martes 21 de mayo de 2019 - 11:10 AM

Arnaud Démare se queda con la etapa pese a fuerte caída del pelotón

El francés Arnaud Demare (Groupama-FDJ) se impuso al esprint en la décima etapa, entre Ravena y Módena, de 145 km, del Giro de Italia 2019, tras la que mantiene el liderato el italiano Valerio Conti (UAE Team Emirates).

Demare, en un esprint accidentado con caída en el último kilómetros, paró en crono en 3 horas 36 minutos y 7 segundos, precedió en la línea de meta al italiano Elia Viviani (Quick Step), que suma su tercer segundo puesto en este Giro.

El velocista francés, de 27 años, logra su primera etapa en 2019, también su primera victoria en un Giro.

La etapa de la Emilia Romaña, que ha unido la ciudad en la que está enterrado Dante Aligheri, autor de la Divina Comedia y considerado el padre de la literatura italiana, y la ciudad natal del fallecido tenor Luciano Pavarotti, resultó anodina, llana, sin apenas dificultad por el viento, con buen tiempo y unos 450 metros de pavé a falta de 1,5 km para la llegada.

Su principal interés radicó, primero, en la larga escapada protagonizada por el italiano Luca Covili (Bardini) y el japonés Sho Hatsuyama (Nipon Vini Fantini), que se escaparon apenas iniciada la etapa y concluyó a 29 km de la meta. Ambos, sin peligro en la clasificación general, pues el europeo era 110 a 40m 11s., y el asiático 162 (penúltimo) a 1 h.33’09”, y llegaron a contar con una máxima ventaja de unos cuatro minutos. Y por supuesto, luego, en la llegada.

Una escapada controlada por un gran pelotón tranquilo, relajado, como se siguieran en la jornada de descanso vivida el lunes, pero que sabía que a poco que apretasen desbarataban la fuga.

La aventura del dúo se vino abajo a 29 km de la llegada. Y, a partir de ahí, se pusieron al mando los equipos de los velocistas para preparar la llegada a sus “balas”.

Tan sólo, a 2,4 km de la meta, lo intentó el español Francisco Ventoso (CCC Team), que dio un fuerte demarraje, logró unos seis segundos de ventaja, afrontó en solitario los 450 metros de pavé, pero fue cazado por los velocistas a un kilómetros de la llegada.

Justo apenas bajo la pancarta del último kilómetro, la locura de la llegada, hizo que se produjera una caída en la cabeza del grupo, que afectó principalmente al alemán Pascal Ackermann (Bora), que cruzó minutos después la meta con el lateral derecho del pantalón roto y con claros rasguños.

En tanto, Demare había hecho suyo un potente esprint, que se le hizo muy largo a Caleb Ewan, que acabó cuarto, y donde Viviani fue el que más dura oposición puso al francés. Valerio Conti mantiene el liderato, con 1’50” de ventaja sobre Peters Nans (FRA/Ag2r La Mondiale).

Este miércoles se disputará la undécima etapa, entre Carpi y Novi Ligure, de 206 km.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad