sábado 01 de febrero de 2020 - 3:34 PM

¿Por qué se van del país las futbolistas colombianas?

Aunque la transferencia de la colombiana Carolina Arbeláez al fútbol de España no retumbó tanto en los medios, para ella y su familia significó una noticia digna de primera página.
Escuchar este artículo

Para una deportista emigrar a una liga como esta significa ganar buen sueldo –un promedio de $3 y 7 millones mensuales libres– , ritmo de competencia –juegan todo el año–, trayectoria y nivel deportivo y la principal motivación, estabilidad laboral.

Carolina, quien representaba a Atlético Nacional y que se vinculó al Deportivo de La Coruña desde enero pasado, fue una de las últimas jugadoras en irse al Viejo Continente.

La antioqueña le confesó al Colombiano que si bien el torneo profesional femenino de Colombia adquirió prestigio internacional, con todo y sus carencias, la angustia que reina entre sus colegas “es muy grande”.

Con ella, ya son 25 futbolistas que actúan en el exterior (ver ayuda), fenómeno que se incrementó en 2019 con la partida de Isabella Echeverri al Sevilla y Leicy Santos al Atlético de Madrid, y que continuó con Yoreli Rincón al Inter de Italia, Carolina Arias al Atlético y Manuela Vanegas al Espanyol de Barcelona, todas con trayectoria en Selección.

El calendario deportivo del 2020 ya entró en el segundo mes y la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor) aún no anuncia cuándo comenzará la siguiente edición de la Liga, y mucho menos el tiempo de duración.

Desde la entidad, en la que aseguran que sí habrá campeonato porque de por medio está el compromiso de enviar el representante del país a la Copa Libertadores, aducen que los 1.400 millones de pesos que anunció el Ministerio del Deporte y el aporte de algunos patrocinadores que hay en carpeta no alcanzan para la realización del certamen.

Para Jorge Enrique Vélez, presidente de la Dimayor, ese monto de dinero es pequeño para lo que requiere una Liga como la que pretenden realizar. “Pero todos los aportes son bienvenidos, por tal motivo se requiere un patrocinador grande, el cual aún no tenemos”, dijo el dirigente en charla con EL COLOMBIANO.

Lea también: Yoreli Rincón regresa a Italia y es nueva jugadora del Inter de Milán

Así las cosas, en el ambiente ronda el temor de que nuevamente se haga una competencia de dos o tres meses y no de un semestre, mínimo, como piden las deportistas.

“Con mi familia analicé muchas cosas y un punto que hizo que tomara la decisión de irme es que no sabemos qué va a pasar con la Liga Femenina en 2020. Esta carrera es muy corta y no podemos estar a la deriva. Quizás hagan el campeonato en Colombia, pero siento que si lo realizan es por cumplir simplemente. En realidad no están incentivando el fútbol de mujeres, no lo ven tanto como una profesión”, expresó Arbeláez.

Preguntas que surgen

Esta diáspora tiene varias lecturas e inquietudes, todas valederas: ¿se quedará el torneo local sin figuras tras el éxodo?, ¿seguirán los clubes afiliados a la Dimayor ignorando las exigencias de la Confederación Sudamericana Conmebol en relación con el desarrollo del fútbol femenino? (ver recuadro), ¿la Selección Colombia aumentará el rendimiento por la presencia de sus referentes en clubes del exterior?

Isabella Echeverri, una de las líderes que en 2019 lograron que su deporte adquiriera mayor visibilidad tras denunciar discriminación y falta de garantías, lleva seis meses en el Sevilla de España.

Dijo que su experiencia ha sido enriquecedora y que ha aprendido como persona y futbolista, y logró consolidarse. “En relación con la presencia de tantas compatriotas en Europa creo que es importante porque ya era hora de que salieran de su zona de confort. El camino lo abrieron Yoreli Rincón, Natalia Gaitán y Oriánica Velásquez, y nos demoramos en dar el paso. Este año se está viendo con mayor fuerza. Ya era el momento, pues el fútbol colombiano creció a un punto que era la oportunidad de irse”.

Añadió que “lastimosamente” muchas optan por emigrar “porque el campeonato colombiano no tiene ni pies ni cabeza”. Y recordó que en 2019 sus compañeras (ella venía de EE.UU. y prefirió irse a España) solo compitieron dos meses “y ahora no hay plan y las muchachas tienen que buscar otros caminos como este”.

Las más afortunadas y talentosas encuentran cabida en el exterior, las demás deberán resignarse y esperar que algún día la liga local se tome en serio, como reclama Isabella para sus cerca de 500 compañeras que buscan en el fútbol una opción de vida profesional .

Además: Yerry Mina anotó doblete en la victoria del Everton

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad