lunes 08 de julio de 2019 - 12:00 AM

Estados Unidos se coronó campeón del Mundial Femenino de Fútbol

La selección femenina de fútbol de los Estados Unidos se erigió este domingo campeona del mundo al derrotar, por 2-0, al combinado de Holanda en la final del Mundial de Francia 2019.
Escuchar este artículo

La selección femenina de fútbol de los Estados Unidos se erigió ayer campeona del mundo al derrotar, por 2-0, al combinado de Holanda en la final del Mundial de Francia 2019.

Cuatro títulos cuenta en ocho ediciones el combinado de las barras y las estrellas, inalcanzable superpotencia de la disciplina sea el tiempo de Michelle Akers o de Mia Hamm, en la década de los noventa (1991 y 1999); de Abby Wambach, encaminado el nuevo siglo (2015); o de Megan Rapinoe en 2019.

Este domingo pesó más su historia que la rebeldía de la escuadra neerlandesa y es que la cacareada nueva fuerza del fútbol europeo parece disminuir su efectividad cuando enfrenta al gigante estadounidense.

Los combinados de España, Francia, Inglaterra y Holanda prometieron pelear su supremacía entre los octavos y la final de este campeonato, pero salieron derrotados por las ya tetracampeonas del mundo. Megan Rapinoe, presente en la anterior conquista en Canadá, se puso de nuevo al frente de la plantilla para reeditar un éxito que tenía que ser suyo.

Ella venció no solo una batalla futbolística a los restantes 23 equipos, sino también un pulso dialéctico a Donald Trump. No pisará la Casa Blanca, pero a su vuelta a Estados Unidos se sabrá heroína para muchos compatriotas suyos. Rapinoe decantó, no obstante, la final en el minuto 61 con un penalti pitado a sugerencia del VAR.

Hasta entonces pudo resistir el conjunto ‘oranje’, aunque la defensora del título había puesto todo su empeño para romper con anterioridad el 0-0.

Lo mereció, especialmente, en el último tramo del primer parcial.

Rose Lavelle, Alex Morgan y Samantha Mewis lo intentaron de todas las maneras: una volea, un cabezazo, un latigazo desde la frontal... Pero Sari van Veenendaal intervino con seguridad o con fortuna. Unas veces, poniendo la mano a tiempo; otras, valiéndose del palo para salvar su pórtico.

La trayectoria goleadora del cuadro norteamericano en el certamen incrementa el mérito, puesto que las pupilas de Jill Ellis habían podido adelantarse en sus seis compromisos previos antes del cuarto de hora. La vigente campeona de Europa resistió 61 minutos en Lyon.

Después, se desplomó. La joven Rose Lavelle, llamada a extender el legado de Megan Rapinoe, Ali Krieger y Carli Lloyd más allá de esta cita, cerró el encuentro.

En el Mundial del cambio para el fútbol femenino, algunas cosas siguen igual. Lo quiere así Estados Unidos.

“Me siento orgullosa

de mis jugadoras”

Las jugadoras de los Estados Unidos ganaron a un equipo de clase mundial, a las vigentes campeonas de Europa, subrayó Jill Ellis, entrenador de Estados Unidos.

Con ese resultado, Jill Ellis entró en la historia de la competición al emular al italiano Vittorio Pozzo, campeón del mundo como seleccionador en dos ediciones consecutivas, en 1934 y 1938.

“Sí tuve claro que nos tocaba reconstruir el equipo. Teníamos que evolucionar, ser capaces de hacer más cosas porque el juego evoluciona. Aquello fue duro, pero tomamos las decisiones adecuadas para llegar hasta acá”, explicó. Aunque su continuidad como seleccionadora no está garantizada, Jill Ellis recalcó que quiere disfrutar este momento.

La estadounidense Megan Rapinoe fue elegida la mejor jugadora de la final del Mundial de fútbol femenino de Francia 2019.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad