domingo 05 de enero de 2020 - 12:00 AM

Se cumplen 15 años de Justicia y Paz

Para Álvaro Villarraga, exdirectivo del Centro Nacional de Memoria Histórica, el resumen de la Ley de Justicia y Paz en términos de verdad es que “hubo aportes pero no fue suficiente”.
Escuchar este artículo

En 2020 se cumple el tercer lustro de la Ley de Justicia y Paz en Colombia, y aunque el trabajo de los tribunales se empezó a ver desde 2009 en el caso de Bogotá y 2011 en Medellín y Barranquilla, los resultados, según los mismos jueces, son satisfactorios y positivos.

En números, los tribunales de Justicia y Paz de las ciudades mencionadas, en donde trabajan 10 Magistrados de Conocimiento y 5 con Funciones de Control de Garantías, han emitido 66 sentencias, condenado a 642 postulados, juzgado 13.036 hechos. También se reportaron 71.339 víctimas y las indemnizaciones superaron los $812 mil millones.

Lea también: Los cambios que tendría el proyecto de ley que reglamenta la protesta social

El presidente de la sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín, magistrado Juan Guillermo Cárdenas, afirmó que con esta ley se entró, por primera vez, a investigar los crímenes de sistema cometidos por integrantes de grupos armados ilegales como las Autodefensas Unidas de Colombia, Auc, las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, Accu, y de guerrilleros como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, Ejército de Liberación Nacional, Eln, Ejército Revolucionario Guevarista, Erg, y el Ejército Revolucionario del Pueblo, Erp.

“Es un balance satisfactorio, que incluso supera en cifras lo que hicieron otros tribunales internacionales como los instalados en la antigua Yugoslavia, Sierra Leona, entre otros”, afirma el magistrado.

Sobre las dificultades que se dieron al pasar los años, el presidente de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín, cree que el principal obstáculo era enfrentarse ante una nueva ley, con un conflicto Sui géneris, que obligaba a recopilar información en lugares remotos donde dominaban los ilegales.

“Investigar crímenes de sistema frente a los grupos armados ilegales era primera vez que se hacía en el país, no había sentencias por desapariciones forzadas, por homicidios de personas protegidas. Esta justicia dejó todo ese valuarte y estadística positiva. Hemos compulsado mas de 13 mil copias en contra de funcionarios del estado y terceros que hoy son materia prima para las investigaciones de la Justicia Especial para la Paz”, argumenta el jurista.

¿Qué dicen las víctimas?
El balance que deja la Ley de Justicia y Paz para quienes sufrieron el horror del paramilitarismo y demás grupos ilegales que acoge esta ley es incierto.
Para la Línea Fundadora de las Madres de la Candelaria, que representa a cientos de mujeres que perdieron a sus hijos o seres queridos en el conflicto armado, hay puntos altos y otros muy bajos, si se analizan los objetivos de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.
“Nosotras siempre dijimos que esa ley nos facilitó saber la verdad, saber que pasó con algunos de nuestros seres queridos en el conflicto, aunque insistimos que fue un enorme error del expresidente Álvaro Uribe, autorizar la extradición de los jefes paramilitares, con ellos se fue la verdad que aún falta”, afirma Amparo Mejía de las Madres de la Candelaria.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad