lunes 09 de mayo de 2016 - 12:01 AM

Otra decepción del Atlético Bucaramanga

Atlético Bucaramanga cayó ayer 1-0 en calidad de local contra Envigado y complicó su situación en la tabla del descenso de la Liga Águila, siendo que sus rivales directos, Fortaleza y Jaguares, consiguieron ganar en la jornada.

Atlético Bucaramanga volvió a ser el muerto en vida que se vio en anteriores presentaciones, como frente a Nacional y Once Caldas.

El ‘leopardo’ deambuló, sin alma, por el estadio Álvaro Gómez Hurtado de Floridablanca, ante un Envigado que desnudó las falencias defensivas y la escasez de elaboración de juego del equipo más tradicional de la región.

El 1-0 fue un golpe difícil de asimilar para el Atlético, que luego de 17 jornadas de la Liga Águila se encuentra en zona de descenso directo, a tres puntos de sus adversarios más cercanos, Chicó y Pasto.

Con la derrota, el cuadro búcaro prolongó su ayuno de victorias en calidad de local en la Primera División, que ya se extendió a 13 jornadas: nueve de la actual temporada y cuatro del 2008.

“En el primer tiempo no hicimos el partido que planificamos, porque perdimos la pelota. En el segundo tiempo Envigado fue ordenado en defensa y nosotros no estuvimos claros para elaborar fútbol”, dijo el entrenador del Bucaramanga en la rueda de prensa después del cotejo.

Envigado, dueño de todo

Un solo equipo se vio en la cancha en los primeros 45 minutos, Envigado.

El cuadro ‘naranja’ desarrolló ese fútbol que hizo grandes a James Rodríguez, Mauricio Molina, Fredy Guarín y Giovanni Moreno, entre otros.

Con otros protagonistas, pero con la misma filosofía de juego, el cuadro que hoy orienta Juan Carlos Sánchez sometió a un ‘leopardo’ inofensivo, sin hambre y entregado a su suerte.

Michael López, Ray Vanegas y Miguel Pérez hicieron de las suyas. Con asociaciones, movilidad, gambetas y verticalidad, el ‘onceno’ antioqueño doblegó a los dueños de casa, y de no ser por la falta de puntería y las atajadas de Andrés Mosquera Marmolejo, el resultado debió ser más abultado a favor de Envigado.

Y es que en una acción de conjunto, en la que Ray Vanegas le ganó la espalda a la zaga ‘amarilla’, el equipo antioqueño marcó el 1-0, cuando el reloj marcaba el minuto 29. El atacante recibió una asistencia entre líneas y de ‘sombrerito’ superó al arquero Marmolejo.

El Atlético, por su parte, se quedó en buenas intenciones, teniendo en cuenta que no tuvo los argumentos para frenar el ímpetu del rival y, mucho menos, para buscar agredirlo, salvo una incursión en ataque de Marcos Aguirre, quien habilitó a Mauro Guevgeozián, para que este último provocara la reacción del cancerbero Jéferson Martínez.

Leve reacción

Para la segunda parte el Atlético adelantó sus líneas y consiguió arrinconar durante los primeros 15 minutos al rival.

El ingreso de Luis Sierra y Jairo Roy en reemplazo de Carlos Giraldo y Aníbal Mosquera, respectivamente, le imprimieron mayor volumen de ataque al cuadro ‘amarillo’, pero poco a poco los antioqueños, con orden táctico y contraataques, le bajaron la fogosidad al contrincante.

Una vez más los santandereanos carecieron de fútbol para agredir al rival que, mientras tanto, mostró una faceta diferente a la del primer tiempo: oficio, solidez defensiva, orden táctico y transiciones rápidas.

Justo premio para un Envigado que fue más en los noventa minutos y merecido castigo para un Bucaramanga que jamás encontró las ‘armas’ para agredir al adversario.

Nuevo líder

La jornada 17 de la Liga Águila dejó a Independiente Medellín como nuevo líder, luego de doblegar 2-1 a Atlético Nacional, en el clásico antioqueño.

Entre otros hechos llamativos, Junior acabó con una racha de cinco presentaciones sin festejar, al vencer 2-0 al Cali.

Por su parte, Millonarios volvió a caer con un chico, en esta ocasión Cortuluá, y La Equidad y Fortaleza se transformaron en los únicos elencos de la capital que festejaron en la fecha.

¿POR QUÉ PERDIÓ bUCARAMANGA?

Porque no tuvo elaboración de juego y en defensa fue superado.

Porque se encontró con un Envigado muy ordenado tácticamente y con buen volumen de ataque.

Porque la actitud del primer tiempo fue pobre.

Porque careció de ideas en la mitad de la cancha.

Porque el rival lo sometió, sobre todo en el primer tiempo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad