es infinita. Señores de las Farc: ¡están advertidos! La guerra sigue mientras no se llegue a un acuerdo –eso lo sabemos–, pero… ¡saquen a los niños, saquen a las mujeres, saquen a los civiles de sus acciones violentas!”.

Y también les pidió que “¡No dinamiten las vías de los campesinos! ¡No más pueblos sin luz o sin agua! ¡No más petróleo contaminando nuestros ríos!¡ACTOS DE PAZ!... Eso es lo que Colombia pide hoy”.

LA EQUIDAD

Frente al pilar de la equidad, recordó que en su primer mandato 2 millones y medio de colombianos superaron la pobreza y 1 millón 300 mil salieron de la pobreza extrema.

“En este cuatrienio tampoco les fallaremos y avanzaremos hacia nuestra gran meta de erradicar la pobreza extrema en una década. Estamos cumpliendo con nuestra política de vivienda y con las 100 mil viviendas gratis para los más pobres de los pobres, y en este periodo vamos a entregar todavía más, ¡muchas de ellas gratis!”, indicó a los colombianos.

Frente al tema de la salud recordó que ya se hizo “la unificación y ampliación de los planes de beneficios, y el control de precios a los medicamentos”.

Santos además indicó que “ahora vamos a crear un nuevo modelo de salud para las zonas rurales, para movilizar a los mejores hospitales hacia las regiones más necesitadas, incluso a través de la telemedicina. Me comprometo a garantizar un mejor servicio de salud para todos los colombianos, y a mejorar la infraestructura y la atención de los hospitales públicos”.

A los campesinos les dijo: “vamos a dedicar al agro el presupuesto de inversión más grande que jamás se haya destinado a nuestro campo. También nos enfocaremos en mejorar la calidad de vida en las zonas más deprimidas y pobres del país, como Quibdó, Tumaco, Guapi, Buenaventura…”.

EL PILAR DE LA EDUCACIÓN

Respecto a la educación, el mandatario dijo que la meta de ser el país más educado implica grandes compromisos de su parte como Presidente. En tal sentido dijo que “la primera decisión que tomé es que, a partir del año entrante, el presupuesto destinado a la educación sea el más grande de todos dentro del presupuesto nacional, por encima incluso del de Defensa y Seguridad”.

También planteó que se asegurará la cobertura universal de atención integral para todos los niños entre 0 y 5 años, con la estrategia De Cero a Siempre; mejorar los ingresos y más capacitación de los maestros, como también incentivar a los bachilleres a que sean docentes.

“Ya aseguramos la educación totalmente gratis a todos los niños y jóvenes en los colegios y escuelas públicas. Ahora vamos a mejorar la calidad e intensidad de su educación retornando gradualmente a la jornada completa, que ya tenemos en 200 municipios”, sostuvo.

También dijo que va a mejorar el acceso a la educación superior, “a pesar de los importantes avances, hoy solo 46 de cada 100 jóvenes estudian en educación superior. Por eso tomé una decisión transformadora: vamos a entregar 400 mil becas, 400 mil cupos gratis en educación superior a los mejores estudiantes del Sisbén 1 y 2”.

Igualmente se comprometió a que cuidar al Sena, como la joya de la corona.

EL MENSAJE A LA FFMM

En su discurso también envió un mensaje a las Fuerzas Armas, a las cuales además de solicitarles que no bajen la guardia, le dijo que las seguirá fortaleciendo.

“Tenemos que seguir dando resultados. Nuestros compatriotas esperan aún más de nosotros. Los colombianos necesitamos sentirnos más tranquilos y más protegidos, no solo de las bandas criminales o los grupos armados ilegales, sino también de los delincuentes callejeros que afectan nuestra vida diaria. Por eso la seguridad ciudadana continuará siendo prioridad en nuestro gobierno”, planteó.

A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

El jefe del Estado también se refirió a la comunidad internacional a las que “le reitero mi determinación y la determinación de mi gobierno de mantener las mejores y más respetuosas relaciones con todos los países del mundo”.

“Hoy podemos decir, con satisfacción, que –así subsistan profundas diferencias en algunos aspectos– prevalece el respeto, prevalece la amistad y prevalece el deseo de cooperación que debe existir entre pueblos hermanos”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad