lunes 14 de octubre de 2013 - 11:20 AM

Violencia contra la mujer: Un flagelo que parece no tener fin

La historia de esta mujer es parecida a la de Rosa Elvira Cely, la madre de una niña, que por querer compartir unos tragos de más, resulto brutalmente violada en el Parque Nacional de Bogotá.
Escuchar este artículo

Andrea* jamás imaginó que al salir a compartir unos tragos con un amiga, se encontraría con un salvaje ataque que por poco le cuesta la vida, sus verdugos fueron dos hombres, con los que sin pensar terminó compartiendo una noche de rumba que traería consigo la tragedia.

La historia de esta mujer es parecida a la de Rosa Elvira Cely, la madre de una niña, que por querer compartir unos tragos de más, resulto brutalmente violada en el Parque Nacional de Bogotá y murió tras su larga agonía, hechos que ocurrieron el 24 de Mayo de 2012.

La única diferencia entre estos dos casos, es que Andrea logró seguir con vida, sin embargo tendrá que llevar por dentro el terrible recuerdo de esa noche.

Su historia, se remonta al 18 de junio de 2011, cuando con una amiga, decidió salir a un bar ubicado en la avenida ciudad de Cali al occidente de Bogotá, donde conoció a Miriam, una mujer que estaba con dos hombres y las invitó a compartir en su mesa.

Al terminar la fiesta, a eso de las 3:00 de la mañana, Andrea, su amiga y los nuevos conocidos, decidieron seguir la rumba en una casa. Lo que ella nunca imagino fue que al amanecer terminaría padeciendo el karma de muchas de las mujeres que son salvajemente violadas.

Colprensa conoció el fallo condenatorio de los dos hombres que accedieron brutalmente a Andrea. Ellos fueron identificados como Dagoberto Palacios Mosquera de 40 años y José Nerey Palacios Rivas 42 años, ambos ayudantes de construcción.

Según la sentencia, la noche de los hechos los sujetos la golpearon brutalmente y la accedieron con los dedos y las manos, y sin quedar satisfechos decidieron introducirle una tabla en sus partes genitales.

Dos años después de que Andrea tuviera que padecer ese ataque, el juez 38 penal del circuito hizo justicia en su nombre al condenar a los Palacios a 18 años de prisión por los delitos de acceso carnal violente en concurso con lesiones personales.

Sin embargo desde esa noche, Andrea empezó a hacer parte de la lista de mujeres víctimas del delito sexual en el país.

De acuerdo con las cifras arrojadas por el Instituto Colombiano de Medicina Legal, en su informe que recoge las estadísticas de enero a diciembre del 2012, se reportaron 16.053 casos de abuso, siendo Bogotá la ciudad con mayor número de víctimas (3.216 mujeres), seguida de Antioquia y Valle del Cauca (1.749 y 1.749, respetivamente).

Las ciudades que menos presentan casos de abuso fueron Vichada que registró 16 víctimas, y la isla de San Andrés y providencia que sumo 14 mujeres violadas.

LA VIOLENCIA DESDE OTRO ÁNGULO

Otro caso de violencia contra la mujer fue recientemente conocido. Graciela Rodríguez Ramos, una educadora de 64 años, natural del municipio de Barichara, fue asesinada, aparentemente por no querer entregar sus pertenencias. Su cuerpo fue hallado en una alcantarilla, en la vía entre Pamplona y Los Patios, a 40 minutos de la capital de Norte de Santander.

Según publicó Vanguardia Liberal, el cadáver fue encontrado por varias personas que caminaban por la vía, y alcanzaron a ver que de la alcantarilla salía una mano. Al acercarse observaron el cuerpo sin vida de una mujer, por lo que dieron aviso a la Policía. La mujer al parecer había sido degollada.

Este tipo de casos confirma que la violencia contra el género femenino no solo se centra en abuso sexual, la intolerancia en muchos de los casos puede ir incluso hasta la muerte.

En ese sentido, Medicina Legal también da muestras de cifras referentes al total de homicidios que ocurren casi a diario en el país, dichas estadísticas dejan ver que el acumulado de enero a junio de este año, el total de homicidios de mujeres suma 514; el Valle del Cauca es el departamento que más víctimas registra con un acumulado de 144 casos, seguido de Antioquia con 68 mujeres asesinadas, Bogotá cuenta con 56 víctimas y Atlántico con 24 casos en contra de ellas.

LEYES CON POCA CONTUNDENCIA

Ante la gravedad del flagelo, la representante a la cámara Ángela Robledo, una de las principales defensoras de los derechos de la mujer en el Congreso, dice que existe una impunidad del 98 por ciento de los casos, en ese sentido hace referencia a la masacre de Salado (Bolívar) en el 2000, cuando un grupo de las Autodefensas torturó y masacró un gran número de personas, entre ellas varias mujeres, de las cuales se destaca una niña de seis años y una anciana de 65 años.

Robledo afirma que con dicha masacre y con los demás casos que se presentan en el país, al Estado le falta ‘verraquera’, “lo que esto muestra es que no hay una voluntad política en el gobierno ni en los operadores de la justicia sobre lo que está pasando con la violencia contra las mujeres”.

Dice que aunque hay leyes, como la 1257 que evita cualquier forma de violencia hacia el género femenino, “tiene resultados muy precarios y en el caso de la violencia sexual no existe una ley que le garantice a la mujer una manera efectiva de justicia”.

Por eso, en compañía del congresista Iván Cepeda, promovieron un proyecto de ley que según Robledo, “ya está listo para ser debatido en comisión primera del senado”, el cual busca ser una herramienta jurídica que permita a las mujeres violentadas tener acceso a la justicia.

EL PROYECTO

Los representantes Ángela María Robledo del Partido Verde e Iván Cepeda del Polo Democrático, junto con la defensora delegada para los derechos de la niñez la juventud y la mujer, Pilar Rueda, radicaron un proyecto de ley que busca que el Código Penal tenga más herramientas jurídicas contra los abusadores sexuales en el conflicto armado colombiano.

Al respecto Robledo dijo que “esta es una pieza jurídica que busca modificar algunos artículos del Código Penal, incorporándole nuevas tipificaciones en lo que se refiere a los delitos contra las mujeres. Así mismo, busca incluirle algunas precisiones al mismo Código, de tal manera que los operadores de justicia tengan más criterios para recoger los indicios y haya más garantías para las víctimas de la violencia sexual en Colombia”.

Aseguró la representante que en el caso del proceso de Justicia y Paz sólo hay dos sentencias sobre delitos de violencia sexual en Colombia “este es un crimen que no se denuncia, no se investiga y no se conoce, los procesos se cierran porque los operadores dicen que no hay evidencia, en estos momentos la única prueba no es la prueba física”.

El representante Cepeda indicó que este proyecto no puede convivir junto con el de la ampliación de la Justicia Penal Militar, porque “muchos de los responsables de la violencia sexual contra mujeres son miembros de la Fuerza Pública, tan es así que el Ministerio (de Defensa) habló en una resolución de cero tolerancia con los delitos sexuales en las filas del Ejército y la Policía, si se amplía la figura del fuero, podríamos estar ante casos que esas conductas sean absueltas por jueces militares” .

*Nombre cambiado por respeto a la víctima.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad