domingo 24 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Venezuela seguirá siendo el mejor mercado santandereano

'Pese a la demora en los pagos, seguimos enviando productos a Venezuela. Los llevamos hasta Cúcuta y desde allí pasan al otro lado de la frontera. En estos momentos de crisis, son pocos los mercados que mantienen su dinamismo y Venezuela es el principal'.

Así describió el presidente de la Asociación de Industriales del Calzado & Similares, Asoinducal’s, Wilson Gamboa Meza, lo que ocurre con el principal comprador internacional de calzado santandereano.

Para los empresarios de ese sector, pese a que hay compañías que llevan hasta 18 meses esperando pagos de la Comisión de Administración de Divisas de Venezuela, Cadivi, las razones para seguir insistiendo con el vecino país son muy fuertes.

Con unas compras de Ecuador prácticamente cerradas y un mercado interno resentido por el alto nivel de desempleo, los empresarios del sector calzado prefieren seguir exportando al vecino país, así les toque enviar la mercancía por partes.

Las advertencias de diferentes analistas y entes gubernamentales en cuanto al riesgo que se corre por mantener concentradas las exportaciones en Venezuela, no trascienden al sector productivo regional.

Esta semana, un informe del Centro de Pensamiento de Estrategias Competitivas de la Universidad del Rosario, Cepec, advirtió que el dinamismo de las exportaciones de los últimos años estuvo sustentado en una fuerte dependencia comercial de Venezuela, lo cual significaría un riesgo para la balanza de pagos colombiana.

Sin embargo, para expertos en comercio exterior, hay razones válidas para mantener los ojos puestos en ese mercado.

Se debe tener cuidado, especialmente en lo que refiere a los pagos de divisas preferenciales (Cadivi) o los pedidos muy altos, pero saltan a la mesa propuestas de integración, negocios en monedas regionales y marcos de estabilidad jurídica que harían más viable seguirles vendiendo a los venezolanos.

Irremplazable

Para Álvaro Zerda del Centro de Investigaciones para el Desarrollo, CID, de la Universidad Nacional de Colombia, pensar en cambiar a un socio que ha dinamizado al sector externo del país es 'utópico' en estos tiempos de crisis.

'Venezuela es el mercado más importante para los productos industriales y elaborados colombianos, más que Estados Unidos', explicó el investigador.
Según la Cámara de Comercio Colombo Venezolana, Venezuela es el principal destino de las exportaciones industriales de Colombia, superando en dos y media veces el valor de las manufacturas exportadas a Estados Unidos.

Zerda recordó que mientras Estados Unidos compra materias primas, al igual que gran parte del mundo, Venezuela y Ecuador, así como algunos países centroamericanos, se han encargado de dinamizar las exportaciones de bienes industrializados colombianos.

La economía venezolana por ser extractiva (centrada en el petróleo) y en otra parte en el turismo, no tiene una gran actividad industrial ni agrícola y depende de las exportaciones de productos colombianos, señaló.

Por eso, dijo, pese a todas las dificultades políticas entre los presidentes Álvaro Uribe y Hugo Chávez, ambos líderes han encontrado alternativas para mantener las relaciones comerciales.

'Ellos saben la importancia que tienen ambos mercados', aseguró.

El investigador reafirmó su escepticismo de lograr nuevos mercados para las manufacturas colombianas, en menos de cinco años. E indicó que esa es una de las malas noticias para Colombia, que está condenada a interdepender de su vecino venezolano, sea cual sea su situación política.

Cambiar el dólar

A febrero, las exportaciones de Santander a Venezuela aumentaron 75,6%, y consolidaron un mercado de US$78,4 millones que representa el 60,2% del mercado exportador regional.

Pese a la caída del petróleo por debajo de US$50, que descompensó los ingresos de la economía del vecino país y, por ende, sus niveles de importaciones de productos colombianos, hoy las señales son otras con un barril de crudo que ronda los US$60.

Para la Cámara de Comercio Colombo Venezolana, con este nuevo escenario las exportaciones a Venezuela se podrán mantener relativamente estables. Pero si el petróleo retrocede a cerca de US$50, las exportaciones colombianas al vecino país descenderán a niveles cercanos a los US$4.900 millones.

De acuerdo con Zerda, con este escenario que depende del precio internacional del crudo, Colombia y Venezuela deberían avanzar hacia un cambio de moneda para intercambio comercial y sustituir el dólar por el bolívar fuerte o el peso.

'Lograr un intercambio en monedas nacionales seria una buena forma de solventar los menores ingresos de divisas por la venta de petróleo', explicó.

Así como Argentina y Brasil ya tienen un intercambio comercial en sus propias monedas, Colombia y su vecino Venezuela podrían acudir a lo mismo para facilitar los pagos.

El investigador del CID de la Universidad Nacional señaló que el contexto actual, donde las grandes potencias abogan por un cambio en la supremacía del dólar, ayudaría a tal propósito.

LA VOZ DEL EXPERTO
Pensar en integración
Stanley Malinowitz / Profesor Observatorio de Economía  Internacional de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia


La propuesta de una moneda única para la región es positiva ya que fortalecería a los países que la conformen.
Actualmente la mayoría de estos países tienen generalmente monedas débiles frente al dólar de Estados Unidos, lo cual crea enormes desventajas a la hora de hacer negocios.

Una moneda regional permitiría una negociación más equitativa frente a monedas fuertes y un respaldo regional.

Sin embargo, esta propuesta tiene dos problemas. El primero, se produce a la hora de mirar las necesidades de cada país, ya que se encontrarán profundas diferencias; un país no tiene las mismas necesidades que otro en materia de  política monetaria. Por ejemplo en Europa  el país más poderoso es Alemania y las políticas de la Unión Europea han seguido mucho los intereses de este país, en detrimento de las economías de los países más débiles.

La otra dificultad es el tema político, ya que se requiere un acuerdo de todos los gobiernos y definir cómo se manejaría dicha moneda. Ahí surgen varios interrogantes: ¿cómo pueden estar de acuerdo gobiernos tan diferentes como el de Venezuela, con Hugo Chávez, y el de Colombia, con Álvaro Uribe, por poner solo un ejemplo? o ¿bajo qué condiciones se crearía dicha moneda?

Incluso, entre los gobiernos de izquierda y los de centro izquierda latinoamericanos, hay una gran distancia y en estos casos puede ser muy difícil lograr un acuerdo; sin contar que existen además gobiernos mucho más  conservadores en la misma región.

Este es el caso de Mercosur, donde a pesar de no haber tantas diferencias ideológicas sí persisten los conflictos entre los países grandes y los pequeños.
De todas maneras, una moneda única es parte de un programa más amplio de integración, no es solo crear la moneda, pero el hecho de crearla permite proteger a las economías pequeñas de las grandes, juntar fuerzas es una buena opción. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad