jueves 13 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

Junior pagó muy caro la falta de definición

Atlético Paranaense consiguió anoche el título de la Copa Sudamericana después de vencer desde el punto penalti a un Atlético Junior que falló muchas oportunidades de gol.

Junior de Barranquilla tuvo en sus manos la Copa Sudamericana 2018, pero fue incapaz de transformar en goles el dominio que tuvo sobre Atlético Paranaense en la serie final del certamen internacional.

El cuadro ‘currambero’, al igual que en casa, tuvo un penalti para conseguir el título, pero falló.

En Barranquilla el duelo finalizó 1-1, idéntico marcador de anoche en territorio brasileño.

Y en la tanda desde los ‘12 pasos’, una vez más los ‘tiburones’ erraron en la definición ante un efectivo elenco adversario.

La efectividad de Paranaense

Aunque fue Junior el que tuvo la iniciativa, Atlético Paranaense, que se dedicó a esperar en su sector, se fue al descanso con la ventaja de un gol.

El cuadro brasileño apostó por un planteamiento reservado, a pesar de ser el club local y de tener cierta ventaja tras el empate 1-1 en el duelo de ida en Barranquilla.

Pero aunque el club ‘tiburón’ se apoderó del esférico, con hombres de buen manejo como Teófilo Gutiérrez, Luis Díaz y Jarlan Barrera, no logró superar el orden defensivo del adversario.

Atlético Paranaense se apoyó en el orden táctico y aprovechó un error del adversario para marcar el 1-0 cuando transcurrían 27 minutos, mediante Pablo Teixeira.

Por la vía aérea

Para la segunda parte, Atlético Paranaense intentó definir rápido el duelo, pero falló en la definición en los primeros minutos y después se encontró con la reacción de Atlético Junior.

El club rojiblanco buscó por la vía del toque la anotación del empate; sin embargo, la encontró en un cobro de pelota detenida, que finalizó con un cabezazo de Teófilo Gutiérrez, quien en el minuto 58 decretó la igualdad.

El tanto llenó de confianza a los atlanticenses, que generaron acciones de riesgo con la pelota pegada al piso, pero sin la suficiente puntería en la definición.

Con la igualdad, fueron necesarios 30 minutos de tiempo extra, en los que Junior, que continuó con su buen fútbol, tuvo el título con un penalti dilapidado por Jarlan Barrera.

En la tanda de los penaltis, Junior recibió un duro castigo por no definir el juego en las constantes opciones que generó y Atlético Paranaense se quedó con el premio a su fútbol práctico, con orden táctico y mayor efectividad.

De esta manera, Atlético Paranaense se convierte en el cuarto club brasileño en conseguir el certamen, tras los títulos de Internacional, Sao Paulo y Chapecoense.

Sin torneo internacional

Atlético Bucaramanga se quedó sin torneo internacional, debido a que necesitaba del título de Junior, para que se abriera un cupo para el fútbol colombiano.

De esta manera, los ocho primeros se reparten cuatro cupos a Libertadores y cuatro a Sudamericana y el Bucaramanga, que terminó noveno en la reclasificación del certamen nacional, se quedó con las manos vacías.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad