domingo 08 de diciembre de 2019 - 12:00 PM

United ganó el ‘derbi’ de Mánchester

Liverpool, con goles de Alex Oxlade-Chamberlain, Naby Keita y Mohamed Salah, derrotó 3-0 al Bournemouth del colombiano Jefferson Lerma, que jugó todo el partido.
Escuchar este artículo

Hacía años que no se veía al Manchester United competir de tú a tú con el Manchester City, al que había ganado en temporadas recientes, pero nunca con la sobriedad con la que lo hizo ayer (1-2), en una de sus mejores primeras partes desde hace mucho tiempo.

Tras un primer tiempo esplendoroso en lo ofensivo y un segundo marcado por la férrea defensa del United, los ‘Diablos Rojos’ asaltaron la casa de su vecino con tantos de Marcus Rashford y Anthony Martial, para dejar al City con una desventaja casi insalvable con el Liverpool de 14 puntos.

En los tres años y medio que Josep Guardiola lleva en Mánchester, pocas, muy pocas veces, se vio a su equipo tan perdido como ayer en el Etihad Stadium durante los primeros 45’. Los celestes, acostumbrados siempre a llevar los partidos a su terreno, se vieron desdibujados por un Manchester United consciente de sus debilidades y sus fortalezas. Sabía que en el juego de posesión apenas tenía posibilidades y se centró en la rapidez.

Le puede interesar: Mönchengladbach da golpe de autoridad y afianza su liderato

Inició una especie de ‘guerra relámpago’, técnica utilizada en la Segunda Guerra Mundial por el eje. ‘Blitzkrieg’, en alemán. Golpear y atacar rápido. En el caso del United, explotando el lado de Angeliño, la pieza más débil de la defensa del City.

En una internada de Rashford, Bernardo Silva, en una acción torpe, derribó al inglés. Anthony Taylor no señaló nada, pero el VAR vio el penal. El propio Rashford convirtió. Después Anthony Martial hizo el segundo.

Si la primera parte había sido una exhibición del poderío ofensivo del United, la segunda lo fue del defensivo. Quizás por primera vez, Lindelof y Maguire se compenetraron como los grandes centrales que son para frenar y desesperar al City.

Cuando los atacantes celestes superaban la línea defensiva, aún les quedaba el obstáculo de De Gea y ahí se estrellaron una y otra vez hasta que, a 5’ del final, Nicolás Otamendi mandó al fondo de las mallas un cabezazo para dar algo de esperanza a los suyos.

El City suma 32 puntos y ahora está a 14 del Liverpool, líder de la Premier, que ayer venció 3-0 al Bournemouth. Además, es tercero, a tres de distancia del Leicester City, que aún tiene que jugar. La liga parece ya imposible para Guardiola.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad