miércoles 20 de mayo de 2020 - 3:49 PM

Corazones solidarios para apoyar a ‘Tosecita’, un personaje del fútbol santandereano

Ricardo Morales, mejor conocido como ‘Tosecita’, afronta un difícil momento económico; pero gracias al buen corazón de quienes lo conocen por su labor en el fútbol de la región, consiguió recursos para subsistir en estos días de pandemia.
Escuchar este artículo

Ricardo Morales hace parte de los personajes del fútbol santandereano. En los partidos del Atlético Bucaramanga, en el Campeonato de la Cancha Marte o en los Torneos de Barriada, el popular ‘Tosecita’ se mueve ‘ como pez en el agua’. Cordial y servicial, son dos palabras que definen a este bumangués de 58 años, al que el COVID-19 lo ha golpeado más fuerte que las derrotas de su querido ‘Leopardo ’.

Precisamente la inactividad del fútbol lo puso contra su propio arco, y ha tenido que defenderse como ‘gato patas arriba’, porque como él señala: “yo dependía de lo que hacía en las canchas, o cuando jugaba el Bucaramanga; porque desde el 2015 yo me quedé sin mi trabajo de docente”.

En un hotel de la ciudad se albergó hace unos meses atrás, pero llegó un instante en el que los recursos escasearon y se veía lejos de ganar el partido más difícil.

Lea también. La ‘buena jugada’ de Juan Pablo Ramírez con los más vulnerables

Para contrarrestar la dificultad, recurrió a un video que se difundió en las redes sociales para pedir ayuda y pronto el buen corazón de los ciudadanos, muchos de ellos que lo conocen por su labor en el fútbol local, le permitió superar la adversa situación.

“Llegó una persona anónima que me regaló un dinero para los gastos del hotel y también para la alimentación. A eso se ha sumado el respaldo de los amigos de la familia del fútbol santandereano y también de mi propia familia, quienes me tendieron la mano es este difícil momento”, dijo Ricardo.

‘Tosecita ’ no se pierde partido del Atlético, con su mejor pinta, de saco y corbata, coordina la labor de los recogebolas, está pendiente de la logística de los árbitros y de la atención para los equipos, entre otras labores.

Se enamoró del Atlético a los siete años, cuando “un señor de una fábrica de zapatos me llevaba con el hijo al estadio y nos metíamos por debajo de la registradora”. Desde entonces, el cuadro ‘amarillo’ tiene reservado un espacio especial en su corazón.

Lea también. “Estamos evaluando ser una de las sedes de la Liga BetPlay”: Alcalde de Bucaramanga

La radio es otra de sus pasiones. En 1980 trabajaba con un tío, en una empresa de arreglo de equipos de oficina, pero “yo llevaba las máquinas y pasaba por las emisoras a ver cómo trabajaba la gente, cuando eso RCN quedaba en la 34 con 19, en un segundo piso, yo me iba con la máquina al hombro y me emocionaba viendo a los locutores. Me demoraba mucho y por eso me echaron y entonces me empieza a ‘picar el bichito’ de la radio. Me enseñaron la parte técnica, me tenían confianza para ir a cobrar los cheques de las quincenas, y terminé en las transmisiones deportivas, que era lo que me gustaba”.

Por falta de recursos, se las ingeniaba, para narrar, comentar, leer comerciales y realizar la parte técnica.

Hablar mal del Atlético, para Ricardo ya es algo personal, es su gran amor y confía en que pronto regrese el fútbol, para ver a su equipo y poder realizar su labor.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad