Copa América 2019
martes 18 de junio de 2019 - 12:00 AM

Chile empezó bien la defensa de la corona de la Copa América

La selección austral, dirigida por el colombiano Reinaldo Rueda, se mostró muy fuerte en su primer partido y terminó goleando 4-0 a Japón, uno de los invitados al torneo que llegó a Brasil con una plantilla extremadamente joven con miras a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.
Escuchar este artículo

Chile tiró de oficio para golear 4-0 a Japón en su debut en el Grupo C de la Copa América de Brasil, un castigo excesivo para una selección nipona que mostró destellos de buen fútbol y logró dominar por momentos al campeón de América.

Los goles de Eduardo Vargas, con un doblete, Erick Pulgar y Alexis Sánchez le dieron el triunfo a Chile aunque el resultado es engañoso, pues Japón dominó a su rival en muchos pasajes del encuentro y tuvo ocasiones para salir del estadio Morumbi con un resultado favorable.

A falta de un fútbol ágil y vistoso, Chile impuso su pegada y sus galones para alcanzar el liderato de grupo e iniciar con buen pie la defensa de los títulos obtenidos en 2015 y 2016.

La selección nipona sorprendió en el arranque del duelo al campeón de América, que no supo dar respuesta a la presión defensiva y a la velocidad endiablada de los arietes japoneses.

Shoya Nakajima dio una lección de regate en velocidad y control del balón, y estuvo a punto de inaugurar el marcador antes de los diez minutos de juego.

Takefusa Kubo, el nuevo fichaje del Real Madrid para el Castilla, dejó pinceladas de su talento, en especial un delicioso túnel a Mauricio Isla, y se movió con mucha libertad por la zona de ataque.

Chile pasó buena parte de la primera mitad totalmente desorientado y tratando de contener los arrebatos y la irreverencia de una selección japonesa plagada de veinteañeros que sabe muy bien a lo que quiere jugar.

Ante la dificultad de atacar por el centro, ‘la Roja’ se esmeró en buscar las bandas, especialmente la de Mauricio Isla, pero sus pases no encontraban rematador.

Pasada la media hora de juego, Alexis Sánchez apareció con una doble ocasión, aunque ninguno de sus dos tiros fueron entre los tres palos.

A partir de ahí Chile apretó el acelerador, movió con más fluidez el balón y llegó el gol de cabeza de Pulgar, una bocanada de aire fresco para despojarse de los nervios antes del descanso.

Japón bajó el ritmo en el segundo tiempo y Chile tiró de oficio para empezar a encarrilar el triunfo con el segundo gol en el minuto 53.

Una triangulación de Arturo Vidal y Alexis Sánchez acabó con un paso raso de Isla a Eduardo Vargas, que remató desde la frontal del área. Su disparo lo desvió Tomiyasu y dejó sin opciones al arquero Osako.

Ajeno a los dos goles encajados, Japón siguió a lo suyo y pudo llegar nuevamente con mucho peligro al arco de Gabriel Arias, pero le faltó jerarquía en la definición.

Y si Japón lo fallaba todo en ataque, Chile supo aprovechar todas y cada una de sus aproximaciones. A menos de diez minutos del final, con Vidal fuera del campo por molestias físicas, Alexis anotó de cabeza y un minuto después asistió a Vargas para que el ariete sellara su doblete con una vaselina ante el arquero.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad