martes 14 de junio de 2022 - 4:12 PM

¡Tamales a cien pesos!

Ayer recibí un mensaje de mi gran amigo, el comentarista deportivo Jorge Enrique Rico Orduz en el cual me informaba del fallecimiento en la ciudad de Cúcuta del futbolista nortesantandereano Rolando Serrano, quien durante su época como jugador había vestido las camisetas del Unión Magdalena, Junior, América, Millonarios y Cúcuta Deportivo equipo de sus amores y del cual fue su técnico en varias oportunidades.

Rolando a quien apodaban ‘el loco’, fue uno de los jugadores importantes de la Selección Colombia dirigida por Adolfo Pedernera la cual representó a nuestro país en el campeonato mundial realizado en Chile en el año 1962. No solo era conocido por su gran talento como volante creativo, también por sus anécdotas y un sentido del humor que lo acompañó hasta el último de sus días.

Recuerdo que la mañana del 29 de enero de 2011 algunos periodistas deportivos quienes cubrimos el Torneo Suramericano de Fútbol Juvenil que se celebraba en Tacna (Perú) alistamos cámaras y grabadoras y atravesamos la frontera con Chile para llegar a la ciudad costera de Arica en donde futbolistas como Rolando, Herman ‘Cuca’ Aceros, Marcos Coll, Efraín ‘Caimán’ Sánchez, Antonio Rada entre otros, jugaron tres partidos en el estadio Carlos Dittborn ante Uruguay, Yugoslavia y la Unión Soviética equipo con el cual empataron a 4 goles por bando y cuyo famoso resultado los convertiría en leyendas de nuestro balompié.

Luego de muchas crónicas realizadas en honor de los arriba mencionados, el colega José Luis Alarcón consiguió apoyo por parte de las autoridades locales de la ciudad de Bucaramanga, de la empresa privada y montó un tremendo homenaje para varios de ellos y en especial al compadre de Rolando, Herman Aceros a quien todos conocíamos como ‘Cuca’. Se cumplían 50 años de aquella hazaña en territorio chileno.

Esa noche de junio de 2012 lloraron, se abrazaron y nos dejaron como herencia miles de anécdotas entre muchas, esta: Hace como 30 años Rolando le dijo a ‘Cuca’ que se fuera a pasar unos días a su casa en el barrio Los Pinos de Cúcuta. ‘Cuca’ le dijo que sí con la condición de que Rolando se devolviera con él para Bucaramanga a pasar también unos días en su casa del barrio Fontana. A las 3 de la tarde de cualquier día, este par de alegres compadres se montaron en el carro de ‘Cuca’ y se vinieron para Bucaramanga. En una de esas los agarró una neblina y una lluvia bastante fuerte y mientras ‘Cuca’ trataba de ver la carretera, Rolando le dijo que pararan a comer, que ahí en un letrero decía “Tamales a cien pesos”. El delantero bumangués echó reversa y cuando se detuvo ante el letrero, el mismo decía “Termales a cien metros”. Las risas de los dos no pararon hasta llegar a Bucaramanga.

Se marchó para siempre el más loco de todos, quien hacía parte de un grupo de sobrevivientes de aquella selección de muchachos que nos representó por primera vez en un mundial de fútbol. Aún viven Adelmo Achito Vivas, Hernando ‘Mono' Tovar, Jairo ‘Niño’ Arias y Eusebio Escobar. Todos se marcharon sin pensión por parte del estado colombiano el cual se las había prometido por intermedio del Ministerio de la Protección Social y ni para qué mencionamos a la Federación Colombiana de Fútbol la cual los olvidó de por vida.

Hasta siempre querido amigo. Me quedaré con nuestra última charla de hace 10 días. Saludos a ‘Cuca’ y recordaré por siempre los tamales a cien pesos. Nostálgico abrazo. Chao y hasta la próxima.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad