viernes 22 de mayo de 2020 - 12:00 AM

¿Cómo se verá afectado el rendimiento deportivo del Atlético con el inconveniente interno?

El contrato de los jugadores del Atlético Bucaramanga se encuentra suspendido y mientras tanto está en proceso una acción de tutela por parte de los futbolistas, quienes sostienen que fueron vulnerados sus derechos. Este tema amenaza con dañar el ambiente institucional cuando reaparezca la Liga BetPlay y es un asunto en donde las partes deben encontrar la solución.
Escuchar este artículo

¿Cómo se vería afectado el rendimiento del Atlético Bucaramanga luego del inconveniente que terminó con una acción de tutela interpuesta por los jugadores?

Ese es un interrogante al que el club ‘Leopardo’ deberá prestar mucha atención, teniendo en cuenta que para nadie es secreto que las buenas relaciones son indispensables para el éxito deportivo.

Luego de no llegar a un acuerdo para la reducción de los salarios entre plantel de futbolistas y directivos, que terminó con la suspensión de los contratos y la posterior demanda de los jugadores, el ambiente en la familia búcara, sin duda, está oscuro.

“Yo creo que obviamente la situación no está fluyendo correctamente, pero creo que el tiempo va a ayudar a limar las asperezas, si las hay. He tenido diálogos con algunos muchachos y no he encontrado la puerta cerrada, seguramente aparecerán situaciones que nos unirán nuevamente”, dijo Óscar Upegui, presidente del Atlético.

Lea también. La ‘buena jugada’ de Juan Pablo Ramírez con los más vulnerables

Vanguardia conoció que de las 25 personas que inicialmente presentaron la acción de tutela, en la que señalaron que se vulneraron sus derechos; cuatro de ellas, el arquero Christian Vargas y el cuerpo técnico del club, no continuaron con el proceso.

Steve Makuka, defensor del Bucaramanga, ante la pregunta si la situación afectaba la relación al interior del equipo, indicó que “yo no creo que esté dañada la relación; no sé cuál es el pensamiento de ellos. Nosotros siempre estuvimos abiertos para negociar, no se han dado las chances y no sé si lo han tomado desde el lado malo, pero nada que ver, siempre hemos querido negociar y dar de nuestra parte”.

Aún no hay luz verde frente al reinicio de la Liga BetPlay, pero desde el Ministerio del Deporte se analiza la posibilidad de comenzar los entrenamientos de campo en agosto, para volver a la competencia en septiembre.

Lea también. Corazones solidarios para apoyar a ‘Tosecita’, un personaje del fútbol santandereano

En ese tiempo, jugadores, cuerpo técnico y directivos deben buscar los espacios para arreglar las diferencias y evitar que el rendimiento deportivo se vea afectado.

“Si no hay acercamiento para llegar a un punto en común, si no se sana esa herida, puede generar una complicación deportiva, porque no hay una confianza entre los integrantes para trabajar en beneficio de un objetivo común. Es vital que exista un mismo camino entre directivos, cuerpo técnico y jugadores, porque cuando hay un quiebre en alguna de esas líneas es muy difícil que se consiga el éxito deportivo”, indicó Marlon Siza, psicólogo deportivo.

Del plantel búcaro, únicamente dos jugadores terminan el contrato a mitad de año, Steve Makuka y Christian Vargas, y con ambos están negociando para la continuidad; los demás seguirían con el club y por eso se hace fundamental que las diferencias se superen para que cuando vuelva la Liga, siga esa alza en el desempeño, que se observó en los últimos juegos, con siete puntos sobre nueve posibles.

OTRAS OPINIONES
Para el entrenador Adolfo León Holguín, quien también fue jugador profesional del Atlético Bucaramanga, es indispensable solucionar el inconveniente, porque el perjudicado es el club.
“La problemática afecta porque algunos jugadores seguramente intentarán irse. Esta situación se debe tomar con calma; en el caso de los jugadores del Bucaramanga, pensarlo muy bien, porque en los últimos partidos el equipo subió su rendimiento y eso no se puede perder. Es una situación difícil en la que las dos partes deben aportar a la solución”, dijo Holguín.
Por su parte, el analista deportivo José Luis Alarcón, indicó que “siempre las buenas relaciones y la armonía en una institución son variables positivas para el logro de los objetivos, en el Bucaramanga hace rato, incluso antes de pandemia, esta variable es muy negativa, con estos conflictos laborales que han aparecido producto de la pandemia, seguramente disminuyen la confianza y sentido de pertenencia para sacar el objetivo de una buena campaña”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad