miércoles 29 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Chelsea y Arsenal definen la Liga Europa

Los ‘Gunners’ se encomendará a su pareja de ataque Emerick Aubameyang-Alexandre Lacazette, que suma 50 goles esta temporada.

La final de la Liga Europa que se disputará hoy, en Bakú, Azerbaiyán, entre Chelsea y Arsenal, servirá para que uno de los dos dé su temporada como buena y el otro solo como aceptable, estando previamente marcado el partido por la ausencia del armenio Henrik Mkhitaryan por motivos políticos y de seguridad.

El que más presión tiene para hacerse con este título europeo es el Arsenal de Unai Emery, que además se juega la clasificación a la Liga de Campeones del año que viene, un privilegio que ya logró el Chelsea a través de la Premier League.

Los de Unai Emery no cumplieron con el objetivo del inicio de temporada de terminar entre los cuatro primeros en la liga inglesa y ahora se lo jugarán todo a una carta, la más complicada, porque supone la obligación de levantar un trofeo.

“Va a ser difícil. Tenemos la posibilidad de conseguirlo, de ganar un título y clasificarnos a la ‘Champions’ el año que viene. Podemos estar felices por el reto de mañana (hoy) y con la gran responsabilidad de hacerlo todo para conseguirlo”, señaló Emery, que podría conseguir su cuarta Liga Europa, tras levantar tres con el Sevilla.

Aunque en su camino a la final los ‘Gunners’ han mostrado un currículum casi impecable. Pasaron un grupo sencillo quedando invictos ante Qarabag, Vorskla Poltava y Sporting de Lisboa. Remontaron al Bate Borisov en dieciseisavos, al Stade Rennais, en octavos y demostraron contundencia al arrollar al Nápoles en cuartos de final.

Ni siquiera el Valencia les puso en problemas, y el Arsenal goleó en la ida y la vuelta para ganarse su billete a Bakú.

También tuvo un camino plácido el Chelsea, que sabía que esta competición era una prioridad y lo aprovechó.

En su grupo no cedió ni una sola derrota ante el Mol Vidi, el Paok de Salónica y el Bate Borisov, antes de pasar fácil ante el Malmoe en dieciseisavos.

Dínamo de Kiev y Slavia de Praga fueron sus víctimas hacia semifinales, donde el Eintracht de Frankfurt fue el obstáculo más complicado, teniendo que recurrir a los penaltis para pasar a la final.

Con ambos equipos ingleses en la final, todo lo que rodea a Bakú está cargado de polémica. Desde el lío con las entradas, con la UEFA entregando 6.000 a cada equipo en un estadio con capacidad para 68.000, hasta la ausencia de Mkhitaryan por motivos políticos y de seguridad.

El armenio será la gran baja de un partido que ha puesto en duda el criterio del organismo europeo para elegir las sedes, ya que Mkhitaryan no estará en Bakú por las relaciones inexistentes entre su país y Azerbaiyán.

Mkhitaryan se unirá a los ausentes Aaron Ramsey, Héctor Bellerín, Rob Holding, Danny Welbeck y Denis Suárez, todos lesionados.

Por parte del Chelsea, parece que N’Golo Kanté, que se perdió los últimos encuentros de los ‘Blues’ por una lesión, estará disponible, mientras que Rubén Loftus-Cheek, Antonio Rudiger y Callum Hudson-Odoi serán baja por problemas físicos.

El italiano Maurizio Sarri, técnico del Chelsea y cuya continuidad no está garantizada, aseguró que Eden Hazard, la estrella del equipo inglés, será fundamental “Eden es uno de los jugadores más importantes de la actualidad, pero tiene que tratar de convertirse en el mejor de Europa”.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad