lunes 02 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

La estrella de fin de año aún no se inclina para ningún lado

Con un empate 0-0 se saldó el primer partido de la final de la Liga Águila II de 2019, que se llevó a cabo en Barranquilla. Los ‘tiburones’ siempre buscaron la portería rival, pero no fueron claros para doblegar a un América ordenado y que también mostró sus armas ofensivas cuando recuperó la pelota.
Escuchar este artículo

Junior de Barranquilla tuvo las intenciones, pero América de Cali estuvo más cerca de la victoria, en el partido de ida de la final de la Liga Águila II de 2019, que dejó un mejor sabor de boca para los ‘escarlatas’, quienes definen el título en casa.

Fueron unos primeros 90 minutos emotivos, en los que los ‘curramberos’ dominaron la pelota, pero carecieron de profundidad para doblegar a un América sólido en defensa y con ambición para atacar cuando recuperó la pelota.

La final aún no tiene dominador claro, aunque para el juego de vuelta, en Cali, la balanza parece inclinarse hacia el costado del América, que en su feudo es fuerte, pero no puede cantar victoria frente a un rival acostumbrado a ganar y a salir adelante en las adversidades.

Junior, dueño de la pelota; América, dueño de las opciones

Poco le sirvió a Junior de Barranquilla la posesión del balón en el primer tiempo, sobre todo porque no logró imprimirle profundidad a sus avances.

Los vigentes bicampeones de la Liga asumieron el protagonismo desde los primeros minutos e hicieron replegar a los ‘escarlatas’, quienes aguantaron, con orden táctico y defensivo, la ofensiva del rival.

Le puede interesar: Se sorteó la Eurocopa 2020: Alemania, Francia y Portugal, en el Grupo F

Y a la hora de analizar las oportunidades de gol, el más claro en ataque fue el conjunto vallecaucano, que de contraataque encontró los espacios para sorprender.

Con un tiro libre de Rafael Carrascal y una acción individual del santandereano Michael Rangel, los ‘Diablos Rojos’ estuvieron cerca de silenciar al estadio Metropolitano.

Un primer episodio que se resume en el asedio constante y sin profundidad de Junior y el equilibrio defensivo, pero sin renunciar al ataque de América.

América controló el juego

Para la segunda parte, el juego bajó en intensidad. América, desde un planteamiento reservado en defensa, logró cerrarle los espacios de maniobra a un Junior que lo intentó, pero que careció de sorpresa.

Con el paso de los minutos, América creció futbolísticamente, para bajarle el ímpetu al rival y acercarse, con transiciones rápidas, a la portería adversaria.

En los cobros de costado, Junior encontró la única vía para acercarse con cierto riesgo a la portería de un América que terminó sólido y sin pasar mayores problemas.

¿Por qué empataron Junior y América?

• Porque Junior careció de variantes ofensivas para superar el cerrojo defensivo de América.

• Porque América mostró orden táctico y ofensivo para controlar a Junior.

• Porque América falló a la hora de definir las opciones más claras que generó.

• Porque Junior bajó la intensidad en la segunda parte y se vio controlado por América.

• Porque los dos elencos llegaron a un momento en el que no arriesgaron y parecieron conformarse con la igualdad o, quizá, no tenían más argumentos en ataque.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad