jueves 23 de junio de 2022 - 12:00 AM

“Se cobraba dinero por los secuestrados que morían en cautiverio”

Las Farc reconocieron ayer que en la “política de secuestros” cometieron toda clase de vejámenes, que incluyeron canjear un secuestrado enfermo por un familiar sano, exigir pagos de rescates por cuerpos de personas que murieron estando en cautiverio, e incluso secuestrar niños y ancianos.

Por segundo día consecutivo, siete exmiembros del Secretariado de las Farc, frente a frente a las víctimas de secuestro en el país, reconocieron su responsabilidad.

El turno de ayer fue para la política de secuestro de las Farc con fines extorsivos y de financiamiento, luego de que los exmiembros del Secretariado reconocieran su responsabilidad en la estrategia de secuestro con fines de canje o intercambio.

“En las conferencias nacionales guerrilleras, planes operacionales, en reuniones del Estado Mayor, en los planes tácticos de distintas unidades militares se repite la orden de privar de la libertad a civiles, quienes tuvieran dinero para financiar las operaciones de las unidades militares de las Farc”, explicó la magistrada Julieta Lemaitre durante la diligencia.

La segunda de tres audiencias de reconocimiento, que se desarrollarán hasta hoy en el interior de la Biblioteca Virgilio Barco en Bogotá, estuvo ambientada, al igual que el pasado martes, por imágenes y frases de las víctimas que sufrieron de este flagelo. “Dime la verdad y tendré mi libertad”, fue una de ellas.

Reconocimiento general

“Nosotros venimos a asumir la crueldad que implicó este crimen, porque fue hacer rehenes a todas las familias”. De esta manera inició el reconocimiento de las Farc, a través de Pastor Alape.

El ex jefe guerrillero agregó que tienen toda la intención de reparar a las víctimas tanto desde las acciones propias, como a las conclusiones a las que llegue la JEP en su sentencia final.

No obstante, explicó que muchos bienes de las Farc estaban ubicados en zonas de reserva, y ha sido difícil monetizarlos para la reparación. “Ojalá algún día podamos reconciliarnos y nos puedan perdonar, sin olvidar”.

También puede leer: Video: Farc asume responsabilidad por secuestro, al cual calificó como “abominable”

Milton de Jesús Toncel quien fue conocido en la guerra como ‘Joaquín Gómez’, además de admitir su responsabilidad en esta práctica, profundizó en las terribles prácticas que ejecutaron para desarrollarla.

Según ‘Joaquín Gómez’ en algunas ocasiones algunos secuestrados morían en cautiverio, pero en lugar de avisarle a las familias, las Farc seguían cobrando un rescate.

Dijo también que a los secuestrados los obligaban a realizar marchas nocturnas forzadas, la alimentación no se ajustaba a lo que estas personas requerían y sus necesidades las tenían que realizar de manera pública.

Durante esta diligencia también intervino Julián Gallo, quien hoy es congresista y fue conocido en la guerra como Carlos Antonio Lozada. “Entendemos perfectamente el dolor que les causamos cuando de manera violenta los arrebatamos de su entorno familiar y social, para llevarlos a campamentos en zonas selváticas y mantenerlos allí por la fuerza, aislados de sus vidas normales”.

Gallo aceptó además las torturas que les generaron a los secuestrados al amarrarlos con cadenas, con cuerdas, además de la presión psicológica para que no pudieran escapar. “Para presionar una negociación se le llegó a decir a sus familias y a los secuestrados, cosas que no correspondían a la realidad, y que buscaban generar zozobra”.

Agregó que haber sometido al secuestro a ancianos, a niños, a mujeres es vergonzoso.

“Esto demuestra el nivel de degradación al que llegó el conflicto, a que llegó la organización”.

Hablan las Víctimas

Diva Cristina Díaz Aponte, es una de las miles de víctimas de secuestro. Su padre, Juan Antonio Díaz, fue secuestrado en el Huila el 26 de septiembre de 1998 por el Frente 13 y fue liberado el 24 de diciembre de 1999 luego de pagar un rescate. “Quisiera preguntarles por qué se ensañaron con mi familia, conmigo. Me tuve que desplazar, abandonar a mi madre para ir a trabajar a otra ciudad”, dijo en medio del llanto.

Le puede interesar: En directo: Avanza audiencia de Secretariado de las Farc en la JEP

Héctor Horacio Mahecha, fue secuestrado por las Farc en 2004 cuando pagaba el rescate para que dejaran en libertad a su padre, que estaba en poder de la guerrilla desde hacía seis meses. Su progenitor, un modesto comerciante del Tolima, comenzó a ser extorsionado por las Farc en 1995.

Varias veces fui a campamentos guerrilleros a “abonar” la cifra que ellos pedían para liberar a su padre. Sin embargo, “en noviembre de 2004, les dije ‘bueno mi papá se va’, y me respondieron ‘sí pero usted se queda”.

El excongresista Óscar Tulio Lizcano, quien estuvo en cautiverio durante más de ocho años, dijo las víctimas quieren conocer la verdad. “Qué pasó con mi ser querido, esa verdad la tenemos que conocer, por eso le pedimos a los victimarios ¿Qué pasó?, ¿dónde están?”.

Agregó que ya perdonó. “Seguir con odios es seguir secuestrado”.

“A una señora que no podía caminar, la obligaron a hacer largas caminatas. Lo sé porque las he caminado yo también, buscando a mis viejos”, dijo Héctor Angulo, hijo de Gerardo Angulo y Carmen Rosa Castañeda, ambos de 68 años de edad y secuestrados en abril de 2000, por el frente de 53 de las Farc. A los dos ancianos los obligaron a caminar desde La Calera, en Cundinamarca, hasta San Juanito, Meta, donde estuvieron recluidos. “Acabaron con la esperanza de una familia”, les dijo el hijo de las dos víctimas, que además fueron desaparecidas tras su secuestro.

Testimonios de Victimarios

Pastor Alape: “Nosotros venimos a asumir la crueldad que implicó este crimen, porque fue hacer rehenes a todas las familias”.

Milton de Jesús Toncel alias ‘Joaquín Gómez’, relató que “algunos secuestrados morían en cautiverio, pero en vez de avisarle a la familia, le seguían cobrando dinero a los seres queridos”.

Julián Gallo, quien hoy es congresista y fue conocido en la guerra como Carlos Antonio Lozada relató “entendemos perfectamente el dolor que les causamos cuando de manera violenta los arrebatamos de su entorno familiar y social, para llevarlos a campamentos en zonas selváticas y mantenerlos allí por la fuerza, aislados de sus vidas normales”.

Rodrigo Granda dijo “yo participe en la conferencia donde esta política se aprobó, no puedo hacer lo de Pilatos: lavarme las manos. No estuve directamente donde se realizaron secuestros, pero eso me exime de una responsabilidad colectiva”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad